Foto: Ana Márkez

Arde el escenario. Cuando Pol Granch salta sobre él se genera un clima indescriptible. Un aire de locura y honestidad. Un golpe de música en directo de la buena. Él llega y el público se entrega. Absolutamente. Hay un diálogo especial y diferente. Una comunión que muy pocos artistas logran alcanzar con sus seguidores. Y merece la pena invitarse a esta ceremonia y desear un segundo pase al término de la noche. Porque Pol tiene una energía tan potente que te genera necesidad de seguir viéndolo en vivo y en directo.

Un repaso por sus temas y un toque a versiones que todos conocemos. Ese fue el camino elegido por el artista a su paso por Madrid. Dentro de la gira que está llevando a cabo. Una gira que deseamos que crezca mucho más este próximo 2020. Porque Granch es de esos artistas que han llegado con nombre propio a un mercado nacional que debe y tiene la obligación de hacerle un hueco. Una voz arrolladora, un rollo completamente diferente a lo estandarizado y un sonido que emerge sin maquillar.

Es estrella. Y como tal, te ofrece un espectáculo que pocos son capaces de hacer. Porque el disfrute que él vive sobre el escenario pocas miradas lo tienen. Y eso demuestra que está ahí por y para la música. Sin cifras ni datos que valgan. Porque la música es arte y como tal lo único que hay que hacer es dejar evolucionar.

Con lágrimas en los ojos. Así transcurrió gran parte de su noche. Delante de aquellas voces que realizaban los coros con una devoción infinita. Y es que Pol Granch está realizando un trabajo realmente bueno, a tiempo, poco a poco, esperando que el público se vaya uniendo lentamente. Porque de esa lentitud va a depender que cuando se suban a su tren ya no se quieran bajar. Y os aseguramos que solo se necesita de un directo suyo para permanecer.

Es carne de escenario. De los grandes. De esos espacios donde lanzarse al público desde lo más alto. Como ya lo hizo anoche. Porque se entregó sin medias tintas. Lo hizo de la misma forma que observó como su público lo hacía con él. Se lanzó y vibró. Y con muy pocos deseos se bajó del escenario porque él quería seguir disfrutando. Alargó un poco más la noche y volvimos a escuchar ‘M Conformo’, su último tema que cuenta con un videoclip con una calidad increíble.

Es un artista diferente. De esos que necesitamos aquí. De esos que no hay. Así que deberíamos empezar a aprovecharnos bien. Porque tenemos la capacidad de asegurar que viniendo de otro lugar, sería una estrella internacional. Pero aquí, a ratos, la ceguera nos oprime los sentidos.

Pol Granch es arrollador. Y su directo es el equilibrio perfecto entre energía y calidad.

Fotografías del concierto de Pol Granch en Madrid

Aitana + Cali y El Dandee anuncian nueva canción

Previous article

Rizha pisa el cielo de Madrid

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *