DestacadosLiteratura

7 novelas románticas perfectas para leer en verano

0

Hemos dedicado el mes de julio de este 2020 a leer novelas románticas que nos trasladaran a un ambiente veraniego. En una especie de club de lectura que hemos iniciado con mucha ilusión, nos hemos lanzado a la búsqueda de esos libros que reunieran dos condiciones: debían contener una historia de amor, y debían estar ambientadas en verano. No importaba lo demás. No importaba el carácter de nuestros protagonistas, su lugar de procedencia, ni tampoco en qué parte del mundo encontráramos ese sabor a verano.

¿Qué entendemos por estética veraniega?, se preguntarán algunos. Muchos relacionan el verano con la infancia, con la juventud, con esa época de casi absoluta libertad en la que dejabas atrás el curso escolar y te dedicabas a disfrutar del sol, del tiempo libre, de las bicicletas y de las noches que parecen interminables, infinitas. En este contexto, se pueden buscar libros dedicados a esos primeros amores que dejaron huella, a las oportunidades que, sientes, solo pasan una vez a la vida. Al descubrimiento, al despertar sexual, a las primeras sensaciones, a las primeras promesas.

Pero el verano es para todos, y por eso podemos encontrar historias que abarcan y se contextualizan en una etapa más adulta. Que pueden hablar de nuevas oportunidades, y también de segundas. De amores olvidados que vuelven, o de esos que parecen marchitos y que pueden encontrar una nueva vida bajo el sol. De todo esto hemos leído este mes de julio.

‘A tres metros sobre el cielo’, de Federico Moccia

Hay amores que llegan a mitad de curso. Y otros un poco antes del inicio. Un encuentro inesperado. Una sonrisa correspondida. Pero, siempre, con esa caricia del verano a nuestra espalda. Como ese último rayo de sol que roza nuestra mirada en el silencio del atardecer. Así entramos dentro de la historia de Hache y Babi. Dos adolescentes rotos, cada uno a su manera, que cruzan sus destinos. En un momento equivocado. En la parte de esa historia que aun no estaba preparada. Y juntan sus miradas para caer en un círculo de miedos y errores incapaces de superar. Él, porque no se cree con derecho a pedir nada más. Ella, porque ha tenido más de lo que a ciertas edades podemos digerir. Dos necesidades contrapuestas que solo pueden provocar un choque frontal.

Caminamos junto a ellos en una historia de amor que, desde el inicio, sabes que acabará como tiene que hacerlo. Pero disfrutas del viaje. Haces el esfuerzo por ponerte en la piel de Hache. Entender qué le ocurrió. De dónde viene su violencia y quiénes pueden ser los corresponsables. Lo acompañas en el recorrido hacia su sanación. Y, por otro lado, intentas comprender a Babi. Su edad. Sus ganas de vivir la vida, disfrutar de los placeres y de algunos pecados. Apoyas su apuesta y su cabezonería. Esa tozudez por defender lo que, en muchos momentos, es indefendible. Pero toda esta vorágine se mueve alrededor del amor y de esos rayos cegadores del verano.

A tres metros sobre el cielo‘ es una historia que nos muestra lo veloz que es el amor. Y la delgada línea que lo separa de lo bueno. De lo atentos que debemos estar para discernir entre lo que nos conviene y lo que no. Porque en una décima de segundo podemos autodestruirnos.


A tres metros sobre el cielo

‘Bajo la misma estrella’, de John Green

‘Bajo la misma estrella’ cuenta la historia de amor de Hazel Grace y Augustus Waters. Sería una historia de amor adolescente bastante común sino fuera porque ambos están enfermos de cáncer. En medio del proceso de esta enfermedad, los dos intentan vivir como dos jóvenes normales y no dejar que esta les prive de los placeres de la vida. Aunque es un libro sobre el cáncer no se busca que sea un drama lacrimógeno. En realidad, está plagado del humor negro e irónico característico de ambos personajes.  Es un libro repleto de metáforas y con un toque algo pretencioso (algo que sus personajes).

‘Bajo la misma estrella’ es del famoso autor juvenil John Green y está publicado por Nube de Tinta. Llegó a las librerías en 2012 y su película se estrenó en 2014. Este libro es perfecto para leerlo en verano porque es muy ágil, muy rápido. Te lo puedes leer del tirón porque no hay partes que sean más pesadas. El humor y el sarcasmo se mantienen hasta el final del libro. Aunque también es un libro que te hará llorar. Podría decirse que ‘Bajo la misma estrella’ es una montaña de emociones que sube y baja a cada página. Además, los personajes viajan a Ámsterdam así que, si por culpa de este confinamiento no has podido desplazarte este verano o incluso si, por casualidad, se ha fastidiado tu viaje a Holanda, siempre puedes viajar a través de las páginas de este libro.

