Críticas (Series)DestacadosSeries

‘The Walking Dead’ 10×05: perdiendo fuerza

0

Estaba muy contenta con esta décima temporada de ‘The Walking Dead‘. Aunque ya el pasado episodio dio muestras de empezar a complicar la nueva entrega de la ficción de AMC, estaba convencida de que no era más que un pequeño traspiés ante el que todos nos enderezaríamos con facilidad. Parece que hemos dado otro. No se trata de que esté siendo una mala temporada, ni tampoco está siendo aburrida, uno de los males que aquejaron las pasadas, pero de alguna manera las tramas están volviendo a perder fuerza. Diría cuidado con los spoilers, pero la verdad es que no hay muchos.

Negan (Jeffrey Dean Morgan) ha vuelto a ser el gran protagonista de este episodio, al menos así lo siento. Su huida de Alexandria, ayudado por alguien cuya identidad todavía no conocemos (empiezo a inclinarme por Gabriel, pero es solo una intuición), ha terminado con él en los bosques junto a Brandon (Blaine Kern). El padre de Brandon fue uno de los Salvadores, y el muchacho ha crecido en Alexandria con personas que ayudaron a asesinarlo, así que su fidelidad a Negan, a quien sale a buscar, es su principal motivación. Aunque no lo hemos sabido hasta ahora, Brandon ha desarrollado una profunda devoción hacia él, rayando la obsesión. Y ya sabemos lo escalofriantes que pueden ser los actos de los devotos más radicales.

Negan y Brandon en 'The Walking Dead'

Negan y Brandon encuentran a una familia de dos personas: una madre y su hijo pequeño, inocentes, que buscan un lugar donde vivir. Negan, cansado del entusiasmo de Brandon por recuperar lo que fueron los Salvadores, y evidentemente nada interesado en que eso sea así, se despide de él y promete llevar a esa pequeña familia hasta Alexandria. Vemos sinceridad en sus palabras, y por un momento el espectador piensa que ha cambiado, o que al menos está sacando a relucir esa humanidad que en realidad nunca ha perdido, que simplemente reserva para unos pocos, y a la que no nos han dejado asomarnos mucho. Incluso he llegado a imaginarme su llegada a Alexandria, junto a la madre y su hijo, y su integración definitiva en la comunidad.

Pero, en fin, ‘The Walking Dead’ siempre tiene sorpresas desagradables. Brandon asesina a esa pequeña familia, creyendo que Negan estaba poniendo a prueba su lealtad y su crueldad, creyendo que realmente era lo que esperaba de él. Brandon los asesina y Negan, en un ataque de rabia, lo asesina a él. Toma a Lucille, rescatada de Alexandria por el propio Brandon, y se encamina en busca de los Susurradores. Y esto me parece muy desagradable, porque no me apetece, creo que en general no apetece a nadie, que Negan vuelva a ser el villano de la ficción. Creo que ese tiempo ya pasó, y que si este personaje debe ser protagonista en los capítulos venideros, ha de ser para que veamos en él contradicciones; ha de ser para que tengamos ahí un personaje al que no podemos querer pero al que ya tampoco podemos odiar. Creo que eso sería lo más interesante. Y ahora también creo que no sobrevivirá a esta temporada, no si finalmente se une a los auténticos villanos; si eso sucede, nos mostrarán la historia clásica de redención: el personaje vuelve a caer, solo para arrepentirse al final, mostrar su lado bueno y morir.

Los Susurradores, por cierto, deberían tomar el mando del papel del villano sin ayuda de Negan ni de nadie, porque son suficientemente escalofriantes e interesantes sin que se les una el ex-líder de los Salvadores.

Por lo demás, hemos descubierto que Ezekiel (Khary Payton) tiene cáncer y Siddiq (Avi Nash) se ha sincerado con él (más o menos) sobre sus alucinaciones. Daryl (Norman Reedus) sigue acercándose a Connie (Lauren Ridloff); juntos tienen que buscar a Kelly (Angel Theory), perdida en el bosque después de que se compliquen sus problemas de audición. También juntos descubren que Magna (Nadia Hilker) es la persona que está robando provisiones en Hilltop, que sigue tratando de recuperarse del último ataque de los Susurradores. Aaron (Ross Marquand), de pronto, se intenta acercar a ellos; mantiene una conversación con Gamma (Thora Birch), esperando obtener su confianza, pero ésta no tarda en contárselo a Alpha (Samantha Morton), quizá por miedo a las represalias.

Daryl y Connie en 'The Walking Dead'

Muchas tramas, muchos acontecimientos y muchos frentes abiertos, pero de pronto ha perdido la fuerza que se espera de todo esto y la emoción que sí había sentido en los primeros compases de temporada. En los últimos tiempos, ‘The Walking Dead’ no ha sabido hacerse con la amplia gama de personajes que hay en sus filas, y otorgar a tantos una historia personal puede complicar el objetivo que siempre ha tenido esta serie: que veamos los capítulos en constante tensión. Y llevo dos episodios sin sentirla.

The Walking Dead 10x05

6

Lo mejor
  • Esos instantes en los que parecía que íbamos a tener la evolución esperada en Negan
  • Daryl, como siempre, y su consolidada relación con Connie
Lo peor
  • La elevada cantidad de tramas y sub-tramas impiden que podamos profundizar en ellas, y por tanto pierden fuerza
  • Lucile, la cazadora y toda esa parafernalia. El tonteo con los Salvadores puede estar bien, volver a ello solo es un retroceso
  • La sensación de que, realmente, nada salvo la lucha con los Susurradores es importante
Judith Torquemada

‘The Morning Show’: un arranque algo titubeante, pero valiente

Previous article

Hunters, producida por Jordan Peele y protagonizada por Al Pacino, llegará en 2020 a Amazon Prime Video

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up