DestacadosRecapitulamos (Series)Series

‘Modern Love’ 1×01: mirar a los ojos

Modern Love 1x01
0

Modern Love‘ llegó a Amazon Prime Video a mediados de octubre, con la promesa de ser una ficción perfecta para aquellos que buscan el amor en todas partes, de cualquier tipo. Basada en una columna semanal publicada por The New York Times, ‘Modern Love’ es un canto a la comedia romántica, a los sentimientos, a las relaciones y al ser humano. Y de entre todos los episodios que pusieron a nuestra disposición, uno ha calado hondo entre los espectadores. ‘Cuando el portero es tu mejor amigo‘ es la carta de presentación de esta ficción que brilla más que nunca en estos treinta primeros minutos de vida.

‘Cuando el portero es tu mejor amigo’ sigue la vida de Maggie (Cristin Milioti), una joven crítica literaria afincada en Nueva York que busca el amor de forma incansable. Maggie vive en un edificio con una particularidad: tiene como portero a Guzmin (Laurentiu Possa), un hombre albano de apariencia dura e instinto abrumador. Siempre que Maggie aparece con un hombre nuevo, Guzmin le traslada su veredicto. El problema es que ninguno de los hombres le convence, lo que frusta y maravilla a Maggie a partes iguales. Unidos por el día a día, pero también por un vínculo mucho más especial, la vida de ambos queda trastocada cuando Maggie descubre que está embarazada.

A partir de entonces y a pesar de las dudas iniciales, la joven comienza una evolución que le lleva a ser la persona que desea ser, y al final de este emocionante viaje permanece la sensación de que por fin no depende de nadie para ser feliz. Tal vez porque ya nunca estará sola, como le asegura Guzmin durante aquellas primeras dudas; tal vez porque ha dejado de buscar y se encuentra disfrutando de lo que tiene. Durante este proceso de embarazo, Guzmin se desvive por facilitarle la vida, y protagoniza varios momentos en los que es fácil comprender que está disfrutando de una familia que nunca pudo tener.

Modern Love - Guzmin, Maggie y Sarah

Cuando Maggie y la pequeña Sarah tienen que mudarse, para que Maggie pueda seguir creciendo como profesional, todos sentimos la pérdida que se está viviendo en ambos lados. Suerte que vuelven, cinco años más tarde, para protagonizar una de las mejores escenas que he visto en mucho tiempo.

Modern Love - Escena final

“Es muy difícil de explicar”, nos dice Maggie desde el principio, como si quisiera prepararnos para lo que estamos a punto de ver: la presentación, desarrollo y consolidación de una de las amistades más bonitas y auténticas jamás narradas en televisión. Es divertido y curioso desde el inicio, porque presenta un escenario un tanto extraño: una joven que teme las opiniones del portero de su edificio con respecto a sus potenciales novios. No tardas en entender, sin embargo, que no le teme a él: teme que lleve razón, porque suele llevarla. Y porque esas opiniones están gritando cosas sobre sí misma. Porque él la mira a los ojos mucho más de lo que hace ella misma.

Esperas cada comentario y reacción de Guzmin con diversión e interés, esperas sus opiniones afiladas y directas y sus miradas inquisitivas, y te diviertes, y se pasa con una velocidad tremenda. Pero va más allá de todo esto. Guzmín se preocupa de verdad por Maggie; le gusta hablar con ella, saber de ella, valora la persona que es, y siente que el mundo debería valorar su corazón y su talento. Es observador, atento, certero en sus opiniones y sus consejos, que son directos pero nunca bruscos, ni duros, ni tampoco juzga nada de lo que ella hace. No es distante, a pesar de la primera impresión; al contrario, es cercano y tierno, no teme mostrar sus sentimientos. Es sincero y honesto, mientras que Maggie es apasionada, inteligente y divertida, pero también insegura, mucho más joven en todos los sentidos, y necesita encontrar el equilibrio. Y cuando necesita a alguien, recurre a Guzmin, porque sabe todo lo anterior. Sabe que él la mira a los ojos, y este capítulo va a de eso: de mirar a los ojos.

‘Cuando el portero es tu mejor amigo’ es emotivo y original. Es la mejor forma de reconciliarse con el ser humano en treinta minutos, de valorar las amistades auténticas, lo que tenemos cerca y también a nosotros mismos. Y siento que en estos dos meses no se ha hablado lo suficiente de ello, así que vengo a reivindicar todo esto y a las ficciones que se atreven a entrar de lleno en terreno sentimental, que no es fácil. Qué bien lo han hecho en ‘Modern Love’ con esta curiosa historia.

Judith Torquemada

Crítica de ‘Star Wars. Episodio IX: El ascenso de Skywalker’

Previous article

‘Vikings’ 6×04: ¿y si todo se viene abajo?

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up