0
7

Reevolution

Lo mejor
  • La propuesta, el conjunto, que no dejará a nadie indiferente
  • La valentía de hacer una película tan diferente y tan personal en un momento en que parece que se reclama un único modelo
Lo peor
  • El exceso de efectos puede sacar al espectador del mensaje en ciertos momentos

Queremos que vayáis a ver ‘Reevolution’. Antes del visionado al que tuve oportunidad de asistir, David Sousa Moreau, el responsable de esta película en todos sus aspectos, nos explicó el siguiente proceso: escribió lo que vemos (más o menos) en ‘Reevolution’ hace 17 años, se ha pasado diez años produciéndola y ha contado con cinco años de edición y post-producción. Su presupuesto era mínimo, el trabajo y el esfuerzo han sido máximos. El resultado es algo tan personal como lo es la historia que estáis leyendo, y solo por eso (como si eso fuera poco) merece la pena que arriesguéis vosotros también y os animéis a ver esta película diferente y valiente.

Soy consciente, y así se lo dije al equipo de ‘Reevolution’, de que no va a gustar a todo el mundo. Cuando me preguntaron si me había gustado a mí fui muy sincera: lo que pienso va más allá de si me ha gustado o no. ‘Reevolution’ es una experiencia cinematográfica, y se agradece que en un momento en el que se está poniendo en duda (con razón, en muchas ocasiones) el valor de las producciones idénticas entre sí y la apuesta en bucle por los blockbusters, llegue alguien que ama el cine y que quiere contar una historia y haga la película que quiere hacer, sin preocuparse de nada más. Scorsese, supongo, aplaudiría todo esto. Me alegra mucho que esta película llegue a los cines.

‘Reevolution’ nos cuenta, además, una historia que nos afecta a todos, a los que van a ver la película y los que decidirán no hacerlo, también a los que tal vez ni siquiera lleguen a saber de su existencia. ‘Reevolution’ nos habla de unos individuos cansados de una sociedad que da la espalda, que no vela por los ciudadanos, que se aprovecha de ellos, que miente, que arrasa, que atropella. ‘Reevolution’ habla de revoluciones, de toma de decisiones, de conciencia, de levantamientos, de despertares. De hacer algo por nosotros mismos y así hacerlo por los demás.

Lo más importante de esta película, ya lo explicó el propio creador, es su mensaje. Y todos lo conocemos, por supuesto, porque si preguntáis por la calle seguramente os deis cuenta de que todos estamos despiertos y somos conscientes de que nos dan la espalda, nos engañan, nos mienten, nos atropellan, pero no viene mal que nos escupan esta verdad a la cara de vez en cuando, para así comprender que en realidad nos sentimos más a gusto mintiéndonos a nosotros mismos; vivimos más tranquilos porque en esa mentira se asienta la rutina que pone distancia entre nosotros y las revoluciones que tanto miedo dan. En fin, de esto va ‘Reevolution’, o al menos este es el poso que me ha dejado. Y parece que no viene nada mal en un momento como el que estamos viviendo.

Para contarnos todo esto, se toma todo tipo de libertades. Durante el visionado, pensé en ‘V de Vendetta’, por mencionar un título con el que todos estamos familiarizados, pero también pensé en un momento determinado que la presentación de una emoción se estaba acercando más a lo que espero ver en teatro que a lo que espero ver en cine, y qué grata sorpresa encontrarme con cosas que no espero.

Sigue un orden propio en la presentación de la historia, y puede que en los primeros minutos cueste acomodarse en ello, pero no tardas en entrar y comprender el ritmo narrativo escogido para ello. Busca los grandes efectos, visuales y en el espectador, y en ocasiones la música aprisiona como si fuera un ruido molesto. Es una película de acción en la que el diálogo es lo más importante. Es entretenida, y quieres saber cómo termina, y eso es importante.

Es sobre todo lo que ya he dicho: una experiencia cinematográfica diferente y que merece ser vista, porque es auténtica y porque es arriesgada. Se aleja de los modelos acomodados en los que nos hemos asentado y no piensa en otra cosa que en contarnos una historia personal, que en realidad es universal, del modo exacto en que debe ser contada, porque es como fue concebida. En cines el 8 de noviembre.

Judith Torquemada

‘Pequeñas mentiras sin importancia’, la película que habla de (casi) todo

Previous article

National Geographic estrena en el mes de diciembre Sea of Shadows

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cine