DestacadosLiteraturaReseñas

Reseña de ‘Nora y su vértigo constante’, de Edurne Cadelo

0

· FICHA ·
Título: ‘Nora y su vértigo constante’
Autora: Edurne Cadelo
Editorial: Espasa
Fecha de publicación: 30 de junio de 2020
Sinopsis: Eleonora, Nora para los amigos, tiene 41 años, una hija de casi 15, Lara, y siente que su vida ya ha dado de sí todo lo que podía dar. Se casó con Fernando, su novio de la universidad, pues un embarazo inesperado hizo que abandonara su trabajo de periodista y se resignara a cuidar de su niña y a vivir a la sombra de su exitoso marido y sus pudientes suegros. Esta trayectoria se quebró bruscamente el día en el que Fernando murió en un accidente.
Dos años después, Lara está a punto de marcharse a hacer un curso en Inglaterra. Espoleada por su mejor amiga, la incombustible Úrsula, Nora decide mudarse a Londres para estar cerca de su hija, reemprender su carrera de periodista freelance y escribir una novela. Instalada en un precioso apartamento en Notting Hill, su casero es un modelo reconvertido en pintor con el que saltan chispas desde el primer encuentro.
Durante esos meses sola, Nora recuperará su independencia, sus ganas de hacer cosas, hará amigos y, por supuesto, se embarcará en una historia que, a pesar de sus esfuerzos por mantenerla domesticada, pondrá su mundo del revés.

En este libro encontrarás: una historia de segundas oportunidades, de amor, de pasión, de auto-descubrimiento y de libertad.

Qué difícil es salir de la oscuridad cuando nos hemos acostumbrado a ella. Cuando hemos adoptado un papel que creemos que debe ser nuestro para siempre, aunque no sea justo y aunque esté lejos de hacernos felices. En el momento en el que conocemos a la protagonista de ‘Nora y su vértigo constante’, el nuevo libro de Edurne Cadelo, está tan metida en la oscuridad que se ha ido creando en torno a ella que ni siquiera es consciente de ello. La pérdida de su marido Fer la taladra dos años después de su muerte, aunque con menos potencia que en los primeros meses. Y su responsabilidad para con todo el mundo, desde su familia política hasta sus vecinos, domina todas y cada una de sus acciones. Es una autómata del dolor y del compromiso, que se coloca a sí misma en el último lugar en la escalera de preferencias.

Pero, a veces, un gesto lo cambia todo. Una intuición que ni siquiera sabemos de dónde surge, y que nos empuja a ir abriendo los ojos poco a poco. Dejando que la claridad entre por ellos, aunque escueza. A través de ‘Nora y su vértigo constante’, el lector se convierte en un testigo de excepción del renacimiento de Nora. Una mujer tímida, a la que los fantasmas acosan con demasiada asiduidad y mucho más inteligente de lo que ella misma reconocería en alto. Una madre entregada a su razón de vida, que se va haciendo mayor, pero a la que protege siempre desde una distancia prudencial, ejerciendo un papel de madre que tengo que etiquetar como perfecto. Y una amiga divertida, a la que las corazas han intentado cambiar, pero que en el fondo sigue siendo soñadora, ambiciosa, atrevida y generosa.

Edurne Cadelo nos regala en esta nueva novela a una mujer real, que se va descubriendo al mismo ritmo que lo hacemos nosotros. Y con la que es fácil sentirse identificada, incluso aunque su vida no tenga nada que ver con la nuestra. También nos regala un renacimiento emocionante, cargado de fuerza y de significado, en el que es sencillo descubrir cosas de uno mismo. En la distancia y a través de las páginas.

Quizá sus personajes, aunque me haya faltado ver un poco más de algunos de ellos, como es el caso de Ursu o Dafne, sean el punto fuerte de ‘Nora y su vértigo constante’. Es imposible no enamorarse de Nora y de un Alan que, además de encantador, rompe con prejuicios que tenemos instalados en nuestra mente. Y también es imposible no enamorarse de las segundas oportunidades, las otras grandes protagonistas de esta historia, que es mucho más que una historia de amor. Superación, descubrimiento y auto descubrimiento, libertad, confianza, crecimiento y evolución.


Nora y su vértigo constante

Magnética

La de ‘Nora y su vértigo constante’ es una lectura magnética y cómoda. De esas que pueden prolongarse hasta altas horas de la madrugada, sin que seamos conscientes. La narración directa, sencilla y siempre utilizando la primera persona y generalmente el presente, logra que el lector sienta que se ha colado en los pensamientos de Nora y de Alan. Y que esos pensamientos le hablan directamente a él, sin ningún tipo de barrera y sin ningún tipo de filtro. De ahí que esta sea una de esas lecturas que puedes beberte en un fin de semana de sofá y ventilador.

También lo es gracias a una historia que, si bien ya conocemos en cierta manera, atrapa casi desde el inicio. Lo hace por la fuerza y la potencia que acompañan a un renacimiento como el de Nora. Por todas esas sensaciones que va descubriendo y todas las normas absurdas que se va saltando. Pero también por el amor, al que reconocemos mucho antes que sus protagonistas. Por esos pasajes íntimos en los que se cuentan secretos sin darse cuenta o en los que las miradas, que hablan de mucho más que atracción, se lo dicen todo. La química existente entre Alan y Nora está tan bien descrita y tan bien plasmada, que siento que me he colado en el apartamento londinense y les he observado durante todo este tiempo.

Personalmente, y recalco ese ‘personalmente’, porque lo que voy a decir a continuación está directamente relacionado con mis gustos como lectora, he echado de menos más pasajes cotidianos. Sé que Alan y Nora han pasado tardes escuchando música y hablando de todo, desnudándose metafóricamente y abriéndose sin ser conscientes de ello. Pero me hubiera gustado leerlo, colarme en sus pensamientos en esos instantes, saber cuándo se aceleraban sus latidos o sentían mariposas en el estómago. Por eso, creo que he disfrutado más los últimos capítulos del libro, en los que la pasión también deja un espacio a conversaciones a fuego lento y a gestos que lo dicen todo.

Secundarios y escenarios

Los personajes, como he señalado unos párrafos más arriba, son uno de los principales puntos fuertes de ‘Nora y su vértigo constante’. También los secundarios, que muchas veces aportan frescura a la narración, sacándonos del conflicto interno de la protagonista. Ursu, su fiel escudera, suele ser el mejor alivio para la tensión y aparece en los momentos indicados. Pero también están bien introducidos, considero que en los momentos adecuados, Dafne, Becca, Robert o Andrea. A este último lo dejo para el final, porque confieso que me ha sacado de quicio con su mentalidad algo arcaica. Pero supongo que ese era el objetivo de la autora.

Como amante profunda de Londres que soy, he echado de menos un poco más de sus calles, de sus rincones y de su ambiente. Si bien el apartamento o el Café Havana tienen un papel fundamental en la obra y están perfectamente descritos, con un encanto que les aporta un aura especial, me hubiera gustado tener un poco más de la capital inglesa. Algún paseo como el de Camden, quizá por Maida Vale o a las orillas de río. O un poco más de la vida de Portobello, una especie de micro-cosmos dentro de una ciudad de contrastes y con un aire especial, que se cuela en cualquiera que la pisa con ilusión. Como la pisó Nora cuando aterrizó, de manera definitiva, en ella.

Pero que esto no empañe todo lo demás. He disfrutado de la lectura de ‘Nora y su vértigo constante’. Me he topado de frente con muchos de mis miedos, aunque sólo comparta con Nora nuestra profesión. Y me he enamorado profundamente de un Alan que ha resultado ser un pilar de confianza, ese elemento externo que, a veces, necesitamos para abrir los ojos y para permitirnos ser quien realmente queremos ser. Eso sí, a ver quién me quita ahora la idea de irme a vivir a Londres en medio de una pandemia.  

Sobre 5 estrellas...

3

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

‘Estación 19’ no es lo mismo porque acaricia mejor

Previous article

Tiago Correa: “No me gusta su forma de ver la vida”

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up