'El nombre del hijo'
0
6

El nombre del hijo

LO MEJOR
  • La ternura y delicadeza con la que se narra.
  • Una relación entre padre e hijo honesta y dura.
LO PEOR
  • Me falta un poco más de profundidad.

En ‘El nombre del hijo’ vemos a Lucho, un niño trans de 13 años, que no suele compartir mucho tiempo con su padre. Cuando emprende unas vacaciones junto a él y su hermana menor, la nueva cercanía y cotidianidad ponen su relación a prueba. La pone a prueba y la tensa. Vemos una evidente falta de comunicación. Donde el padre intenta conseguir la implicación de su hija pequeña para que exista una comunicación más fluida. Porque es consciente de sus errores, de sus equivocaciones. 

Martina Matzkin nos lleva a esos días de transición para una familia. No para el propio protagonista que ya está cansado de intentar hacerse entender.  Y ver que nada fluye y que todo lo obstaculiza. Así que caminamos en un desequilibrio emocional constante. Donde nadie sabe y todo duele. Vemos al hijo ausente. Perdido en su mundo. Intentando pasar desapercibido porque no quiere ningún tipo de atención especial. Y, por el otro lado, un padre que necesita mostrar que está ahí pero que no tiene ni idea de cómo hacerlo. Cree que siempre falla y el silencio es demasiado recurrente.

En una misma historia confluyen el dolor, la culpabilidad y el perdón. Tres sentimientos complicados de encauzar y de digerir con la profundidad que requieren. Aquí lo vemos en forma de pinceladas. Y lo intuimos en miradas. Participamos en su pequeña transición sin tener muy claro hacia dónde vamos a ir.

‘El nombre del hijo’ es la transición dolorosa de preguntas innecesarias. Porque a veces no es necesario ni preguntar ni recibir respuestas. En ocasiones, deberíamos obligarnos a sentir. Y todo fluiría mucho mejor. Todo tendría mucho más sentido. Porque estamos hablando de sentimientos y no de la razón. Y, quizá, de ahí venga ese rostro apagado del padre.  De esa búsqueda infructuosa de una respuesta que le haga entender.

Crítica de ‘2020’: un documental crudo y necesario

Previous article

‘El pas de Sant Joan’, una aceptación y oda de lo inevitable

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.