0

‘Spotlight’ ha sido una de las películas más sorprendentes de los últimos años. Sorprendente por la historia que nos cuenta, pero también porque sin hacer prácticamente nada de ruido se acabó llevando un aluvión de nominaciones y el premio más importante de la temporada: el Oscar a Mejor Película. Fue en 2016 cuando el equipo de la cinta levantó la estatuilla y algo más de tres años más tarde se siguen escuchando conversaciones acerca del escándalo descubierto por un equipo de periodistas del Boston Globe o del tan buen retrato que se hace en el film de la labor periodística. 

Aún no se puede afirmar que estemos ante una de esas películas que viven una juventud eterna y siempre están en boca de todos, pero ‘Spotlight’ va por buen camino. La potencia de su historia, real y desconocida para muchos, de las interpretaciones de sus protagonistas y de su mensaje sigue presente en los más cinéfilos, que parecen no cansarse de verla. 

Reconozco que me encuentro entre ellos y que hace tan solo unos días volví a viajar al Boston de ‘Spotlight’. Una vez más, esta ciudad, de las más ‘cinéfilas’ de Estados Unidos, vuelve a convertirse en una protagonista más de una película. Lo curioso es que, en realidad, todo lo que vemos -salvo algunas escenas de la redacción del Boston Globe- no está grabado en la conocida como la Atenas de América, sino en Toronto

Dos ciudades separadas por más de 690 kilómetros que se fusionan en una sola durante las dos horas que dura la película. 

El Boston de ‘Spotlight’

La historia real en la que está basada la película transcurre en Boston, así como en teoría lo hace la cinta. Como ya he mencionado, las únicas escenas que fueron rodadas allí fueron algunas, que no todas, de las que tienen lugar en la redacción del Boston Globe. Aunque ahora la sede del periódico se encuentra en el centro de la ciudad, la sede histórica, que es la que vemos en ‘Spotlight’, se encuentra en Morrissey Boulevard y ahora no es más que un puñado de ruinas. Sin embargo, son muchos los amantes del periodismo, la historia y el cine que aún a día de hoy siguen visitando sus exteriores cuando pisan Boston por primera vez. 

'Spotlight'

Además de esta redacción, gran parte de la acción de la película se desarrolla, en teoría, en Dorchester. Este barrio se menciona en varias ocasiones cuando se habla de las víctimas de abusos sexuales por parte de curas y asumimos que varias de las reuniones que se producen entre estas y los periodistas tienen lugar allí. Se trata de un barrio residencial, que fue creado como ciudad independiente en el siglo XVII por puritanos ingleses y que, a día de hoy, alberga comunidades de diferentes procedencias. 

Dorchester - 'Spotlight'
Dorchester

Es un barrio de dimensiones importantes, pero también muy pintoresco, sobre todo algunas áreas en las que se pueden ver casas típicas de la zona, en madera y de diferentes colores. 

Además de Dorchester, se mencionan la zona sur de Boston y Jamaica Plain, otro barrio tranquilo y con mucha diversidad, en el que además se encuentra la mayoría de la comunidad LGTB de la ciudad. Según vemos en la cinta, estas tres zonas fueron de las más afectadas por estos abusos sexuales acometidos por parte de curas. 

Jamaica Plain - 'Spotlight'
St John’s Episcopal Church en Jamaica Plain

En cierto momento de la película, cuando Sacha Pfeiffer está entrevistándose por primera vez con Joe Crowley, una de las víctimas que ayudaron a destapar el escándalo, éste comenta la enorme cantidad de iglesias que hay en la ciudad. Mires donde mires, te encuentras una. Esta es una realidad con la que te toparás nada más comiences a caminar por sus calles. Aunque tan solo hay un par que han ganado la fama suficiente como para convertirse en puntos de interés turístico, hay zonas en las que prácticamente encuentras una en cada calle. Tal y como se nos muestra en ‘Spotlight’, esta es una ciudad muy marcada por la religión en todos los niveles. 

La cara oculta: Toronto

La sorpresa sigue siendo mayúscula para muchos espectadores cuando descubren que todo lo que han visto en ‘Spotlight’ no es Boston, aunque lo parezca. Toronto es la gran tapada de la ganadora del Oscar, una ciudad en la que pudieron recrear a la perfección los escenarios que necesitaban y que, pese a estar a casi 700 kilómetros de distancia, parece tener más en común con la ciudad puritana, como también se la conoce, de lo que imaginábamos. 

Toronto - 'Spotlight'
Distrito financiero de Toronto

Una de las zonas de exteriores en teoría reconocible que vemos es el distrito financiero. Aunque en todo momento creemos estar viendo el de la estadounidense, en realidad estamos viendo su homónimo torontoniano. Pero este no es el único escenario real de Toronto que vemos en las dos horas de largometraje. El barrio de Islington, uno de los más pintorescos de la ciudad, repleto de murales, fue utilizado para recrear parte las zonas residenciales que aparecen en la película, así como también se hizo con el barrio de Runnymede. De él, además de casas y de la supuesta comisaría, también vemos la iglesia de St. Paul’s

Runnymede - 'Spotlight'
Iglesia de St Paul’s en Runnymede

Además, los cafés en los que se producen las diferentes reuniones con víctimas o con Garabedian  son cafés reales de Toronto, como el Golden Diner Family o el Caffe Brasiliano, situado en el barrio de Little Italy. 

Un recorrido curioso para los que ya han disfrutado de esta obra de arte que es ‘Spotlight’, ya que sentirán que están visitando dos ciudades a la vez.

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Crítica de ‘Quien a hierro mata’: cuando el monstruo está delante del espejo

Previous article

Taylor Swift se reinventa con ‘Lover’

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More in Cine