DestacadosLiteraturaReseñas

Reseña de ‘La biblioteca de los sueños imposibles’, de Lin Rina

0

· FICHA ·
Título: ‘La biblioteca de los sueños imposibles’
Autora: Lin Rina
Traductora: Ana Guelbenzu
Editorial: Roca Editorial
Fecha de publicación: septiembre de 2020
Sinopsis: En 1890, la mayoría de chicas serían felices con la vida de la joven Animant Crumb. Una madre dedicada a vestirla con la mejor ropa y a buscarle un marido perfecto. Pero a Ani eso no le importa. Ella ama los libros cuyas historias le han enseñado a soñar en grande. Su vida da un giro cuando recibe la propuesta inesperada de un viaje a Londres para trabajar en una maravillosa y antigua biblioteca. Allí, Ani conoce a Thomas Reed, un malhumorado bibliotecario. Un hombre tan extraño como intrigante que despertará en Ani sentimientos que hasta ahora solo conocía por los libros. Pero pronto descubrirá que varios obstáculos se interpondrán en el camino para que su propia historia de amor se convierta en realidad.

En este libro encontrarás: una historia de amor de las de antes, una biblioteca en la que querrás perderte, ese clima literario que tanto amamos lo que amamos leer.


Empezaré esto siendo lo más directa posible: hacía mucho tiempo que no pasaba las páginas de un libro con la rapidez y la avidez y el hambre con el que he pasado las páginas de ‘La biblioteca de los sueños imposibles’. Hacía mucho tiempo que no me sorprendía tanto el paso de estas páginas. Y hacía mucho tiempo que no me atrapaba una historia así de esta manera. Insisto: una historia así, y de esta manera. Porque ‘La biblioteca de los sueños imposibles’ contiene una historia de un tipo determinado, que he leído muchas veces antes, y que siempre necesitaré en mi vida porque me aporta comodidad y, aun a riesgo de sonar muy intensa, un hogar en el que quedarme.

‘La biblioteca de los sueños imposibles’ empieza con una escena que ya hemos leído antes, concluye también así y por el camino nos encontramos un montón de escenas que hemos leído un montón de veces antes. Y sin embargo en ningún momento he podido ni he querido dejar de leer, porque ese conjunto de escenas que reconozco son hogar. Y Lin Rina hace suyos esos escenarios comunes como otras autoras y otros autores los han hecho suyas mil veces antes.

Esas escenas y esos escenarios pertenecen a historias así: historias amables de las que te encienden el corazón. En este caso, además, está ambientada en uno de los escenarios que más me enciende el corazón: una biblioteca. La protagoniza una chica que ama leer, que quiere encontrar un camino propio y que termina enamorada nosabecómo de un hombre que también ama esa biblioteca, los libros y los caminos propios. Lo dicho: me quedo. Ni siquiera contemplé otra alternativa.

Me quedé desde el principio con gusto, porque puedo perdonar con facilidad esos tópicos, porque puedo soñar con ellos y porque puedo dejarme llevar, y eso es al final lo que más importa. ‘La biblioteca de los sueños imposibles’ bebe de los romances que llevamos leyendo siglos, y precisamente por eso es tan fácil quedarse. Al menos, para quienes amamos este tipo de lecturas que proporcionan un placer sencillo, en el mejor de los sentidos.


La biblioteca de los sueños imposibles

Animant Crumb es una joven de diecinueve años que no tiene ningún interés en descubrir el mundo que la rodea, a no ser que ese mundo pueda leerse en las páginas de un libro. Pertenece a la clase alta de finales del siglo XIX de Inglaterra, pero no le importan las fiestas, tampoco le importa demasiado la sociedad en general y desde luego no tiene ninguna intención de casarse. A pesar de su madre. A veces, también, precisamente por su madre. Ella ama leer. Solo quiere leer. Quiere vivir a través de los libros que va tomando entre sus manos.

