DestacadosEl Personaje (Series)Series

Dani Clayton (‘La maldición de Bly Manor’) es la luz que derrota a la oscuridad

0
Este artículo contiene spoilers de ‘La maldición de Bly Manor’.

La au pair, Dani Clayton, Poppins. Hay mucho de ella en la sonrisa de Victoria Pedretti. Y mucha de la vitalidad, la sensibilidad y la energía positiva de la actriz en el personaje. Tanto que me es imposible pensar en ellas como dos entidades independientes. Lo son, claro. Pero no estoy segura de si funcionarían la una sin la otra. No creo que la inocencia que transmite Dani desde que aparece en pantalla por primera vez hubiera sido tan auténtica con otro rostro y otra voz detrás. Es como si se hubiera creado a esta joven estadounidense expresamente para ser interpretada por Pedretti. Y como si Pedretti hubiera estado destinada en todo momento a encontrarse con Dani.

Esa inocencia de la que hablo es lo primero que conocemos de esta joven. Sabemos que huye de algo aparentemente oscuro y sospechamos que no tiene nada que perder. Pero ese pasado misterioso queda eclipsado por su ingenuidad, por una pureza de la que poco a poco vamos descubriendo más. El camino que ha recorrido Dani hasta llegar a Bly Manor no ha sido cómodo, y en él se ha topado con obstáculos y con vivencias capaces de envenenar cualquier alma. De ahí surgen sus heridas, pero lo que define a este personaje es su capacidad para mantener intacta su luz. Por las noches, en soledad y frente a los espejos, Dani es un pozo sin fondo, un agujero negro del que no sabe cómo deshacerse. Pero cuando las miradas se posan en ella, cuando abandona su intimidad, es una chica risueña, encantadora, generosa, responsable y empática.

Junto a su ingenuidad, que le permite ver siempre lo bueno de las personas, también destaca su generosidad. Desde que entra en Bly, se entrega al cuidado de los pequeños Flora y Miles. Se preocupa por ellos, les protege de los peligros que conoce y de los que intenta descubrir y les regala un cariño que sabe que necesitan. Incluso cuando el miedo llama a su puerta, sigue ejerciendo de coraza para ambos. También cuando sospecha que algo extraño ocurre o cuando los pequeños actúan de manera inexplicable. Dani conoce su cometido y su compromiso para con él es total, hasta el punto de estar dispuesta a arriesgar su vida para garantizar la seguridad de Miles y Flora. Un compromiso sólo comparable con su generosidad sin límites, que demuestra a la hora de ofrecer el amor y el cuidado que ella no siempre encontró.

Su verdadero yo


La maldición de Bly Manor
Foto: EIKE SCHROTER/NETFLIX © 2020

Dani Clayton llega a Bly Manor a la carrera, huyendo de sus propios fantasmas y sin haber llegado a ser ella misma nunca. La gratitud que sentía hacia su familia postiza, por llamarla de alguna manera, le impedía mostrarse tal y como era. Incluso aceptarse. Y la forzaba a adoptar un papel que no era el suyo. El papel de la novia perfecta de un novio al que quería como amigo, pero hacia el que no sentía nada más. El de la nuera ideal, siempre sonriente y siguiendo ese camino que parece marcado desde el nacimiento. Un papel dentro del que se conformó durante un largo tiempo, pero que terminó atrapándola hasta ahogarla. Y que decidió romper cuando estaba a punto de alcanzar la meta de la boda, la casa y el perro.

En la mansión, después de mucho huir, por fin se encuentra a sí misma. En parte gracias a la libertad que acompaña a la distancia. Pero también gracias a la aceptación y a la confianza que encuentra en Jamie, en quien también halla el verdadero amor. Ese que le permite ser ella, amar de verdad y olvidarse de deudas tácitas. Un amor a través del que se conoce y se acepta, mostrándose por fin con su verdadero rostro y permitiéndose explorar los caminos hacia los que siempre se había sentido atraída. Es curioso, porque Bly termina siendo su prisión. Pero es la puerta que la condujo hacia la más absoluta libertad e independencia.

La verdadera Dani Clayton es, efectivamente, ingenua y generosa. Y no es una mujer sumisa que acepta lo que le viene impuesto. Es tan valiente como para mirar su reflejo de frente. Es divertida y juguetona. Además de soñadora, atrevida, resolutiva y trabajadora. Su entrega hacia los demás, hacia aquellos a los que quiere, es total. Y también su honestidad, aunque a veces el miedo a romper la burbuja la paralice medianamente.

Vencedora silenciosa


La maldición de Bly Manor
Foto: EIKE SCHROTER/NETFLIX © 2020

Hay dos lecturas claras de ‘La maldición de Bly Manor’ y del recorrido del personaje de Dani Clayton. La primera nos habla de cómo, finalmente, la maldición termina ganando y apoderándose de su alma. Arrebatándole una importante parte de su vida y, por tanto, de su relación con Jamie. Una lectura pesimista en la que, y lo siento de antemano si es la tuya, se están pasando por alto detalles imprescindibles. Porque aunque haya lágrimas y una sensación agridulce, Dani sale vencedora de su particular batalla.

Efectivamente, su destino termina siendo el temido. Su cuerpo y su alma quedan atrapadas en el lago, en el territorio de la mansión. Y su vida queda paralizada. Pero lo que tenemos ahí no es una derrota, sino un sacrificio para asegurar la victoria. Dani se sacrifica y sacrifica su presente y su futuro para asegurar el futuro de todos aquellos que pisen Bly. Con ella, se acaban las persecuciones, se acaban las muertes y se acaba la maldición, después de siglos de oscuridad y de almas arrebatadas. La generosidad de Dani es tal que se deja ir para asegurar que los demás continuarán allí, felices, avanzando y viviendo aquello que ella ya no podía vivir.

Después de huir de los fantasmas de su pasado y de enfrentarse a los del presente, termina derrotando a quien la ha acechado durante años. Desde dentro, como ocurrió con el Caballo de Troya. Habiendo entregado todo su amor hasta ese momento y guardándose un poquito para mantenerse allí, en el fondo del lago, durmiendo a la bestia y cuidando de los demás como siempre lo había hecho.

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Miki Núñez lanza ‘Viento y vida’ junto a Despistaos, un canto a vivir la vida

Previous article

Las cinco películas de Julia Roberts que te robaron el corazón

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up