Críticas (Series)Series

El primer capítulo de ‘Cuentos asombrosos’ es más bien normalito

0

Algunos dirán que las primeras historias asombrosas que nos presentó Steven Spielberg a mediados de los ochenta tampoco eran nada del otro mundo; pero, en fin, al menos era contenido original. Si tienes la valentía de tomar un referente para los amantes de la ciencia ficción y hacer un reboot a partir de éste, más vale que sea bueno. Y procura preparar una buena carta de presentación. No lo ha sido en este caso. Tampoco es que sea mala; es que el primer capítulo de ‘Cuentos asombrosos’ es más bien normalito. Nada de lo prometido, vaya.

Sam Taylor (Dylan O’Brien) es un joven millennial que cumple con todos los clichés y que se dedica a reformar casas junto a su hermano. Durante una de sus primeras visitas a una gran mansión situada en el condado de Iowa, se desata una gran tormenta que provoca que Sam, al encontrarse en el momento y en el lugar oportunos (o no), viaje en el tiempo. Hasta 1919, concretamente. Allí conoce a Evelyn (Victoria Pedretti), una joven adelantada a su tiempo que se ve obligada a casarse con un hombre mayor que ella a quien no ama.

Victoria Pedretti y Dylan O’Brien son los protagonistas de este primer episodio de 'Cuentos asombrosos'
Victoria Pedretti y Dylan O’Brien son los protagonistas de este primer episodio

Uno de los problemas de este primer episodio de ‘Cuentos asombrosos’ es lo previsible que resulta. No hay asombro, ni sorpresa, y la base de la que parte la historia es una base en la que nos hemos asentado decenas de veces. Una historia de amor entre tiempos, entre personas destinadas a buscarse y encontrarse de manera intermitente, pero sin que por ello caiga en el olvido sus sentimientos. No es novedoso, y ni siquiera tiene un desarrollo especialmente emocionante en cuanto a imágenes o guion.

Si bien es cierto que Dylan O’Brien y Victoria Pedretti hacen una bonita pareja, y ambos tienen un par de escenas que destilan talento, no son suficientes para salvar una historia típica y poco desarrollada que apuesta por el romance más que por asombrar al espectador. Como si se hubieran esforzado poco al idearla; como si hubieran caído en la cuenta de que estas historias de amor entre tiempos funcionan y hubieran apostado por la seguridad sin intención de ir más allá. Suelen funcionar, estamos de acuerdo, yo me entrego pronto a ellas, pero ésta en particular no tiene chispa ni gracia alguna. Parece un primer borrador más que un proyecto terminado; las cosas se desarrollan de manera acelerada, pero el episodio no tiene el ritmo que necesita.

Y volvemos al principio: como carta de presentación de algo tan esperado, deja mucho que desear. La firman, por cierto, Edward Kitsis y Adam Horowitz, los responsables de ‘Érase una vez’, una ficción que no nos mantuvo en vilo las siete temporadas que duró, pero que sí tuvo sus momentos de brillo. Mi entusiasmo, en cualquier caso, no decae. No se lo permito. Seguiré viendo ‘Cuentos Asombrosos’ hasta que encuentre algo que me asombre o hasta que el asombro me sea dando por la confirmación de una sospecha que tengo desde hace tiempo: cómo nos está costando hacer algo original.

Cuentos asombrosos

5

Lo mejor
  • Dylan O'Brien tiene una escena emocional que dice cosas de este actor
Lo peor
  • Sin chispa, sin emoción, sin asombro; nada que rescatar
Judith Torquemada

Representación pero no mucha

Previous article

‘Pecar nunca fue tan saludable’: las recetas definitivas, por Eva Cristina Fernández Petite

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up