DestacadosLibro PerfectoLiteraturaNo Ficción

‘Tiro de larga distancia’, de Craig Hodges con Rory Fanning: el libro perfecto para abrir los ojos

0

Sigo sorprendida por lo mucho que he aprendido con ‘Tiro de larga distancia’. En parte, porque no esperaba que esta lectura me señalara directamente en algunos momentos. No imaginaba que, en el proceso de conocer la historia de Craig Hodges y la cara B de la NBA, iba a terminar descubriendo en mí prejuicios en los que jamás había caído. Y, también, porque he encontrado en ella algo diferente a lo que pensaba que iba a encontrar. Al fin y al cabo, no esperas que unas memorias terminen convirtiéndose en una especie de viaje por la historia más reciente de la lucha de la comunidad afroamericana.

Con el relato del ex jugador de los Chicago Bulls no sólo he conocido el rostro más oscuro de la NBA o las adversidades a las que se enfrentan miles de niños día a día. También he paseado entre organizaciones, movilizaciones y boicots, logrando construir una imagen mucho más amplia y completa de un movimiento que está más vivo que nunca.

La historia de Craig Hodges es tan potente que puede dar lugar a todo lo anterior, incluso en una persona con la que comparte tan poco como es mi caso. Quizá, especialmente con una persona con la que comparte tan poco y a la que puede mostrarle tanto. Supongo que una de sus principales motivaciones a la hora de llevar su vida al papel fue la necesidad de encontrar la justicia que le fue negada. Pero también imagino, sobre todo tras conocer su camino y tras leer sus palabras, que la otra gran motivación sigue siendo su comunidad, con la que su compromiso siempre será firme. Lo fue en los momentos en los que cualquiera habría bajado la cabeza. Y sigue siéndolo ahora, cuando la historia ha pasado por encima de él, provocando que muchos hayan olvidado sus hazañas sobre el parqué.

‘Tiro de larga distancia’ ha logrado que me fascine su figura, una que ni siquiera conocía para el momento en el que el libro llegó a mis manos. Y lo ha hecho porque el recorrido exhaustivo que hace por su vida, así como una narración cargada de verdad, facilitan que el lector entre de lleno. Que visite lugares que no conoce y se enfrente a obstáculos de los que nunca se había percatado. Ahí está la mayor virtud de estas memorias. Unas memorias que, lógicamente, interesarán a los aficionados al baloncesto, entre los que me incluyo. Pero que también lograrán atrapar, enfadar y despertar a aquellos que no sientan demasiada atracción hacia ese deporte.

Si incomoda, vas por el buen camino


Tiro de larga distancia

Confieso que ‘Tiro de larga distancia’ ya me tenía bien pillada desde el prólogo de Dave Zirin. Desde ese “no quieres ser Craig Hodges”. Cualquiera que lea esas palabras, imaginará que la vida del ex jugador de baloncesto ha debido estar siempre acompañada de polémica, probablemente también de delitos o de sustancias ilegales. Al fin y al cabo, es de lo que todos huimos. Sin embargo, ese “no quieres ser Craig Hodges” se puede traducir como un “no quieres ser incómodo”, “no quieres ser comprometido con la justicia y con tu comunidad” o por “no quieres ser quien debes ser”.

Ese es el pensamiento que instalaron quienes dominaban todo en la NBA durante los 80 y los 90. Hombres blancos y privilegiados que querían contar con los negros en la cancha, pero como meras marionetas, como gladiadores del parqué, con los que hacer dinero. Siempre con la boca cerrada, la sonrisa en el rostro y la cabeza agachada. Un molde en el que alguien comprometido como Craig Hodges no encajaba.

Siempre he pensado que si tus palabras y tus acciones incomodan a quienes legitiman las injusticias, vas por el buen camino. Un pensamiento que, aparentemente, comparto con este ex jugador de baloncesto. En el que he encontrado un hombre con muchos defectos. Pero también con otras tantas virtudes, muchas de ellas directamente relacionadas con su educación y con el entorno en el que creció. Ahí están por ejemplo sus ansias constantes de saber, su curiosidad o su sentido de la justicia y la implicación. Esos que le hicieron destinar una importante parte de su patrimonio a su comunidad, sin esperar nada a cambio. Y esos que terminaron con su carrera de manera prematura e injusta, cuando aún tenía mucho que decir en las canchas.

En ‘Tiro de larga distancia’ he encontrado a un Craig Hodges honesto, sin miedo a mostrarse de manera casi transparente. Digo casi porque, imagino, que algo habrá dejado en el tintero. Probablemente muchos de los pensamientos que le acosaban durante su época más dura, en la que la depresión se apoderó de él e hizo que se cuestionara incluso aquellos que siempre habían sido sus cimientos.

He encontrado un Craig Hodges que en su día fue incapaz de compartir sus sentimientos y de entender los de los demás. Que miraba más hacia la gran panorámica que hacia el retrato oscuro que tenía en su casa. Y que se sabe culpable del infierno de su ex mujer, Carlita. Pero también he visto a un Craig Hodges apasionado por el baloncesto, trabajador y enormemente inteligente y disciplinado. Un hombre comprometido con sus luchas, fuera y dentro de la cancha, y de una generosidad apabullante.

Amantes del baloncesto, lo vais a disfrutar


Tiro de larga distancia
Foto: AP

‘Tiro de larga distancia’ es un relato emocionante, revelador e incómodo, que no va a gustar a todo el mundo. Sobre todo a aquellos a los que expone. Es un relato en el que Craig Hodges habla sin tapujos y señala sin importar la popularidad de la figura a la que mira. Eso me gusta. Pero también me gusta la pasión con la que narra el baloncesto, cada encuentro, cada entrenamiento. Los detalles técnicos y humanos de los vestuarios, que comparte con el lector, haciéndole partícipe de toda la carrera de un profesional. Y colándole en el interior de uno de los equipos más admirados de la historia de la NBA, esos Chicago Bulls que arrasaron. Y que eran mucho más que su líder, Michael Jordan.

Él es uno de los personajes que tienen más peso en estas memorias. Y en torno a él hay polémica, claro. Pero también un enorme respeto y un cariño que traspasa las palabras de Craig y de su escudero en esta tarea, Rory Fanning. Juntos, han formado un maravilloso tándem, en el que existe un equilibrio entre la emoción y los recuerdos del ex jugador y la narrativa cuidada que nos ha llegado.

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Enter Shikari visitará España en septiembre de 2020

Previous article

‘Otra vuelta de tuerca’: tráiler y fecha de estreno confirmada

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up