« Los hombres de mi vida ya estaban conmigo y yo disfrutaba de ellos en cada momento. A su lado resolvía crímenes con ayuda de la técnica para comparar huellas, que eran tan únicas en cada persona como los copos de nieve. Conquistaba ciudades ante las que construía un caballo de madera donde me escondía. Seguía discursos literarios, narraciones históricas, estudiaba a los seres humanos, su espíritu y el alma. Daba la vuelta al mundo en ochenta días, aprendía a construir aviones, inventaba una melodía, tramaba una guerra »

Pero su madre insiste: tiene que casarse. Y ella no quiere. Así que cuando le ofrecen mudarse a Londres para empezar a trabajar como asistenta en una biblioteca, y a pesar de que siente ciertas dudas iniciales, no tiene que pensarlo demasiado. Se marcha. Huye. Londres se convierte en su nuevo hogar, esa biblioteca en su nuevo paraíso y su jefe en un hombre que va a protagonizar cada una de sus pesadillas siguientes, y también sus próximos sueños. Thomas Reed parece estar siempre malhumorado, no tiene demasiados modales y no le preocupa demasiado el trato con las personas, pero conecta con Animant a través de esos vehículos que son los libros. Y el lector puede subirse con facilidad también a este vehículo, y a todos los que van surgiendo a partir de su primer encuentro cercano. Su historia, con todos los tópicos, me ha gustado.

Hay ciertas contradicciones en estos dos personajes protagonistas, pero porque efectivamente forman parte de ellos. Me ha gustado especialmente la evolución de Animant, y cómo cambia la manera en la que se percibe a sí misma. Cómo se va dando cuenta de que algunos defectos que ha señalado con molestia en otras personas a las que desprecia también forman parte de su personalidad, cómo va suavizando ciertos comportamientos y cómo va abriéndose al mundo. Y cómo va amando el vivir la realidad.

Animant nunca deja de amar la literatura, esa otra realidad, pero empieza a comprender que no es bueno dejarse arrastrar por los sueños de los libros y olvidarse de vivir. Sí, acabo de citar a Albus Dumbledore, pero es que esta enseñanza está en ‘La biblioteca de los sueños imposibles’. Y me parece muy importante que la tengamos siempre presente, y me encanta que sigamos jugando con ella en la literatura, a través de estos personajes que aman los libros y que creen que no necesitan nada más… Hasta que descubren todo lo demás. Todo lo demás: la realidad.

Lo que puede provocar de verdad un primer amor. Cómo se siente uno de verdad cuando está enamorado. Cuánto duele de verdad ser rechazado, o cuánto se preocupa uno de verdad por los conflictos que se desarrollan a su alrededor. Todo esto los lectores lo sentimos con (casi) cada nuevo libro, pero nunca se siente como se siente en la realidad. Como se siente de verdad. Esto lo averigua nuestro personaje principal a medida que avanza la historia, y he disfrutado mucho de ello.

También ‘La biblioteca de los sueños imposibles’ nos habla de la independencia de las mujeres, que a finales del siglo XIX empezaba a ser más una evidencia a punto de conseguirse que un deseo en la mente de unas pocas. Animant lucha por esta independencia incluso cuando ni siquiera puede ponerle nombre, lo que me ha llevado a pensar en lo importante que es poner nombre a las cosas y establecer un discurso que sirva como base a otras personas. Animant quiere ser independiente, quiere huir de la prisión de la clase alta, quiere trabajar y tener una vida, pero tiene tan pocos ejemplos a su alrededor que ni siquiera se plantea que quiera todo lo anterior. Está bien reflejado todo esto.

He disfrutado mucho de ‘La biblioteca de los sueños imposibles’, en general. Sobre todo de las páginas que se suceden entre la presentación de la historia y la conclusión de la misma, que son la mayoría. Ese recorrido que vivimos, que además está muy bien estructurado en cuanto a capítulos, es emocionante y amable y simpático y acogedor. Y a veces uno no necesita nada más que eso para coger el libro y sostenerlo contra el pecho y pensar: te quedas conmigo, me quedo contigo.

Y he sentido un cosquilleo en el estómago en las escenas finales, lo que confirma las buenas sensaciones que he tenido durante toda la lectura. ‘La biblioteca de los sueños imposibles’ me ha atrapado desde el principio como solo un libro (ni siquiera la realidad) puede atrapar. Me ha invitado al Londres del siglo XIX con amabilidad, me ha hecho recorrer unas calles que he sentido de cuento, que además he visto con facilidad ante mí, y me ha animado a conocer a dos personajes entrañables que no saben cómo hacer las cosas, pero que tienen buen corazón. El tipo de personaje que, también, se queda conmigo. Os lo recomiendo para cualquier tarde de lluvia y café. O té, quizá más apropiado en este caso.

Sobre 5...

4

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Nova estrena el próximo lunes ‘Te doy la vida’

Previous article

Mario Casas y Milena Smit nos hablan de ‘No Matarás’

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up