MiércolesRecomendación Del Día

‘Animales nocturnos’: el poder de la ficción

0

Partiendo de la novela escrita por Austin Wright, Tom Ford desarrolló la que es, de momento, su última película. ‘Animales nocturnos‘, escrita y dirigida por el cineasta, está protagonizada por Amy Adams, Jake Gyllenhaal, Michael Shannon y Aaron Taylor-Johnson, entre otros. Este miércoles 2 de diciembre se cumplen cuatro años de su estreno en nuestro país, y este es mi pequeño homenaje. Mi homenaje simplista, porque escriba lo que escriba… Y no puede ser mucho porque de esta película solo se puede hablar una vez que todos en la sala la hayamos visto… Escriba lo que escriba, retomo, no va a estar a la altura de lo mucho que me ha obsesionado esta historia desde que di con ella.

Mi memoria cinéfila es bastante superior a mi memoria general, pero aun así la considero por debajo de la media. No es buena. Olvido detalles pequeños y también días enteros, nombres y rostros, cosas en los hoteles cada vez que viajo. Olvido tramas de películas, a veces. Tiene su parte buena, porque redescubrir películas es fantástico, pero también tiene su parte negativa. Y me pasa mucho. Con todo, os puedo asegurar que he recordado durante cuatro años el “you kill people” de Jake Gyllenhaal con tal precisión que, estoy convencida, podría reproducir la forma de sus cejas en esa escena.


Jake Gyllenhaal en 'Animales nocturnos'

¿De qué va ‘Animales nocturnos’?

Susan (Amy Adams) es una mujer dedicada al mundo del arte que vive con su marido, Hutton (Armie Hammer), en una sofisticada mansión de Los Ángeles. Se mueve en círculos sofisticados, lleva una vida llena de lujos, tiene un trabajo estable y una familia aparentemente perfecta. Pero es infeliz. Aunque poco a poco vamos descubriendo los aspectos concretos de su vida que contribuyen a esta infelicidad, lo sabemos por sus ojos tristes (qué bonito detalle este) desde el principio, sin necesidad de explicaciones y justificaciones. Un día como otro cualquiera, dentro de esta rutinaria, aburrida y triste vida, recibe un paquete firmado por su ex marido, Edward Sheffield (Jake Gyllenhaal). Le envía su novela. Su primera novela.

Edward siempre quiso ser escritor, como Susan siempre quiso ser artista, y cuando se casaron, poco después de terminar la universidad, se propusieron esto mismo. Ni Susan se sentía suficientemente creativa para ello, ni tampoco veía en Edward el talento necesario para ser escritor. Ni la ambición ni la fortaleza que quería en el hombre con el que compartir su vida. Así que su matrimonio no duró más que un par de años: eran incompatibles, dijo Susan. Edward trató de luchar, pero fue en vano. Se divorciaron. Han vivido sin saber el uno del otro casi veinte años.

Así que cuando Susan recibe esa novela, en su triste, aburrida y rutinaria vida, con su segundo marido en la otra punta de Estados Unidos y una hija con la que apenas habla, está encantada de dar una oportunidad a las palabras del ex-marido que, siente, abandonó. Destrozó. Susan, que no duerme por las noches, que apenas puede concentrarse durante el día, devora las páginas de ese manuscrito dedicado a ella. Y se encuentra con una novela violenta, cruda y desgarradora, todo lo contrario a lo que recuerda de Edward y los años que compartió con él.


Amy Adams en 'Animales nocturnos'

¿Por qué la recomiendo?

Con respecto a su fondo, como ya he dicho, no puedo hablar demasiado, porque la idea es que todo aquel que no la ha visto lo haga y extraiga sus propias conclusiones, sin expectativas ya formadas. Así que me limitaré a decir, con respecto al discurso, que ‘Animales nocturnos’ es tan buena porque es la demostración perfecta del poder de la ficción. De cómo el ser humano, incluso en sus peores momentos, a veces sobre todo en sus peores momentos, es capaz de tomar aquello que tiene dentro, concederle una nueva vida y liberarse así un poco. Liberar a los demás. Liberar.

Con respecto a sus formas, ‘Animales nocturnos’ es una película excepcional. Se narran dos historias, una ficticia y una real, cada una formada por diferentes escenarios y tiempos narrativos que se entrelazan en esa narración, a veces mezclándose, difuminando los límites entre una realidad y otra. Nunca los confundes, salvo cuando Tom Ford quiere que lo hagas. Porque en eso consiste un poco ‘Animales nocturnos’: es confusa desde la misma intención de su creador de hacer que el espectador se deje llevar por la posibilidad de dudar de lo que está viendo.

‘Animales nocturnos’ es soledad, desamor, culpabilidad, y venganza, lucha por uno mismo, descenso a los infiernos y ojos tristes. Todo lo que hay en ese “you kill people” pronunciado por un buen hombre que ha vivido todo lo anterior, en sus dos vidas, es todo lo que es esta película.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Rescatando ‘Outlander’ – 1×07: la boda

Previous article

Reseña de ‘El apicultor de Alepo’, de Christy Lefteri

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up