0

Como parte de la 46 edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, Manuela Irene Espitia ha estrenado el cortometraje ‘Sol del Llano’. Un cortometraje muy íntimo y especial para ella protagonizado por Clara Espitia, Tatiana Gaviria, Javiera Valenzuela y Luciano Aguilar.

‘Sol del llano’ sigue la vida de Meli, una niña de nueva años que acaba de llegar al llano colombiano. Junto a su madre y su hermano pequeño se instalarán en casa de su abuela. Una historia de complicidad familiar entre madre e hija. Ese entendimiento mutuo que existe muchas veces entre niñas y adultas. Cuando a veces no decir nada es lo más sensato y lo que más cuenta.

Lo primero que llama la atención en ‘Sol del llano’ es la inmensidad del paisaje. Un escenario natural como son las llanuras colombianas. El cortometraje te transporta allí y te hace sentir que casi puedes tocar la hierba y todo lo que rodea a estas llanuras tan bonitas. Una fotografía muy cuidada en la que no hace falta luz porque ya está el sol para iluminarlo todo. Un paisaje idílico para una tierna historia como esta.



Una bonita historia familiar

‘Sol del llano’ es un cortometraje muy personal porque está inspirado en los veranos que la directora, Manuela Irene Espitia, pasó de niña en la finca de sus abuelos en Colombia. Un drama familiar que pone de manifiesto lo importante que es tener contacto con nuestra familia y una buena relación con ellos.

La casa familiar de ‘Sol del llano’ es testigo de los buenos momentos que pasa la pequeña Meli junto al resto de su familia. Allí ella es muy feliz y no importa nada de lo que esté ocurriendo a su alrededor. Un cortometraje muy sencillo e íntimo. ‘Sol del llano’ es pura nostalgia, un cortometraje hecho desde el corazón.

La infancia se refleja como una etapa feliz en ‘Sol del llano’. Una parte muy importante de Manuela Irene Espitia está en este cortometraje creado a partir de buenos recuerdos. Un cortometraje desde un lado empático que explora las relaciones afectivas y familiares que tenemos en nuestra vidas.

7

Vicky Luengo: “He aprendido, de Laia, que la ambición no es mala”

Previous article

‘El club de la cocina’: las recetas de Carlos Pascal

Next article

You may also like

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.