Críticas (Series)DestacadosSeries

Crítica de ‘Hunters’: La eterna juventud de los clásicos

0

Es imposible cansarse de ver a Al Pacino en una pantalla. Partiendo de esa premisa, que es precisamente lo primero que pensé en su primera escena en ‘Hunters’, me resulta bastante complicado que alguien encuentre una excusa para no darle una oportunidad a la nueva serie de Amazon Prime Video. La historia de un grupo de cazadores de nazis, liderado por el propio Al, se estrena en la plataforma este mismo viernes 21 de febrero y es una de las series más esperadas de 2020. No sólo por los nombres que encabezan su cartel -Logan Lerman también tiene su merecido público-, sino por su trama principal y por el estilo narrativo por el que han optado su creador (David Weil) y sus directores. 

Hasta ahora, he podido ver 5 de los 10 episodios de ‘Hunters’ y creo que me encuentro en condiciones de afirmar que la expectación era merecida y que las expectativas, al menos las mías, se han visto cumplidas. Aunque mentiría si dijera que me he encontrado lo que esperaba. Curiosamente, la serie de Amazon Prime Video poco tiene que ver con la imagen de la misma que había creado en mi cabeza, producto de mi deseo de volver a ver a Al Pacino en la gran pantalla y, por supuesto, de mi imaginación de seriéfila. Era casi imposible que, sin más datos que los avances que circulaban por Internet, hubiera creado un mundo de contrastes, drama y humor negro como el que nos entrega David Weil en la serie. 

La idea surge, como él mismo ha confesado, de las historias que su abuela, superviviente de los campos de concentración nazis, le contaba cuando era un niño. Historias reales, duras y crueles que, a los ojos de un niño, se asemejaban más a lo que leía en los cómics que a la vida que le rodeaba. De ahí que el creador haya querido que estos cómics siempre estén presentes en ‘Hunters’, tanto a nivel de trama -el personaje de Logan Lerman trabaja precisamente en una tienda de cómics y hace referencias continuas a diferentes superhéroes- como a nivel de narrativa. Por momentos, el espectador no sabrá si está viendo una serie policiaca, un drama histórico o una película de Marvel. Eso sí, no hay más superpoderes que la fuerza de aquellos que sobrevivieron a la barbarie. 

Lo que sí hay son superhéroes, tanto en los flashbacks que nos introducen de lleno en la vida de los campos y suponen la parte más oscura de la serie, como en esa caza de nazis que llevan a cabo Al Pacino -reconvertido en millonario judío superviviente de los campos de concentración- y compañía. Unos superhéroes que, en el segundo caso, se salen un poco de la norma. Se dedican a acabar con los malos, sí, pero con unos métodos que harán que el espectador reflexione continuamente sobre los conceptos del bien y del mal, una reflexión que se anticipa con una de las primeras frases que oímos decir a Jonah (Logan Lerman): “la única diferencia entre un héroe y un villano es quién vende más disfraces en Halloween”. 

Los polos opuestos atraen

Aparentemente, esta unión de drama, persecución a los nazis y cómics, a la que se suman escenas de humor negro y violencia extrema, podría parecer un mix imposible de procesar. Sin embargo, la combinación funciona de una manera casi hipnótica. Aunque es cierto que el primer episodio, de hora y media de duración, se hace algo largo y puede resultar lento por momentos, la serie coge ritmo en seguida y se convierte en un producto casi ‘adictivo’ para el espectador sin que éste se dé cuenta. 

Durante el visionado del segundo capítulo, me encontré a mí misma completamente reclinada hacia delante en la silla, haciéndome decenas de preguntas y tratando de adelantarme a las acciones de los personajes. Me encontré queriendo más de una manera que no necesitaba en el primer episodio, y a partir de ahí no pude parar de reproducir los capítulos uno tras otro. La historia central, así como la evolución -o deconstrucción- de los personajes interpretados por Al Pacino y Logan Lerman, me ha atrapado por completo. Pero también lo han hecho su ritmo, su particular estilo, el humor negro con el que se descarga la tensión en los picos más fuertes, la humanidad y el cuidado con el que están contadas las historias de los campos de concentración, las rupturas de la cuarta pared -uno de los aspectos más inesperados y sorprendentes de la serie-… Digamos que, en resumen, me ha atrapado todo de ‘Hunters’, tal y como esperaba, pero de una manera completamente diferente a la que imaginaba. 

'Hunters'

Una dupla de oro y la juventud de los clásicos

Colocar a Al Pacino como cabeza de cartel de una nueva serie, sin desmerecer en ningún momento el talento de Lerman y el resto del reparto -que, por cierto, está muy bien, siempre equilibrado-, parece una apuesta segura. Los clásicos siempre funcionan, sobre todo cuando tienen una mirada tan magnética como la de quien fuera Michael Corleone. En ‘Hunters’, esta máxima se confirma por dos, también a nivel de trama. Lejos de cansar al público, las historias de nazis, ahora con una conexión casi más cercana a la realidad que nunca -con el ascenso de la ultraderecha y de diferentes movimientos supremacistas-, también siguen funcionando, siempre y cuando se les añada algún elemento original, y de estos la serie va bastante sobrada. 

Regresando al ya mencionado reparto, confieso que no he necesitado los cinco capítulos que he podido ver para enamorarme cinéfilamente del dúo formado por Al Pacino y Logan Lerman. En el segundo episodio ya estaba completamente rendida a sus pies. Generalmente, esas uniones entre generaciones alejadas y aparentemente dispares funcionan, pero en este caso la química es similar a la de un abuelo y su nieto. Ambos actores nos entregan interpretaciones más que aceptables, como era de esperar, y sus miradas conectan y transmiten tanto que en ocasiones hablan más que el propio guión. Me gustan por separado, pero me apasionan cuando comparten escenas, historias, discusiones y alguna que otra risa. Y ahora, escribiendo esto, me doy cuenta de que quiero, casi ansío, verles jugar una partida más de ajedrez. 

'Hunters'

8.5

Lo Mejor
  • Dupla Al Pacino - Logan Lerman
  • Unión de géneros y de tonos
  • Presencia de los cómics
  • Ritmo creciente desde el segundo capítulo
  • Trama
Lo Peor
  • Primer episodio demasiado largo y algo lento
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

¿Cuáles son los próximos proyectos de los ganadores de los Oscar?

Previous article

RUN, la nueva comedia de HBO

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up