Bajo la misma estrella’ es el libro para aquellos que quieren leer una historia de amor, pero sin caer en los clichés de siempre y en las palabras empalagosas. Si buscas un romance fresco, ácido y real, con contratiempos este es tu libro. Y si lo leíste en tu adolescencia siempre es buena idea releerlo para ver cómo han cambiado tus impresiones sobre este libro.


Bajo la misma estrella - John Green

‘El diario de Noah’, de Nicholas Sparks

Hay historias que solo se pueden leer en verano. Por su magia, por esa historia de fondo, por donde suceden y cómo suceden. Son amores que solo pueden nacer en esta época del año. Porque el amor de verano siempre perdura en el recuerdo. E incluso más allá. Tan especial y único. El que te invade de una forma más bestial, más profunda.

Así es ‘El diario de Noah’. Un amor de verano inolvidable. Eterno. De esos que sobreviven a la memoria. Y a lo absurda que es la vida a veces. Injusta y todopoderosa. Fascinados con dos personalidades tan fuertes como imprevisibles. Allie y Noah. Dos personas que no buscaban nada y lo encontraron todo. Porque el tiempo siempre es el dueño de nuestro viaje. Queramos o no queramos admitirlo. El mismo que irremediablemente, cuando menos lo esperas, te toca el corazón. Arrasa con él. Lo eleva y lo pisotea.

Con Allie y con Noah vivirás una historia para reír y para llorar. Para enamorarte ciegamente y para gritar el sin sentido al que a veces nos somete el destino. Para darte cuenta que todo es posible. Hasta aquello que, en momentos, puede resultarnos inalcanzable. Te darán esperanza. Eso que está tan poco de moda ahora mismo. Y hasta un abrazo en el alma. Te llevarán hasta su mundo, donde caminarás entre las desigualdades sociales, los prejuicios a destiempo y la locura que la adolescencia provoca en nuestros cuerpos.

Entenderás que las cosas llegan cuando tienen que llegar. Y que desaparecen porque existe un motivo. Pero que si es para ti, volverá. Sea cuando sea. Toque cuando toque. El tiempo conoce de nuestros miedos e inseguridades. De nuestras necesidades. Aquello que sabremos superar y aquello que seremos incapaces de soportar. Y en mitad de todo ello, el equilibrio. El alma gemela. Quien siempre te esperará. Aunque solo haya una canción capaz de llevarte de vuelta. Una melodía. Un baile inesperado.


El cuaderno de Noah

‘La última canción’, de Nicholas Sparks

‘La última canción’ narra la historia de Ronnie. Ella es una adolescente de 17 años que es obligada a pasar el verano con su hermano pequeño en casa de su padre en Carolina del Norte. A pesar de que sus padres llevan tres años separados, ella todavía no lo ha superado. Pero este no será un verano normal, será uno que cambiará la vida de Ronnie por completo y para siempre. Un viaje emocional a través del cual descubrirá la importancia de la amistad y de los distintos tipos de amor: familiar, de pareja, por la música y por todas tus pasiones. 

Una novela que mantiene la esencia romántica y emotiva tan presente en la escritura habitual de Nicholas Sparks. ‘La última canción’ es un libro lleno de sentimientos a flor de piel que te emocionan. Un libro que trata temas actuales e importantes con los que cualquiera puede sentirse identificados. Una lectura que va mucho más allá de un simple romance veraniego pero que te marcará. Escrito de manera sencilla con personajes naturales y muy cercanos.

Nicholas Sparks te sumergirá por completo en la historia de esta joven cuyas vivencias cambiarán totalmente su forma de ver la vida y apreciar las diferentes cosas. Una manera sutil de darnos cuenta de la importancia de todo lo que nos rodea y saber valorar todo lo que tenemos, especialmente las pequeñas cosas. Porque nunca sabemos cuándo puede cambiar algo y cuándo puede terminar. Una historia conmovedora y desgarradora que te mantendrá atento hasta el final. 

La última canción’ tiene todos los ingredientes necesarios para ser la novela veraniega perfecta. Una historia escrita muy bien para disfrutarla con calma durante las tardes de verano. Para ir conociendo poco a poco a los personajes e interesarte cada vez más por la vida de nuestra querida protagonista.


