'Mujercitas'
0
9

'Mujercitas'

Lo Mejor
  • Modernizando el clásico
  • Las hermanas March tienen más voz que nunca
  • Florence Pugh
  • La dupla Chalamet-Ronan
  • Podría seguir enumerando, pero creo que con 'todo' vale
Lo Peor
  • Tener que despedirnos -una vez más- de las hermanas March

Como tantas otras mujeres, Greta Gerwig creció viendo a las hermanas March en la televisión. Los sueños de una Jo que ‘vivió’ un siglo atrás no eran tan diferentes de los suyos como cabría imaginar, como tampoco sus inquietudes y sus reivindicaciones. Creció acercándose a mujeres de otro tiempo que se parecían a ella y en las que encontraba un refugio, un espejo en el que mirarse y una motivación. Porque nada motiva más que un sueño, y ‘Mujercitas’ tiene mucho de esto último. Esta es la razón por la que la directora, que es ya la voz de una generación, se decidió a volver a adaptar la historia de Louisa May Alcott, con todos los riesgos que esto conllevaba. 

Personalmente, esperaba mucho de esta nueva versión de la vida de las hermanas March, por contar con Greta Gerwig en la dirección y por el maravilloso reparto que ha reunido. Unas expectativas que, después de muchos nervios y bastante tensión, vi más que cumplidas. Porque en la pantalla encontré a las mujeres que me llevan inspirando toda una vida y que consideré casi mis cómplices cuando era una niña, encontré su historia de manera fiel, pero también una vuelta de tuerca que necesitaba y que las ha hecho más humanas que nunca. Ahora ya no sólo escucho los gritos de Jo, también oigo los de sus hermanas, que en esta nueva versión son más reales, más auténticas y tienen más personalidad. 

Una vez más, Greta Gerwig habla desde su corazón, desde ese espíritu joven que muchas veces echamos de menos en la ficción. Porque nos suele llegar contaminado, desde voces adultas. Aquí no, esta directora se comunica con su generación y une a sus actores y actrices con las suyas. Si con ‘Mujercitas’ siempre se ha producido un efecto de comunidad, con esta nueva adaptación el efecto se multiplica por mil. La historia ocurre en los Estados Unidos del siglo XIX, pero la sentimos cercana, como si fuera parte de nosotros. Y eso emociona, transmite y, por supuesto, entretiene. 

'Mujercitas'

Traviesa como siempre, más cercana que nunca

‘Mujercitas’ sigue siendo una película divertida y traviesa, como lo es la propia Jo. Sigue transmitiendo esa buena aura que acompaña a todas las versiones y que provoca que siempre haya una sonrisa en el rostro del espectador. Sigue siendo juguetona e incorrecta en muchos momentos. Como una niña, como una de esas hermanas que hacen trastadas, pero que son de corazón noble y grande. Hay escenas en las que es imposible reprimir la carcajada, como el primer baile entre Jo y Laurie, por llamarlo de alguna manera. 

Eso es algo que Greta Gerwig ya tenía, sólo debía seguir la senda de sus muchos predecesores, especialmente de su admirada Louisa May Alcott. La directora ha aportado esa cercanía de la que hablaba y esa capacidad de hablar para los jóvenes y desde los jóvenes. De repente, todos vivimos en el siglo XIX o las March viven en el XXI. De repente sentimos que lo que vemos en la pantalla podría estar pasando al otro lado de la calle, porque los sueños no tienen fecha y la lucha feminista tampoco. 

Esta cercanía se consigue modernizando parte del discurso, por supuesto, pero creo que la clave ha estado en que Greta Gerwig también le ha dado voz propia al resto de hermanas March. Ya no solo tenemos a la mujer fuera de su tiempo que quiere ser escritora, también a la que sueña con una gran familia, a la que siempre ha sido subestimada mientras soñaba en bajito, a la tímida genio de la música… Y todas ellas son más reales de lo que jamás habríamos imaginado, igual que lo es la tía March, el alocado Laurie -más incorrecto que nunca- y la generosa madre. Ahora sí tenemos a cuatro mujercitas que están dentro de nosotros y que ejemplifican la fuerza de los sueños, así como la enorme lucha que siempre hemos tenido que protagonizar por ‘culpa’ de nuestro género y de nuestro sexo. 

'Mujercitas'

Como los engranajes de una máquina

Todo esto tiene sentido y funciona porque la combinación de elementos es inmejorable. El guión es bueno y la fotografía es tan idílica y bucólica como imaginamos tratándose de una película como ‘Mujercitas’. El toque final, y uno de los más importantes, lo pone un reparto equilibrado y con algunos miembros en estado de gracia. Es el caso de Florence Pugh, una de las grandes revelaciones de este 2019, que brilla por encima del resto en la cinta de Gerwig. Es natural, divertida, auténtica y tan intensa como su personaje, Amy. Ahora no soy capaz de imaginar una mejor intérprete para este personaje que, después de haber pasado desapercibido y haber parecido incluso repelente en algunas de las versiones anteriores, se lleva todas las miradas en esta nueva adaptación. Esto ocurre gracias a la vuelta de tuerca de la directora, sí, pero también por la gracia -en todos los sentidos- de la actriz británica. 

'Mujercitas'

Mención aparte también merece la dupla que forman Saoirse Ronan y Timothée Chalamet. Ya fueron hipnóticos en ‘Lady Bird’ y han probado ser una de las parejas más estéticas del cine actual en algún que otro photoshoot, pero es en ‘Mujercitas’ donde firman la confirmación de su química. Son los Kate Winslet y Leonardo DiCaprio de su generación, cuando están juntos en pantalla no se necesitan líneas de guión, ni siquiera una excusa para verles. Su simple presencia ya vale una entrada de cine. Y parecen haber nacido para ser Jo y Laurie, para quererse y odiarse, para jugar, para dejarse llevar y para ser incorrectos. Cuando les veo -y río, y se me caen las lágrimas-, estoy convencida de que cualquier director de cine sueña con tener una pareja como esa en sus películas. 

'Mujercitas'

Del resto del reparto no hace falta decir nada. Con dos bestias de la interpretación como Meryl Streep y Laura Dern, las palabras sobran. Todo funciona como las piezas de un puzzle gigante, como los engranajes de la maquinaria mas compleja, perfectamente cuadrados y medidos. Nada falla en ‘Mujercitas’. En la era de los reboots, en la que es difícil salir vivo de uno, casi imposible hacerlo de manera triunfal, Greta Gerwig vuelve a acertar de lleno con una versión que la propia Louisa May Alcott disfrutaría como una niña 

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

10 frases de Alba Reche que no olvidaremos en ‘Quimera’

Previous article

‘Antidisturbios’ afronta sus últimos días de rodaje

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cine