Superintelligence
0
4

'Superintelligence'

Lo Mejor
  • Melissa McCarthy
Lo Peor
  • Se pierde tras sus compases iniciales
  • Demasiado predecible
  • No hay suficiente humor, ni suficiente tensión

Esta crítica no contiene spoilers de ‘Superintelligence’.

Melissa McCarthy tiene la capacidad de salvar y sostener largometrajes que de otra forma se habrían estrellado casi antes de despegar. Lo hemos visto en el pasado. Pero no lo vemos en ‘Superintelligence’. La película dirigida por Ben Falcone parte de una idea gamberra que quizá podría haber funcionado. Digo quizá porque no termino de tenerlo claro, y es que creo que yo misma he terminado hundiéndome según he ido avanzando en la trama. Tanto que he perdido también la sensación de originalidad que sí estaba presente en los primeros compases de la cinta. Y ha terminado irritándome, también en ese final predecible y enormemente aburrido.

Entiendo que uno de los objetivos de ‘Superintelligence’ era poner en valor a las personas corrientes. Pero para hacerlo, tira de lo poco corriente, del lujo y de la exclusividad. Y termina desembocando en una película por momentos anodina. La historia comienza cuando una súper inteligencia artificial se pone en contacto con la protagonista, Carol, y decide acompañarla durante unos días, para comprender al ser humano. Y para llegar a la conclusión definitiva: ¿debe aniquilar a la especie humana, esclavizarla o mantener su libertad? Así, comienza a manejar la vida de Carol a su antojo, aterrorizándola y a la vez mimándola. Y desatando una crisis mundial.

El hecho de que esa inteligencia artificial hable con la voz de James Corden podría haber sido un guiño divertido, pero confieso que me resulta demasiado visto. Demasiado explotado. También reconozco que debo ser una de las pocas personas que no termina de conectar con el británico. Pero dejando a un lado mi poca afinidad con él, el recurso no termina de funcionar. Porque ya lo hemos visto de muchas maneras, pero compartiendo esencia. Es casi más interesante un guiño final hacia un conocido cantante que este papel principal de Corden.

Aunque Melissa McCarthy está tan divertida, carismática y brillante como siempre, todo lo demás la sepulta. Y ‘Superintelligence’ termina siendo un despropósito carente de interés, en el que el espectador puede perderse con facilidad. Y no por su complejidad, sino porque resulta demasiado fácil viajar entre sus propios pensamientos.

No es suficiente en nada


Superintelligence
Foto: HBO

‘Superintelligence’ podría haber sido muy divertida. O muy intrigante. Incluso algo romántica. Pero se queda muy lejos de alcanzar todas esas metas. De primeras, parecía que la segunda la tenía medianamente cerca. Si bien la trama nunca llega a ser demasiado enrevesada o compleja, todo apuntaba a que habría sorpresas interesantes y constantes. Y a que la emoción entraría de forma definitiva en la ecuación. Sin embargo, esto también termina diluyéndose más pronto que tarde. Según la protagonista comienza a seguir pasos demasiado esperados, que restan interés a la historia y la sumergen en el inmenso océano de lo predecible. ¿He dicho ya que nunca he sido fan de lo predecible? Quizá ahí radique el por qué de mi nula conexión con esta cinta.

Con quien sí he conectado, y es lo único salvable de ella, es con Melissa McCarthy. Es ella, con su ya conocido humor, la que ha logrado arrancarme alguna pequeña risa. Y la que ha mantenido mi mirada fija en el televisor. Bobby Cannavale también nos entrega aquí una interpretación aceptable. Y juntos forman una extrañamente carismática pareja. Pero la evolución de su historia tampoco consigue sostenerse, ni sostener todo lo demás. Y, como ocurría con el resto, termina perdiéndose en el eco de la voz de James Corden.

Por último, el humor nunca llega a ser suficiente. De hecho, si no es por McCarthy, probablemente habría pasado todo el visionado sin dibujar ni una sonrisa en mi rostro. Simplemente, no está conseguido. Hay bromas, pero la mayoría de ellas hace tiempo que dejaron de hacer gracia. Y no hay grandes puntos. Más bien un constante intento fallido de lograrlos, que deja un sabor de boca demasiado amargo.

¿Merece la pena?

Ahí entran en juego las expectativas y los gustos individuales de cada espectador. Para mí, ‘Superintelligence’ es sosa, anodina, típica e incluso irritante. No tiene nada de lo que promete en un inicio, si es que llega a resultarte prometedor. Y desaprovecha el talento de una Melissa McCarthy a la que una importante parte de su filmografía no hace justicia.

‘Superintelligence’ se estrena este jueves 26 de noviembre en HBO.  

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Crítica: ‘The Flight Attendant’ es lo que quiere ser: original, entretenida e intrigante

Previous article

Pili Pascual presente su nuevo single ‘Solo me importa’

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine