DestacadosEn Profundidad (Series)Series

‘El Ministerio del Tiempo’ viaja a… la corte de Fernando VII en 1832

0

He perdido la cuenta de las veces en las que ‘El Ministerio del Tiempo’ ha salvado a un mandatario español histórico. En esta ocasión, en el séptimo episodio de la cuarta temporada de la serie, es el turno de Fernando VII. Una alarma de 1832 indica que el conocido como Rey Felón va a morir antes de lo previsto, poniendo así el peligro la historia de España. Si el rey muere antes de tiempo, es probable que su hija Isabel nunca llegue a ser en Isabel II. Y, a partir de ahí, nuestra historia puede convertirse en un interesante batiburrillo. 

Para evitarlo, Pacino y Alonso viajan hasta su corte para sustituirle. Al colocar un doble del monarca, aunque velarán por la seguridad de este, se aseguran al 100% que Fernando VII no morirá. Para ello, cuentan con un actor en horas bajas, que se ve envuelto en una aventura en la que se juega la vida, pero que… No está tan mal. Al fin y al cabo, le ha tocado el papel de rey. Con todos los lujos y las atenciones que eso implica. Quizá volver a la realidad no es el plan que mejor pinta desde una gran cama y acompañado de una bella dama. 

La patrulla viaja, como suele ocurrir, a una época convulsa. 1832, un año en el que los partidarios del hermano del rey, Carlos María Isidro, trataron de anular la Pragmática Sanción, aprobada poco tiempo antes. Gracias a ella, se permitía a las mujeres reinar, siempre y cuando no tuvieran un hermano varón. Es decir, su aprobación era imprescindible para que Isabel, la hija de Fernando VII, subiera al trono a la muerte de su padre. En una sociedad fuertemente patriarcal, algunos como Carlos María y sus seguidores, conocidos como carlistas, no creían que una mujer estuviera capacitada para el reinado. De ahí que no reconocieran a Isabel como heredera, lo que desembocó en las conocidas como Primera Guerra Carlista

Hablemos del Rey Felón

El Ministerio del Tiempo
Foto: RTVE / David Herranz

Digamos que el principal apodo de Fernando VII no suena muy bien. También era conocido como ‘el Deseado’, pero ese calificativo no se ajusta tanto a la realidad como el de ‘felón’. Para la RAE, felón es aquel que comete felonía. Y felonía no es otra cosa que deslealtad, traición o acción fea. En resumen, que el pueblo y la historia no tenían ni tienen una buena imagen de este monarca. Y no es para menos. Fue conocido por su crueldad y su dureza, con la que aplastó todos y cada uno de los levantamientos liberales que surgieron durante su reinado. Por cierto, un reinado interrumpido y poco común. 

Fernando quiso hacerse con la corona antes de tiempo. Para ello, conspiró contra su padre, Carlos IV, aprovechando el descontento del pueblo, pero fue descubierto y sentenciado culpable. Sin embargo, su padre le absolvió y un año más tarde vio cómo su hijo le arrebataba el trono. Contaba, así, con el apoyo inicial de sus súbditos, de un pueblo que le veía como un monarca comprometido que se había jugado todo por restablecer el orden. 

Napoleón no tardó en arrancarle de su trono y hacerle prisionero, ya fuera de España. Un periodo oscuro que dejó atrás a su regreso, en 1813, cuando recuperó la corona y la posición. Sin embargo, ahí las cosas cambiaron. No necesitó demasiado tiempo para derogar la Constitución de 1812 y restablecer el absolutismo, perdiendo así el apoyo del pueblo llano, que se veía, una vez más, oprimido. 

Así, vivió unos años de reinado complicado y convulso, viendo cómo incluso se producía un triunfo libertad y quedaba derogado de nuevo el absolutismo. Hasta que en 1823, gracias a la ayuda de la Santa Alianza, restableció la monarquía absoluta y dio comienzo la conocida como Década Ominosa. Es aquí cuando conocemos su faceta más cruel e implacable, la que aplastó todo atisbo de levantamiento sin ningún tipo de piedad. También fue en esta época en la que ató todos los cabos sueltos para asegurar su descendencia, es decir, el reinado de Isabel II. Hasta que, finalmente, murió en 1833. 

Mandatarios y dobles

El Ministerio del Tiempo
Foto: RTVE / David Herranz

Aunque en este episodio de ‘El Ministerio del Tiempo’ se lleve al extremo eso de los dobles, no es algo que nos resulte extraño. Siempre ha existido la sospecha de que muchos de los grandes mandatarios cuentan con dobles que, en ocasiones, les sustituyen. O por seguridad o por pereza. O por razones que desconocemos. Pero hay teorías conspiratorias para todos los gustos, también en la actualidad. Ahora, por ejemplo, se teoriza acerca de la posibilidad de que Hillary Clinton esté muy enferma o falleciera hace unos cuatro años y haya sido sustituida por un doble. 

En esta misma temporada de la serie de Pablo y Javier Olivares ya nos hemos topado con dobles de mandatarios. Concretamente, en el primer episodio y con los muchos dobles de Franco. Hay testimonios, más allá de las teorías, que aseguran que el dictador tenía un doble (o más), que le sustituía cuando era necesario. Suena a película de ciencia ficción o a thriller de sábado por la tarde, pero está a la vuelta de la esquina.

Ahora, es la patrulla formada por Pacino y Alonso la que coloca un doble un tanto peculiar en la corte de Fernando VII. Veremos sin son capaces de hacerse con él y si terminan salvando la historia o condenándola.

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Norton estrena su nuevo álbum el próximo 3 de Julio

Previous article

Burrito Panza presenta ‘Sociedades Ficticias’, el adelanto de su nuevo disco

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up