La última canción - Nicholas Sparks

‘Llámame por tu nombre’, de André Aciman

La historia de Elio y Oliver ha llegado a muchos con los rostros de Timothée Chalamet y Armie Hammer. Pero la sensibilidad y la belleza que vemos en la película de Luca Guadagnino es sólo una pequeña parte de la que nos transmite la novela de André Aciman. El autor escribe aquí sobre un amor de verano que no sólo atrapa a los dos protagonistas, sino que es el camino de autodescubrimiento que necesitaba encontrar el propio Elio. En un pequeño pueblo italiano, entre árboles frutales y edificios de otros tiempo, descubrimos el amor de su mano, pero también la sexualidad y la identidad. 

‘Llámame por tu nombre’ es una novela fresca, emocionante y emocional. De esas que gusta leer en cualquier momento, incluidas las noches en vela en las que las sábanas se pegan como una segunda piel. De hecho, no creo que haya una mejor época para aterrizar en esta historia de amor y descubrimiento que el verano. Supongo que porque tiene lugar en esa estación, en la que los sentimientos son más fuertes y más cálidos que en el oscuro invierno. Una estación en la que apetece enamorarse, como se enamoran Elio y Oliver, y como me enamoré yo de ellos desde el primer contacto. 

André Aciman consigue que no sólo quedemos flechados por los dos protagonistas, sino también por los padres de Oliver, por el entorno bucólico en el que se desarrolla la acción y por el propio sentimiento del amor. Leer ‘Llámame por tu nombre’ es como enamorarse por primera vez, con mariposas en el estómago incluidas. Y también con esas lágrimas amargas que generalmente acompañan a los sentimientos más potentes. 


Llámame por tu nombre - André Aciman

‘Mi isla’, de Elisabet Benavent

‘Mi isla’ cuenta la historia de Maggie. La vida de Maggie era un caos y ahora, desde que regenta el hotelito de sus sueños en una maravillosa isla, todo parece estar un poco más en orden. Se fue a la isla donde está actualmente su vida escapando de todo y renunciando a algo que nunca pensó renunciar: el amor. Todo esto era un plan casi sin fisuras hasta que a su vida llega Alejandro y ella comienza a pensar que a lo mejor podría lanzarse una última vez a la piscina. 

Es un libro ideal para soñar. Muchas veces nos empeñamos en pensar en historias de amor que comienzan y acaban en verano sin darnos cuenta de que algo tan bonito puede empezar en la época estival y puede tener una continuidad y un futuro. Además, no hay nada más veraniego que un hotel en una isla y el olor del mar cerca. Atrae todos y cada uno de los recuerdos de verano.

Ahora más que nunca parece que necesitamos esperanza y no hay nada mejor para ello que ponerte con cualquiera de los libros de Elisabet Benavent. Te hacen soñar con que en algún momento algo bueno llegará a tu vida y se convertirá en un verano interminable. 

Mi isla’ es el libro perfecto para vivir ese amor de verano, y no hay mejor manera de hacerlo que de la mano de Maggie y Alejandro. Contágiate de su magia y déjate llevar.


Mi isla - Elisabet Benavent

‘Sin remordimientos’, de Françoise Bourdin

Con una narración clásica en tercera persona, que alterna con ciertos momentos de flashbacks muy bien destacados, Françoise Bourdin nos traslada a la región de los castillos del Loira para contarnos una historia de segundas oportunidades.

Los protagonistas de ‘Sin remordimientos’ son Richard e Isabelle, que en sus tiempos de juventud vivieron un romance de esos que dejan huella. Tuvieron en el otro al primer amor; ese primer amor con el que terminas comparando a todos los demás, que no te hacen sentir igual, que no te hacen pensar lo mismo, que no te hacen imaginar la vida plena que un día rozaste con la punta de los dedos. Ese primer amor no pudo ser por un trágico acontecimiento por el que, además, arrastran culpa, remordimientos, temores, dudas. No pudo ser, pero no se han olvidado. Y cuando se reencuentran, años después, es fácil revivir las primeras miradas, que ahora son miradas adultas, y los primeros momentos de pasión. 

Lo más interesante de ‘Sin remordimientos‘, creo, es la exploración de las emociones humanas. Y también que hay aquí un verdadero conflicto entre ambos protagonistas, por lo que ellos mismos arrastran y por las relaciones que han formado o mantenido en esos años en la distancia. Hay aquí una historia que da para muchas historias, porque hay infinitas maneras y posibilidades de abordarla. He echado en falta, eso sí, la estética del verano que venía buscando, porque el valle del Loira está presente, pero más con una función histórica que con una de ambientación. En cualquier caso, ‘Sin remordimientos’ es una buena historia para leer a la sombra de un árbol en pleno verano.


Sin remordimientos - Françoise Bourdin

‘Bajo la misma estrella’: libro vs película

Previous article

Concierto: Marta Soto en Ayutthaya Festival

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up