Cielo de medianoche (2020)
0
5.5

Cielo de medianoche

Lo mejor
  • Las bellas imágenes del espacio
  • Que cuando llevamos un tiempo sumidos en cada una de las dos películas, estamos a gusto
  • La escena final
Lo peor
  • Que realmente parecen dos películas independientes conectadas por un hilo finísimo
  • El inicio titubeante, y algunas escenas sin fuerza
  • Para quien haya leído la novela: lo que podría haber sido, y no es

Si hace unos días os hablábamos de ‘El cielo de medianoche’, la bella novela de Lily Brooks-Dalton, estas líneas están dedicadas a su adaptación cinematográfica. ‘Cielo de medianoche‘, después de un breve paseo por ciertas salas cinematográficas, se estrena en Netflix a nivel mundial el próximo miércoles 23 de diciembre. El análisis comparativo de ambas obras llegará, pero primero quedémonos con la película, como nos quedamos con la novela.

Dirigida por George Clooney, se encarga del guion adaptado Mark L. Smith. La fotografía corre a cargo de Martin Ruhe, mientras que Alexandre Desplat ha sido el responsable de la música; ambos elementos indispensables para que una película así funcione. Es el propio George Clooney quien protagoniza la película, junto a Felicity Jones, David Oyelowo, Kyle Chandler, Demián Bichir o la joven Caoilinn Springall. Todos cargan bien con los momentos de mayor peso de sus personajes. ‘Cielo de medianoche’, en cualquier caso, no destaca excesivamente por sus personajes; todo lo contrario a lo que sucede con el libro.


Cielo de medianoche
Foto: Netflix

¿De qué va ‘Cielo de medianoche’?

Año 2049. En la Tierra que conocemos se ha producido una catástrofe. Augustine (George Clooney) lo vive desde el Ártico, donde las consecuencias tardan más tiempo en llegar. Donde, por ello, observa cómo la humanidad se derrumba. Con la esperanza de encontrar otro ser humano en algún rincón del universo, activa las frecuencias radiofónicas. Así descubre que la misión llamada Aether sigue operativa, en algún punto del espacio. Las conexiones entre Augustine y la nave, donde se encuentra Sully (Felicity Jones) y el resto de la tripulación se suceden. El objetivo: que comprendan que debe regresar al planeta que estaban explorando, pues la Tierra ha dejado de ser habitable.

En medio de la catástrofe, Augustine encuentra en el observatorio a Iris (Caoilinn Springall), una niña cuya procedencia desconoce. Parece que quedó atrás el día de la evacuación, y Augustine, enfermo como está y no muy dado a las relaciones sociales, se ve obligado a cuidar de ella. Ahí fuera, en el espacio, también la tripulación tiene que cuidarse entre sí, asumiendo como pueden la catástrofe y luchando contra las dificultades del espacio.

‘Cielo de medianoche’ no es un drama de supervivencia, ni es tampoco una película de ciencia ficción. Es un poco de cada cosa, en la medida justa para que podamos entrar en ambas historias con facilidad, pero sin la profundidad necesaria para que éstas calen en nosotros.


Cielo de medianoche
Foto: Netflix

Dos películas en una

Así he sentido ‘Cielo de medianoche’: como dos películas en una. Aunque hay una conexión más que evidente entre ambas historias, y aunque terminan por encontrarse en un bonito punto que conforma un buen final, no he sentido que lleguen a funcionar como una en ningún momento de la cinta. Tampoco creo que, dado el rumbo que han decidido tomar a partir de la novela, pudieran encontrar la manera de acoplarse la una a la otra.

Cuando estamos en el Ártico, tenemos por delante una película de supervivencia, con todas las aventuras y la acción que se presupone. También con el drama que vemos, sobre todo, en los ojos de Clooney. Nunca se profundiza en nada. Cuando estamos en el espacio, tenemos por delante una película de ciencia ficción con bellísimas imágenes del espacio y la vida propia de los hombres y las mujeres del espacio. Tampoco en ello se profundiza, aunque igualmente vemos las dificultades y el precio a pagar por los errores. Parecen, como digo, dos películas independientes. Sobre ambas planea el dolor por la Tierra perdida y también el futuro que se escapa, pero esta base no es suficiente para ensamblarlas. Si la novela funciona a la perfección es porque, tanto cuando estamos en el Ártico como cuando estamos en el espacio, es una historia de soledad y nada más.

‘Cielo de medianoche’ no es una película reflexiva ni es una película de personajes, aunque podamos sentir ciertas emociones que los acompañan. Es sobre todo una película de acción que se bifurca en dos direcciones diferentes. Y los caminos que seguimos son, en muchos momentos, emocionantes, tensos, emotivos incluso, pero no son suficientes para que el conjunto brille.


Cielo de medianoche
Foto: Netflix

¿Te va a gustar ‘Cielo de medianoche’?

Quizá no te disguste. No es una mala película en tanto que sus partes funcionan bien, a pesar del inicio titubeante. Pero tampoco es una buena película, porque nunca logra ser una sola. Es una película correcta, que se deja ver, que es disfrutona por sus imágenes cuando está en el espacio, que plantea un par de asuntos de interés general que podrían llegar a calar. Pero que no calan, porque no nos adentramos en ellos. Los vemos de pasada. Todo lo vemos de pasada. Así que: ¿te va a gustar? Quizá. Pero no creo que te encante.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Así hemos vivido este 2020 junto al fenómeno #Luimelia

Previous article

Crítica de ‘Two Weeks to Live’: una serie que se queda en promesa

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine