DestacadosViajando y Comiendo

Cómo viajar sin salir de casa

0

Son tiempos muy complicados, no vamos a negarlo ni vamos a hacer como si nada estuviera pasando. Pero nuestra misión aquí, como la de muchos otros, es hacer un poco más llevadero estos días tan extraños, en el mejor de los casos, que nos está tocando vivir. Y sabemos, porque nosotras mismas lo estamos viviendo, que hay personas que simplemente no pueden estar en casa; que están inquietas, nerviosas, con ganas de moverse. Con ganas de viajar. Porque el espíritu viajero se encoge en muy pocas de ocasiones. Y queremos que se mantenga a la espera de que todo mejore, pero al mismo tiempo podemos ir alimentándolo con diferentes actividades. Por ejemplo…

El contenido audiovisual. No, ver una película sobre un determinado lugar no es lo mismo que recorrer ese lugar. Ni tampoco ver un documental. Ni siquiera tragarse un programa tras otro de ‘Españoles por el mundo‘ o de ‘Madrileños por el mundo‘. Lo sabemos, pero en un momento como este no es mala solución.

Hay películas que de verdad consiguen transportarnos a otros lugares; por ejemplo, ‘Hunt for the wilderpeople‘ (2016), disponible en Rakuten, nos lleva a uno de los bosques más profundos y maravillosos de Nueva Zelanda, y conseguirá que durante un par de horas vivamos en él. ‘Hacia rutas salvajes‘ (2007) es un clásico que siempre está bien revivir, y que nos enseña otro modo de vivir. Hace un par de años, se estrenó ‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata‘ (2017), que nos traslada (imaginariamente) a la isla de Guernsey, un paraíso que tal vez no conocíais. Esta última es para los más románticos, pero además aborda un tema que a todo viajero encanta: las infinitas posibilidades de cambiar, y por tanto de vivir. Por poner un último ejemplo de que la ficción funciona: ‘Come, reza, ama‘ (2010), que es una película que ha contado con detractores pero que en dos horas nos lleva de Italia a la India, para concluir en la bella Bali.

Y no solo hay ficción para entretenernos. Además de los programas mencionados, y de otros muchos formatos en esa línea, seguro que más de uno tiene pendiente descubrir el fascinante mundo de los documentales. Podemos empezar por algo sencillo, como ‘Wild Escocia: las Tierras Altas‘ (2016), porque es una tierra a la que siempre apetece viajar. O tal vez nos apetezca una expedición a los confines del mundo, que vivimos en ‘Sueño Antártico‘ (2016), o un paseo por uno de los ecosistemas más impresionantes del mundo, del que se disfruta en ‘Bosque de niebla‘ (2017).

Ya, ya, ya: no es lo mismo. Pero tal vez esta iniciativa nos termine descubriendo nuevos lugares, y eso siempre es bien recibido. Para cuando podamos volver a viajar.

Hunt for the wilderpeople (2016)
Descubriendo la bella Nueva Zelanda con Hunt for the wilderpeople (2016)

Un buen libro, el mejor compañero. Incluso aunque nunca hayáis sido muy de libros, es buen momento para descubrir también este fascinante mundo: el de la literatura de viajes. En España, tenemos grandes autores.

Javier Reverte, por ejemplo, tiene una colección impresionante de relatos de viajes, desde ‘Canta Irlanda: un viaje por la isla esmeralda‘ (2014) hasta ‘Corazón de Ulises: un viaje griego‘ (1999), pasando por ‘El río de la desolación: un viaje por el Amazonas‘ (2004). Por mencionar algunos de los miles de títulos maravillosos que hay: ‘Africaneando: Las aventuras de una chica en moto por África del Oeste‘ (2018), de Guadalupe Araoz; ‘El país Azafrán. 1.800km en solitario en el techo del mundo‘, de Javier Campos, que nos traslada hasta el Himalaya; o ‘Por qué a los italianos les gusta hablar de comida: un itinerario a través de la historia, la cultura y las costumbres‘ (2010), de Elena Kostioukovitch.

También podemos apostar por ficción ambientada en lugares muy concretos. En este sentido: ‘Mil días en la Toscana‘ (2012), de Marlena Blasi; ‘Doctor en Irlanda‘, el primero de la serie de novelas de Patrick Taylor; o, aquí en España, ‘El guardián invisible‘ (2013) el primero de la trilogía de Dolores Redondo, que nos lleva directamente a una de los lugares más fascinantes de nuestro país: el valle del Baztán.

