ActualidadCríticas (Series)DestacadosHBOSeries

‘La innegable verdad’ 1×01: ¿cuánta tristeza puedes soportar?

0

‘La innegable verdad’ ha llegado a HBO España. Este lunes 11 de mayo hemos podido ver el primer capítulo de la ficción basada en la novela homónima de Wally Lamb, de gran éxito. Dirige Derek Cianfrance (‘La luz entre los océanos’, 2016), y la protagoniza un gran Mark Ruffalo que actúa por partida doble.

He estado a punto de titular estas líneas con una afirmación bastante más directa: ‘La innegable verdad’ es, seguramente, la serie más triste que vais a ver este mes. Es un drama duro, cruel. No es un drama de los que buscan las lágrimas en el espectador: si acaso busca algo, es ponernos a prueba. ¿Cuánta tristeza podemos soportar? Tratándose de una serie de la que tenemos que ser espectador, ¿cuánta tristeza estamos dispuestos a soportar? Muchos de los que han llegado hasta aquí habiendo visto la nueva propuesta de HBO, quizá piensen que han tenido bastante. Que su aventura con Mark Ruffalo termina en la propia carta de presentación. No es una exageración: este primer episodio no parece aceptar un solo suspiro por la esperanza. Ahora bien: como serie, como producto, ¿qué tal?

La serie

‘La innegable verdad’ tiene la calidad que puede esperarse de una ficción de HBO, la calidad (y la crudeza) que puede esperarse de Derek Cianfrance y la nota positiva en la interpretación que siempre pone Mark Ruffalo a sus personajes. No es una mala ficción, ni mucho menos. Visualmente hablando, es muy sencilla de ver y seguir, sobre todo para quien esté interesado en el aspecto dramático de las historias. ‘La innegable verdad’ es un drama en toda regla, el problema es que (quizá) haya demasiado drama en esta serie. No solo “en un momento así”, en que no queremos dramas, no. Demasiado drama, en general.

‘La innegable verdad’ nos presenta a Dominick, un hombre de edad madura que dedica parte de su vida a cuidar de su hermano gemelo Thomas, que padece esquizofrenia paranoide. Mark Ruffalo interpreta a ambos, y en este sentido no se puede decir otra cosa que: bravo, por la interpretación y por el montaje final. La ficción arranca con una escena fantástica que protagoniza Thomas, y a partir de ésta lo que vemos es una consecución de desgracias protagonizadas, o seguidas en un segundo plano, por Dominick. En los primeros compases, y a raíz de un hecho concreto, se mira las manos y creo que se pregunta si el dolor persigue a las familias, o si va con cada individuo. Si puede llegar a pegarse.

‘La innegable verdad’ es una ficción triste. En un momento determinado se me ha venido a la cabeza ‘Patrick Melrose’ (2018), con Benedict Cumberbatch luciéndose como puede Mark Ruffalo lucirse aquí, en una serie (también basada en una novela) pensada para abordar los dramas y los conflictos internos de los personajes. Pero en seguida he recordado el humor que lo empapaba casi todo en ‘Patrick Melrose’ y se me ha pasado la epifanía. No creo que aquí haya espacio para risas, ni tengo claro que baja a rebajar el tono angustioso en los capítulos venideros, aunque sí creo que el conflicto va a expandirse hacia otras direcciones.

Mark Ruffalo, por partida doble, en 'La innegable verdad'
Mark Ruffalo, por partida doble, en ‘La innegable verdad’

Este primer capítulo

Este primer capítulo nos presenta, sobre todo, la vida de Dominick. La vida de un hombre que parece condenado, maldito, cuya familia se desmorona sin que signifique otra cosa que la responsabilidad de cargar a cuestas cada una de las piezas que se desprenden. Se siente responsable, y sobre todo siente un amor profundo, verdadero, inmortal. Quiere a su hermano, quiere a su madre. También se quiere a sí mismo, pues hay espacio para sus propios conflictos. Los primeros planos, con Mark Ruffalo como protagonista de ellos o con la sensacional Kathryn Hahn, nos hacen sentir que estamos asistiendo a la exposición de las intimidades más íntimas de personas a las que no conocemos, pero que no resultan difíciles de leer. La escena que comparten ambos, por cierto, es también fantástica.

Pero es que ‘La innegable verdad’ nos pone demasiadas veces en situaciones complicadas, sin dar un respiro. Todo parece ir mal. Todo va mal. No nos permitimos imaginar escenarios mejores, porque desde el principio se sospecha que no llegarán. Y estas emociones tan intensas, tantas tan seguidas y abordando tantos temas diferentes que pueden preocupar o simplemente angustiar a cualquiera… Estas emociones pueden pasar factura a una ficción que sólo se está presentando. Así que os vuelvo a realizar la pregunta: ¿cuánta tristeza estáis dispuestos a soportar? Si consideráis que podéis con ella, adelante. ‘La innegable verdad’ os gustará porque está bien hecha, y disfrutaréis viendo esos pequeños detalles en Mark Ruffalo que enriquecen cualquier relato (¡lo diferentes que son sus miradas cuando es uno u otro!). Sino…

Desde este lunes 11 de mayo, en HBO España.

La innegable verdad

6.5

Lo mejor
  • El equipo, desde la mano de Derek Cianfrance hasta Mark Ruffalo y sus detalles
  • Bien hecha, qué duda cabe
Lo peor
  • Aunque depende del aguante de cada uno, en general: demasiada tristeza, demasiada angustia, desesperanza, tragedia, drama
Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Sara Roy: “El primer single me describe un montón”

Previous article

Maria José Llergo rinde homenaje a Lola Flores con su ‘Pena, penita, pena’

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up