DestacadosEn Profundidad (Series)Series

Viendo ‘The Witcher’ (parte II): dentro del Continente

0

Querido diario de a bordo, con pausas obligadas por las fiestas navideñas, he continuado con mi inmersión en el universo de ‘The Witcher’. Tres capítulos más tachados de la lista, tres horas más del complejo mundo construido por Andrzej Sapkowski, al que me estoy acercando poco a poco, comprendiendo sus muchas capas y los continuos saltos temporales que le acompañan. Después de estos últimos visionados, tengo claro que lo que veo me gusta, que ya no solo me generan curiosidad algunos puntos concretos. Y ya no me siento tan perdida como me ocurría en los dos primeros episodios

Me he acostumbrado a no saberlo todo e incluso me agrada eso de ir descubriendo en pequeñas dosis que aparecen cuando menos lo esperas. En estos tres capítulos, la sorpresa ha llegado de la mano de las diferentes líneas temporales que se presentan en la serie y que, hasta ahora, había creído simultáneas. Un giro que, si bien tiene todo el sentido y podría haberlo visto venir, me ha pillado desprevenida. Hasta ese punto, los descubrimientos me aclaraban dudas o me generaban nuevas, pero no se había producido esa conexión que se da cuando una serie te guiña el ojo directamente y lo cambia todo. Hasta ese punto. 

Ahora ya conozco un poco más a Yennefer y el foco de atención ha cambiado de ella a Geralt. Lo que en los primeros capítulos me parecían pinceladas de un personaje original y diferente es ahora un estallido de color. En cada capítulo, espero ansiosa sus escenas, sobre todo para analizar sus reacciones y para estudiarle a él, aparentemente tan transparente y tan complejo en la realidad. Su relación con Jaskier es un plus sin el que la serie no tendría sentido y, después de estos capítulos, entiendo la euforia que hay en redes sociales. ¿Estamos ante el bromance que necesitábamos para llenar el vacío que han dejado Sam y Jon o Tyrion y Jaime? 

En su justa medida

'The Witcher'

He estado pensando mucho en el personaje de Geralt, en por qué resulta tan atractivo y en lo que le diferencia del resto. Supongo que para contestar bien a esta pregunta debería leer todo lo que Andrzej Sapkowski ha escrito sobre él, que será mucho más profundo que lo que he visto hasta ahora. Pero por lo que yo he percibido como espectadora, creo que lo mejor de este personaje es que no es simplemente agresivo, o simplemente bueno, o simplemente gracioso. Tiene muchos ingredientes en su justa medida, lo cual genera una intriga en el espectador, que no termina de leerle -aunque sí se acerca a hacerlo-. 

Con cinco capítulos vistos, creo que Geralt de Rivia es un personaje con muchos fantasmas que se oculta incluso a sí mismo, un ser que lleva consigo una enorme carga que no quiere compartir. Un brujo que, aunque en teoría no debería sentir nada, empatiza mucho más que la mayoría de seres con los que se encuentra. Divertido y elocuente, también con un lado oscuro y violento que le aporta misterio, generoso y reservado. Por momentos, pienso que el personaje interpretado por Henry Cavill es un poco de todo, pero bien organizado, con sentido, como digo, en su justa medida. 

No sé si llegaré a conocer sus orígenes y el fondo de sus preocupaciones, pero ahora sé que quiero hacerlo. Quiero más de él y más de su historia. De repente, ‘The Witcher’ y Geralt han despertado en mí un interés que no esperaba. 

Una confusión que no molesta

'The Witcher'

Poco a poco el panorama del Continente es más claro y ya casi me siento parte de él. Voy conociendo sus reinos, sus guerras, algunas de sus criaturas y las historias (y la historia) que los unen a todos. El descubrimiento de las diferentes líneas temporales ayuda, ahora ya puedo distinguir entre lo que ocurre y lo que ocurrió, sin saber muy bien qué ocurrirá, pero al menos situada en el tiempo y en el lugar. 

Siempre sin perder ni un ápice de atención, porque eso en ‘The Witcher’ significa perderse por completo. Esto es algo que, si bien en otras ocasiones me ha resultado incómodo, aquí no me molesta. Creo que me he acostumbrado a la confusión y me gusta considerarme un sujeto activo como espectadora. Me gusta que no me lo dejen todo claro desde el primer episodio y que me sorprendan con el camino que toman las diferentes tramas principales. 

Me encanta lo poderosa que es Yennefer y los objetivos que se ha marcado, sin miedo a enfrentarse a quien tenga que hacerlo. Y me gustan sus conversaciones con Geralt, de los mejores puntos del guión hasta ahora. Lo único que por ahora me queda algo descolgado es el personaje de Cirila, del cual espero un giro, una sorpresa. Me decepcionaría mucho que la suya se quedara en una historia más de princesa que no conoce su verdadera identidad -o sus cualidades- y que termina siendo salvada por el antihéroe. Me quedan tres episodios para comprobar si la serie toma ese camino. 


Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Galería: Miguel Poveda celebra en Madrid

Previous article

La música en directo sigue viva con Dani Fernández en La Riviera

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up