'El guardián invisible' también tiene su versión cinematográfica
‘El guardián invisible’ también tiene su versión cinematográfica

Activa tu parte creativa. Como no podemos construir nuevos recuerdos, quizá sea un buen momento para recordar los que más huella han dejado en nosotros. ¿Habéis pensado alguna vez en elaborar un diario de viajes? Desde luego: es el momento. Es el momento de recopilar esas fotografías que tienes enmarcadas en la memoria y darles una segunda vida sobre papel, acompañadas de textos, pensamientos e ilustraciones de todo tipo. Además de un entretenimiento fantástico, es una manera de calmar ese espíritu viajero del que hablamos, pues las buenas sensaciones que sentiremos seguramente puedan sustituir la ansiedad anterior.

Podemos pensar y llevar a cabo mil maneras de desarrollarlo. Por ejemplo, hay quien le da mucha importancia a elementos concretos que han acompañado en sus viajes: olores, colores, canciones. Cuántas infinitas posibilidades a partir de aquí: rodear nuestras fotografías con frases de esa canción, enmarcarlas con un tipo de color determinado que nos recuerde a ese lugar. ¿Por qué no os decidís por preguntar a las personas que os acompañaron en ese viaje por sus propios recuerdos?

Al final, aunque pueda parecer una tontería en un principio, nos quedara algo que conservar siempre y que, seguro, querremos seguir alimentando. El valor sentimental de un diario de viajes es incalculable.

Una fuente inagotable de creatividad es Pinterest, por si necesitáis un primer empujón

Sobre Instagram, Google Maps y diferentes plataformas. Como sucede con todo, hay ciertos aspectos de estas plataformas (sobre todo de Instagram) que no entusiasman, pero hay otras muchas que son muy valiosas. Instagram es un excelente entretenimiento; se puede saltar de lugar en lugar, de usuario en usuario, de publicación en publicación, maravillándose con excelentes fotografías de excelentes fotógrafos, conociendo apasionados de los viajes como nosotros, apuntándonos lugares a los que viajar en una temporada.

¿Sabéis que Google Maps tiene la opción de agrupar esos lugares que queremos visitar en diferentes listas? Además de crear un mapa colorido, esto puede servirnos en circunstancias como la que ejemplifico a continuación. Estamos visitando Londres por décima vez; nos sentimos un poco aburridos y queremos descubrir lugares nuevos. Abrimos nuestro Google Maps y nos encontramos banderitas en torno a Londres: lugares que queremos visitar. Elegimos uno, y al día siguiente estamos en él. Es decir: nos sirve para crear rutas y escapadas de un día para otro sin tener que buscar en interminables listas de viajes, porque esas banderitas las hemos colocado nosotros conscientes de que queremos visitar ese lugar.

También podemos crear listas para marcar lugares que ya hemos visitado, restaurantes que se han convertido en nuestros favoritos, ese pub irlandés que no quieres perder y que, si vuelves a Dublín, volverás a visitar, y un sinfín de motivos personales y particulares. No me digáis que no es un entretenimiento excelente.

Un ejemplo de esto que os cuento de Google Maps

¿Cuál va a ser tu próximo viaje? Si lo sabes, es el momento de planearlo, de empaparte de la historia de ese lugar, de crear una ruta al respecto, de ver un documental de esos lugares secretos que tienes que descubrir cuando vayas. Incluso si lo sabes, también puedes seguir pensando a lo grande y prepararte para otro gran viaje, con todo lo que eso implica: buscar, buscar, buscar, descubrir.

Puedes probar a contactar con personas autóctonas del lugar, quizá te cuenten historias y anécdotas que de otra manera no podrías descubrir. Y si no lo sabes… Bueno, ponte con ello. Repasa todos los puntos anteriores y seguro que al final del proceso tienes un nombre en mente… O varios. En cuyo caso, volvemos a esto mismo: planifica tu viaje, o tus viajes.

Viajar es entretenido, hasta cuando uno está en casa.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Quentin Tarantino: el gran maestro del cine

Previous article

Cate Blanchett llega a HBO el 15 de abril con ‘Mrs. America’

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up