Fragmentos de una mujer
0

Esta crítica no contiene spoilers de ‘Fragmentos de una mujer’.

Captar el dolor, la incomprensión y la pérdida que se esconden detrás de un aborto o una muerte demasiado temprana es un reto notable al que pocos se enfrentan. Porque conlleva muchos riesgos y porque habla de un tema que sigue siendo uno de los grandes tabúes de nuestras sociedades. Kornél Mundruczó y Kata Wéber se atreven en ‘Fragmentos de una mujer’ a convertirlo en la espina dorsal en torno a la que gira todo. Y aciertan en unos aspectos y yerran en otros. Pero ya ganan en la valentía de centrarse en un tema tan complejo y tan importante como este. En el que algunos se verán directamente reflejados y otros sentirán auténtico pavor ante la posibilidad de verse en la misma posición que los protagonistas.

En ‘Fragmentos de una mujer’ conocemos a Martha y Sean Carson, una pareja feliz, que se prepara para recibir a su primera hija. Ambos deciden que la pequeña nazca en casa, pero el parto se complica y la niña fallece. Un duro golpe que transforma por completo sus vidas y que les enfrenta a un nuevo camino que jamás creyeron que recorrerían. A partir de ese hecho traumático, surgen incontables preguntas sin respuesta clara. Y, sobre todo, surge un futuro al que cada uno, Martha y Sean, miran desde una perspectiva diferente.

La cinta parte de una idea valiente y necesaria, y también arranca con 30 minutos magistrales. Un primer pasaje, por llamarlo de alguna manera, que probablemente sea de lo mejor que se ha visto en los últimos meses (o años). Angustioso, repleto de verdad y de una estética y ritmo aplastantes. En ellos ya obtenemos una muestra del brillante trabajo de Vanessa Kirby, que ofrece aquí la mejor interpretación de su carrera y una de las mejores interpretaciones del año. La británica experimenta sin barreras las vivencias de su personaje, se mete en ella y se deja arrastrar por el dolor compartido. Tanto que hay secuencias en las que solo contemplar su rostro emociona, porque detrás de su aparente frialdad se esconde un sinfín de sentimientos que no sabe cómo procesar, cómo expresar o cómo aplacar.

Estos primeros 30 minutos juegan a favor y en contra de ‘Fragmentos de una mujer’. Solo por ellos, el visionado merece la pena. Son emocionantes y sobrecogedores. Son bellos, son intensos y son tan crudos que rompen. Y a nivel cinematográfico son un disfrute absoluto. Pero sitúan las expectativas a un nivel tan alto que lo que viene después se queda corto. Son tan aplastantes y tan firmes que el espectador cree fácilmente que el resto de la película también lo será. Sin embargo, Kornél Mundruczó y Kata Wéber se pierden un poco por el camino, dejándonos un melodrama algo diferente y de gran poso que podría haber sido mucho más que eso.

El tiempo y las heridas


Fragmentos de una mujer
Foto: Benjamin Loeb / Netflix

A través de metáforas más o menos acertadas (ese es un veredicto que, personalmente, cedo a cada espectador), director y guionista bucean en las heridas y en cómo el tiempo ejerce su influencia en ellas. Lo hacen en diferentes figuras, pero sobre todo en la de Sean y, por supuesto, en la de una Martha que se lleva todas las miradas.

Así, considero que ‘Fragmentos de una mujer’ es un ensayo sobre el dolor y la pérdida. Sobre cómo debemos procesarlos, más que enfrentarnos a ellos. Y sobre cómo cada uno decide la manera en la que hacerlo, a través de su propia experiencia y de sus propios sentimientos. Por momentos, ese estudio puede perderse entre tanto dolor, el otro gran protagonista de la cinta. Y también entre nuestras altas expectativas, que se ven reducidas conforme la cinta avanza, pero sin llegar en ningún momento a alcanzar el carácter de ‘decepción’.

La bella estética de un Mundruczó que juega con elementos cotidianos y con el expresivo rostro de Kirby es una razón más para quedarse. La belleza y el frío nos mecen de un lugar a otro, mientras tratamos de acercarnos a una posición dolorosa pero desconocida. La conexión con el personaje de Martha es satisfactoria y tiene su origen en esos primeros 30 minutos de los que tanto he hablado. Resulta imposible no empatizar con una mujer que siente un dolor tan profundo como el suyo. Pero también resulta casi imposible ponerse verdaderamente en su lugar. Ese era el reto de la cinta y, pese a que en muchos aspectos no se termina de salir del camino seguro, creo que se ve superado con creces.

Lo mejor, además de su arranque y de la valentía de centrarse en un tema complejo y tan inexplorado como este, lo encontramos en el trabajo de Vanessa Kirby. Firme y justa candidata a todos los premios de la temporada. Su humana interpretación logra que pasemos por alto todos los fallos o los detalles mediocres que encontramos por el camino. Y provoca que el espectador sólo quiera mirarla, escucharla y abrazarla. Comedida cuando debe estarlo y rota por dentro y por fuera hasta prácticamente el cierre de la película; el contraste de la Martha en duelo con la Martha que conocemos al inicio es inolvidable. Personalmente, me sorprende la madurez de una actriz tan joven como ella. Y termino con la certeza de que el suyo será uno de los rostros dominantes en la industria cinematográfica durante las próximas décadas.

En definitiva, ‘Fragmentos de una mujer’ es una buena película que podría haber sido sublime, tal y como nos muestran sus puntos fuertes. Es una película dura, cruda, dolorosa, necesaria y sensible, que requiere ser reposada y procesada. Una película de la que no es fácil salir, aunque lo hagamos con la esperanza de la mano. También es una muestra del amor de una madre, de los lazos que se forman antes de que seamos conscientes y de lo que significa perder a quien vas a dar la vida.

‘Fragmentos de una mujer’ se estrena este jueves 7 de enero en Netflix.

'Fragmentos de una mujer'

7

Lo Mejor
  • Los primeros 30 minutos
  • El trabajo de Vanessa Kirby
  • Estéticamente bella
Lo Peor
  • A partir de la primera media hora, se baja notablemente el listón
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

3 libros en inglés que tienes que leer

Previous article

‘Soul’, mucho más que una simple película

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine