Un pasito más cerca de ‘Libertad’. Un paso en forma de single, con el nombre de ‘Más’ y con la autenticidad empapando cada acorde del tema. Agoney sigue mostrándonos, en pequeñas pero potentes dosis, el trabajo que ha estado creando durante los últimos años. Puede que la espera esté siendo larga, pero responde precisamente a la implicación y al esfuerzo que hay detrás. A la presencia del canario en todos y cada uno de los procesos de construcción del álbum. Y a la artesanía cómo método para crear este primer disco. 

Todo esto se aprecia con facilidad en ‘Más’, un tema en el que Agoney está detrás de producción, composición y escritura. Y que surgió hace ya mucho tiempo. En el piano, en la soledad de su casa y con una necesidad que expresa a través de su emocionante letra. Es, además, una necesidad que todos conocemos, que a todos nos ha acosado en algún momento. La reconocemos en frases como ese “no quiero silencio”, que nos llevan de forma directa a esos instantes en los que la ausencia de alguien ahoga. 

Como ya es una costumbre en él, ‘Más’ es pura sinceridad y pura autenticidad. También es pura emoción. Por lo que recoge y por lo que significa, no sólo para Agoney, que plasma abiertamente sus sentimientos en ella. Sino para quien la escucha. Tirando de sinceridad, todos hemos viajado a una historia propia escuchándola. A las cuatro paredes de una habitación, o a un paisaje que se nos hizo pequeño por culpa del silencio, a un viaje en coche o a unos pasillos que parecían eternos. Todos encontramos un rostro en ese “sólo quiero oírte una vez más”. Esa es la magia de la música y de los sentimientos universales. 

Descubriendo a fuego lento

Agoney

Cuerda de fondo, toques electrónicos, estribillo potente, voz, voz, voz y más voz. Versatilidad, juegos, dominio de la música y tantos sonidos que cada escucha supone un nuevo descubrimiento. El lanzamiento de ‘Más’ no sólo nos acerca a ‘Libertad’, sino también al sonido Agoney. Nos acerca a ese concepto en el que ha estado trabajando en los últimos años. A esa introspección en sí mismo, voluntaria o involuntaria, de la que han surgido su música y sus historias. 

Por ahora, ya sabemos que la sinceridad está garantizada. Diría que casi está garantizada la desnudez del alma. Y la fidelidad a sí mismo. Era el momento de construir algo suyo, algo de lo que sentirse orgulloso y algo que le ayudara a construirse como artista y a quitarse capas y miedos que le retenían. Era lo que le pedía el corazón y lo que creía correcto, aunque tardara y aunque no fuera lo que muchos esperaban. La satisfacción se siente en cada compás, en cada estrofa y, por supuesto, en cada lanzamiento. 

Hace tiempo que las cadenas, en los pies, en las manos o en el corazón, dieron paso a esa libertad que se respira en sus canciones, como ocurre con ‘Más’. Una libertad detrás de la que hay un tremendo trabajo a todos los niveles: escucha de uno mismo, aceptación, determinación, esfuerzo, sacrificio… Y talento. Hablando de Agoney, su presencia es tan evidente que se pasa por alto. Nos ha acostumbrado a un nivel tan alto y a unos retos tan exigentes, que damos por hecho la presencia de esos agudos imposibles, combinados con susurros casi imperceptibles. Damos por sentada la sensibilidad artística, la fuerza y la fragilidad meciéndose equilibradas en la balanza y el tremendo gusto musical. Eso dice mucho, pero nunca está de más reconocerlo. 

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

The X, adelanta ‘All’ tercer single de ‘Xplores’

Previous article

Crítica: ‘La red Avispa’ no se decide por nada, y por eso no funciona bien

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.