Star Wars. Episodio II
0
6.1

Star Wars. Episodio II: El Ataque de los Clones

Lo mejor
  • Más entretenido que el Episodio I
  • El lado oscuro de Anakin empieza a asomar; es interesante, intrigante e invita a la reflexión. Sus contradicciones gustan, y lo que plantean también
  • Obi-Wan Kenobi, como siempre, y que tengamos el regalazo de que sea Ewan McGregor quien le dé vida
Lo peor
  • Sigue siendo una película más bien pesada, con pocos momentos verdaderamente emocionantes
  • Percibo una torpeza desesperante en casi todas las escenas; en los diálogos, los movimientos de los actores y las relaciones entre ellos (con la excepción de Anakin y Obi)

Siempre que me enfrento a un nuevo visionado de ‘Star Wars. Episodio II: El ataque de los clones‘, lo hago sumida en la positividad, llevada por un pensamiento muy concreto: después del Episodio I, qué puede haber peor. Y llevo razón, porque este Episodio II es mejor, pero tampoco convence. Generalmente, yendo más lejos, tampoco gusta. A mí me resulta un entretenimiento más llevadero, y con el paso de los visionados, tal vez porque soy una sentimental o a lo mejor por esos dos personajes, me va gustando más. O me va disgustando menos. Quedaos con el término que prefiráis.

La dirección de esta película, a cargo de George Lucas, sigue siendo un poco bastante desastrosa. No solo no dice demasiado, no solo no pone el foco donde debe cuando debe: además, en ocasiones llega a incomodar. Tampoco la dirección de actores es acertada; hasta Ewan McGregor, que es un buen intérprete, se siente forzado en ciertos momentos. También siento forzada la relación sentimental que se desarrolla entre Anakin (Hayden Christensen) y Padme (Natalie Portman). Y no me entendáis mal: lo que es la relación en sí me gusta, me parece natural y una buena decisión, pero el desarrollo que lleva a que esto me guste se da en mi cabeza y en el Episodio III. Aquí no. Aquí los diálogos, salvo excepciones, no me convencen y como todo lo demás lo siento forzado.

Star Wars. Episodio II - Anakin y PadmeI

Es cierto que pasan más cosas, y por eso es un entretenimiento más llevadero, pero como la anterior es pesada y carece de esa importancia vital, ¡mundial!, que está en las precuelas (secuelas, en términos de narración temporal). Escenas torpes, mal presentadas y representadas; a lo mejor en su cabeza era espectacular, pero ante cámara muchas quedan extrañas y excesivamente marcadas (ay, la obsesión con la coreografía).

Pero basta de vapuleos. También tiene cosas buenas. Por ejemplo, entre esas excepciones en los diálogos entre Anakin y Padme encontramos uno muy interesante en el que se reflexiona sobre la lealtad que los Jedi deben jurar, que es de por vida. Sobre el amor, los vínculos prohibidos y cómo les piden ser humanos y preocuparse por los demás sin poder, por otro lado, dar rienda suelta a una de las cosas más humanas que hay: los sentimientos. Estas contradicciones han tenido una importancia vital en el futuro y son una de las razones por la que siempre valoraré esta trilogía. ¿Se equivoca la Orden Jedi? ¿Cuánto se equivoca la Orden Jedi?

Anakin Skywalker es lo opuesto a un Caballero Jedi. Es arrogante, impulsivo, pasional, desobediente y egoísta. Aquí el principal atractivo de la película (creo): esta primera exploración del lado oscuro de Anakin, con acciones que ya empiezan a asustar y que en realidad siempre están relacionadas con el hecho de que es el único Jedi que se permite tener sentimientos. Que se permite ser humano. Esto no significa que sea más bueno que los demás; supongo que significa que tiene más debilidades porque, simplemente y volviendo a lo anterior, se permite sentir. Esto le lleva, como ya sabéis, al lado también opuesto: de sentimientos positivos como el amor que siente por Padme o por su madre, pasamos a la ira, la rabia y la venganza, que viene provocado de base por la imposibilidad de estar con ambas. ¿Estos sentimientos negativos son inherentes a la condición humana? Lo pregunto porque no quiero afirmarlo, porque ojalá no fuera así, pero creo que así es.

¿Con Anakin haciendo que nos planteemos todas estas cosas cómo voy a odiar esta película? Anakin también hace otra cosa: nos pone contra Obi-Wan Kenobi (Ewan McGregor). En fin, ya, vamos a dejarlo en que lo intenta. Anakin está enfadado con su maestro porque cree que no le reconoce su valía, pero el espectador constata lo que Obi reprocha. Y también comprende a Anakin, en cierto modo. De nuevo dos maneras de entender una misma cosa, y una dualidad: Anakin es lo opuesto a un Jedi, y Obi es el Jedi perfecto (tanto que él solo podría salvar esta trilogía). Y sin embargo los queremos juntos, juntos funcionan y juntos se entienden.

Star Wars. Episodio II - Anakin y Obi

¿Con Anakin y Obi en estos términos cómo voy a odiar esta película? No la odio, no pertenezco a ese grupo. Sí puedo señalar los errores ya señalados y bostezar un buen puñado de veces viéndola, pero sé reconocer (¿o me lo estoy imaginando?) todo lo que hay detrás de esas escenas torpes y esos diálogos, digamos, desacertados. ‘Star Wars. Episodio II: El ataque de los clones’ no es la mejor película de la saga, ni siquiera sé si es una buena película, pero nos plantea muchos interrogantes que tienen que ver con nuestra propia humanidad y con la humanidad aquí creada, y eso se lo voy a reconocer siempre.

Judith Torquemada

Miki Nuñez presenta el videoclip ‘Coral del Arrecife’: un trabajo sencillamente perfecto

Previous article

TCM dedica diciembre a los directores de fotografía

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cine