CineDestacadosEntrevistasEntrevistas (Cine)

Paula Usero: “Fue un regalo absoluto tener este personaje”

0

Hay instantes impredecibles. De esos que, sin saber muy bien el motivo, comprendes que te pueden dar un viaje que nunca jamás se cruzará. Paula Usero supo que, sí o sí, había un lugar para ella en esa historia de Rosa. ‘La boda de Rosa’. Una oportunidad para descubrir una nueva forma de ver y de hacer. Una historia donde encontrarse a tiempo. Dejarse llevar y abrir los brazos para un nuevo aprendizaje. Paula conectó con Lidia, su personaje. Pero lo hizo con trabajo y voluntad. Utilizando la empatía. Naufragando y encontrando, posteriormente, la orilla.

Paula Usero se embarcó en un viaje en solitario para construir a Lidia. Para indagar más sobre ella. Sobre sus emociones. Y las piedras del camino. Como la soledad y las metas no alcanzadas. Porque, a veces, lo único que hay que hacer es volver a casa. Y abrazarte a quien eras. Sin más pretensiones.


Nunca es tarde para conseguir lo que uno quiere.


MEW Magazine (MW): ¿Cómo llega ‘La boda de Rosa’ a tus manos?

Paula Usero (P.U.): tengo una buena amiga mía que había hecho una película con Candela y entonces Candela le dijo que Iciar iba a hacer un casting para ‘La boda de Rosa’ que era su próxima película, en la que ella era la protagonista. Y yo, como ya había trabajado con Iciar, llame a mi repre y le dije “hay que conseguir una prueba como sea”.

Sentía que era un buen momento para afrontar un papel protagonista. Mi repre llamó a María Juárez que la amo y me ama y me dio la prueba. Fui y la hice. Y así llegó.

MW: Cuando estabas haciendo la prueba, ¿sentías que el papel podía ser para ti? ¿Tuviste esa sensación?

P.U.: Sí. Me sentí muy, muy segura. De hecho, es que fui recién duchada, con el pelo mojado, sin maquillar. Como si fuera a ver a unas amigas. Estaba muy segura, me sentía muy bien. La energía fue muy positiva.

MW: ¿Qué sentiste cuando te dijeron que Lidia era para ti?

P.U.: Lloré muchísimo. No me lo podía creer. De hecho, estaba haciendo ‘Amar es para siempre’. En cambio, de ropa para otra secuencia. Y vi que mi repre me llamaba por videollamada. Cogí la llamada y me dijo que habían decidido no seguir adelante con la fase de casting, porque me había dicho que probablemente tendría que hacer una segunda prueba, porque ya habían decidido y que tampoco me querían ver en una segunda prueba…me quedé chafadísima. Y me dijo “es que te han cogido directamente” (Risas).

MW: ¿Cómo fue darle esa bienvenida a Lidia? ¿Cómo fue esa construcción?

P.U.: Lidia vive en Manchester. Y fue lo primero que hice. Ir a Manchester. Me fui cuatro días sola. Porque no lo conocía. Había estado en otras ciudades de Inglaterra, pero nunca allí. Tampoco pensé en decirle a alguien que se viniese conmigo porque creí que era una construcción que tenía que hacer sola.

Me fui y estuve haciendo tours, comiendo sola, escribiendo cómo me sentía allí, como sentía la gente, las calles… Fue muy enriquecedor.

MW: ¿Fue fácil empatizar con Lidia?

P.U.: No, no. Para nada. Es una mujer que, aunque haya pasado esa franja de edad, porque tiene veintiséis años, lo que no he vivido es que tiene dos hijos. Y eso era una cosa muy difícil. He tenido sobrinos políticos a los que he amado profundamente y que ahora ya no lo son y me da mucha pena que no estén presentes en mi vida. Sentía como que proyectaba un poco ese amor.

Luego fue fácil porque Iciar insistió mucho en que debía tener muchos encuentros con los niños. Entonces, tuvimos muchísimos encuentros de muchas horas. Bueno, ya lo ves en la peli, es que cogía a los niños y se dormían. Es que lloraban y yo los cogía y se calmaban.

Los niños han sido una bendición. Sin los niños Lidia no existiría. No de esa manera. Los niños han sido todo.

MW: Y cuando se trabaja desde una parte tan emocional cómo se consigue equilibrar la energía del personaje con la de una misma, durante las semanas de rodaje… ¿Es fácil hacerlo?

P.U.: No, no, no es nada sencillo. Además, estuve dos meses haciendo la peli pero no trabajé los dos meses. Y los días que no trabajaba, tenía que viajar a Madrid para hacer ‘Amar es para siempre’. Fue muy duro la verdad.

Shooting con Paula Usero

Puedes ver el reportaje entero haciendo clic AQUÍ.

Tráiler de ‘Hil kanpaiak’, de Imanol Rayo, con Itziar Ituño, Eneko Sagardoy y Yon González

Previous article

Crítica: ‘La extraordinaria playlist de Zoey’ es un musical tierno que siempre apetece ver

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine