Foto por Elssie Ansareo

¿Alguna vez te has preguntado cómo se crearon las bandas sonoras de tus películas favoritas? Está claro que sin la música las películas no serían lo mismo y en muchos casos carecerían prácticamente de sentido. Escenas que se hacen más grandes gracias a la música que escuchamos de fondo o casi como un personaje más. Bandas sonoras que se convierten en las protagonistas de las películas y con el tiempo es lo que más recordaos de ellas.

En una película como ‘El Hoyo’ la banda sonora es uno de los elementos más importantes, porque sin ella nada sería lo mismo. En ‘El Hoyo’ la clave está en la sobriedad de la atmósfera que se crea, para que el espectador pueda sentirse parte de ello. Y esta atmósfera consigue crearse gracias al sonido y a la música envolvente que te atrapa. Si la banda sonora de ‘El Hoyo’ es tan buena y funciona tan bien es gracias a una mujer: Aránzazu Calleja, que ha conseguido crear el ambiente sonoro que esta película necesitaba.

Su interés por crear la música para las películas es algo que surgió de manera bastante orgánica y natural. Aránzazu Calleja estudió música en el Conservatorio: violín y todas las complementarias y después Bellas Artes en la Universidad del País Vasco. “Siempre he sido muy cinéfila y estudié la especialidad de audiovisuales. En la carrera conocí a Borja Cobeaga, Nacho Vigalondo y Haritz Zubillaga, personas que ahora están haciendo cine”. De esta forma Aránzazu comenzó en el mundo del cine colaborando en los primeros cortos del director Borja Cobeaga, así poco a poco fue aprendiendo según iba trabajando en ello. “A mucha gente nos encanta el cine y la música, pero lo difícil es cómo se hace para entrar en esta industria. A mí se me ofreció de manera natural”.

Si escribir un guion no siempre es fácil imagínate cómo es el proceso de creación de una banda sonora cuando todavía no has visto nada. Crear la música para una película es algo que depende mucho de cada proyecto ya que influyen una serie de factores como saber si hay o no fecha prevista de estreno. “Si ya hay un interés por parte de la distribuidora tienes un deadline cerrado porque ya está toda la agenda. Para la música hay X tiempo que será el mismo que tenga el equipo que haga toda la parte del diseño sonoro ya que trabajamos a la par para luego juntarlo todo”. “En ‘El Hoyo’, como inicialmente era una película que no tenía demasiados recursos ni una fecha cerradade estreno, pudimos dedicarle más tiempo. Esta peli ha estado muy mimada, aunque fuimos unos kamikazes ya que ni si quiera teníamos la certeza de saber si se iba a estrenar o no. Galder Gaztelu-Urrutia, el director, ha confiado desde el minuto 1 en su película y hemos trabajado con mucho tiempo”.

Cuando hay trabajo, esfuerzo y dedicación detrás de un proyecto se nota en el trabajo final. Y eso es lo que ocurre con ‘El Hoyo’, que ha quedado perfectamente reflejado el buen trabajo que ha habido. “Es muy satisfactorio ver que la gente en general lo está percibiendo” nos explicaba Aránzazu respecto a esta película que es tan de atmósfera. “El guion es muy bueno y está muy bien construido pero tienes que crear la atmósfera adecuada para que te creas la historia. Es increíble que tanta gente se percate de todo este trabajo detrás de sonido y música”. Aránzazu Calleja nos explicaba que ha sido duro trabajar en ‘El Hoyo’ porque es una película dura y ha habido momentos en los que no podía ver más determinadas escenas mientras pensaba qué música poner. “Con una metáfora tan clara de cómo funciona la sociedad actual no queríamos hacer algo muy sobrio y solemne que pareciera que queríamos decirle a los espectadores que teníamos la verdad absoluta, no queríamos adoctrinar de ninguna forma. Pero Galder lo tenía todo muy claro”.

A pesar de las referencias que Aránzazu pueda tener, la banda sonora es completamente original, tanto que fue ella misma la que usó el violín para crear ruidos más orgánicos e intentar emular los sonidos que podían surgir de la plataforma ya que hay muchos utensilios de cocina como platos, cazuelas y tenedores. Además del violín también podemos escuchar una zanfona, que es un instrumento medieval muy peculiar y que también tocó ella para la película. En el caso de la banda sonora de ‘El Hoyo’, Aránzazu nos cuenta que está de alguna forma dividida en cuatro bloques musicales que hizo con Galder. “Había uno que tenía que ver con comer que lo llamamos juego de niños porque lo entendimos como una gymkana ya que la plataforma va de comer y sobrevivir. Par no enseñar todas las cartas al principio intentamos generar este misterio haciendo que la música tuviera un toque de comedia grotesca, potenciando mucho los sonidos cuando comen para que todo pareciera un circo macabro”. Lo siguiente, explica Aránzazu, fue crear la parte de los ambientes tóxicos con el violín y la zanfona. “El tercer bloque Galder lo llamó algo así como poesía hacia la muerte y fue con una voz humana. Una soprano vino a mi casa a cantar unas líneas muy sencillas para generar un ambiente más poético”. Finalmente, el cuarto bloque tiene que ver con ese final en forma de revolución en el que los protagonistas deciden que quieren cambiar el sistema. “Con este guion que nos marcamos de temáticas fuimos distribuyendo y marcando el material que íbamos teniendo para estructurarlo todo así”.

Está claro que cada película es un mundo y cada banda sonora requiere un trabajo diferente, pero Aránzazu nos explica que a ella generalmente suelen llamarla antes del rodaje de una película cuando toda la preproducción está más o menos atada. “Me pasan el guion para que lo lea y tenga tiempo durante el proceso de rodaje. Así puedo empezar a hacer mis maquetas y cundo llega la primera versión de montaje ya tengo algunas ideas”.

La industria cinematográfica está viviendo un momento difícil en el que todos los rodajes y producciones han tenido que parar por causas totalmente externas a ellos. Sin embargo, Aránzazu tiene un proyecto en mente que si todo va bien podrá empezar de cara a final de año y otro que, por desgracia, ha tenido que parar debido a la cancelación del rodaje. Pero no todo iba a ser malo ya que antes de empezar la cuarentena pudo entregar un documental en el que había estado trabajando y ahora está trabajando para ella. “Siempre trabajas para otra gente y las personas que somos creativas nunca tenemos ese ratito para hacer cosas de manera libre, así que estoy intentando sacarle provecho a este momento tan raro que estamos viviendo”. Además, gracias al inesperado éxito de ‘El Hoyo’ está viendo cómo mucha gente se está interesando por ella y por su gran trabajo.

Por último, Aránzazu Calleja nos hace reflexionar sobre la importancia del cine y de la televisión en estos duros momentos que estamos viviendo. “Lo que más hacemos estos días (yo incluida) es consumir películas. Esto nos lleva a pensar que es una industria que está muy viva. Pero claro, ¿qué va a pasar con las salas de cine? No sabemos en qué se va a quedar esto. Las plataformas y el streaming están ahora en auge pero hasta que no se reanude la vida normal y los presupuestos se activen de nuevo es difícil saber qué va a pasar”.

Leia Organa: mucho más que una simple princesa

Previous article

Jorge y Pepe Coira: “Fue una auténtica gozada trabajar con Candela Peña y Darío Grandinetti en ‘Hierro’ “

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine