Críticas (Series)DestacadosSeries

Capítulo 33 de ‘Estoy Vivo’: más comedia, más emoción y más tensión

0

Empezamos la temporada de ‘Estoy Vivo’ con una gran ventaja frente a Márquez y Iago, conociendo las nuevas identidades de Laura, Susana y Bea y yendo un paso por delante de ellos. Pero ahora, poco a poco, los secretos se van descubriendo y los reencuentros comienzan a llegar. El primero de todos fue el de Laura y Márquez, que finalmente y después de mucho dolor se dejaron llevar por la pasión y por todo lo que sienten el uno por el otro, regalándonos uno de los momentos más esperados de la serie. 

Pero conforme se van produciendo esos descubrimientos y las vidas personales de Márquez y Iago se van encaminando -muy poco a poco-, la trama parece enredarse más y más. Enemigos que en realidad son aliados, extraterrestres que ocupan cuerpos de amigos y que llegan a la Tierra en forma de luces extrañas y peligros que no dejan de amenazar esos avances personales que están haciendo los protagonistas. 

Este es el panorama que nos hemos encontrado en el capítulo 33 de ‘Estoy Vivo’, en el que hemos tenido mucha más comedia, pero también mucha más emoción y, por encima de todo, mucha más tensión. Un episodio que puede haberlo encarrilado todo, pero que también puede haber dinamitado absolutamente todo lo que se ha construido hasta el momento. El principio de todo o el comienzo del fin, según se quiera mirar y, sobre todo, según actúe el nuevo Equipo A del que depende la seguridad de todo el planeta. 

¡Ten cuidado! A partir de aquí, los spoilers comienzan a correr libremente por el artículo. 

'Estoy Vivo'

Más comedia

Precisamente la introducción de este nuevo Equipo A, formado por Márquez, Iago, Carlota y Sebas, ha sido lo que ha aportado ese extra de comedia en el episodio. La unión de cuatro personajes que, aparentemente, no tienen nada que ver y que no dejan de criticarse, atacarse y enzarzarse en discusiones absurdas sirve de vía de escape para toda la tensión que el espectador va acumulando según avanza el capítulo. 

Por estridente que sea esta unión, los cuatro juntos funcionan muy bien. Provocan esas risas que en algunos puntos de esta tercera temporada de ‘Estoy Vivo’ hemos echado en falta, por la complejidad y la dureza de la trama. Y, además, nos devuelven en parte la esencia de la primera entrega, en la que veíamos a un Iago bastante perdido y a un Márquez desesperado, sin lograr encajar con él. ¿No es lo mismo que está ocurriendo ahora con Carlota y Sebas? Un paralelismo que gusta, que divierte y que es, repito, una ventana por la que la serie puede respirar. 

'Estoy Vivo'

Más emoción

Es evidente que esta tercera temporada de la serie está jugando mucho con la emoción. La muerte de Laura, Susana y Beatriz en los primeros compases del primer capítulo es un claro ejemplo de ello. Desde entonces, el dolor de los personajes y la esperanza de estos mismos se ha ido entrelazando con los propios sentimientos de los espectadores, que han entrado de lleno en una trama de relaciones bien construida y compleja como pocas. 

Después de que Laura y Márquez se reencontraran y se dejaran llevar, en este nuevo episodio ha llegado lo que todos verdaderamente esperábamos desde el comienzo de la serie. Ahora que Laura conoce la Pasarela y sabe que la vida no termina cuando todos creemos y que nada es lo que parece, puede descubrir la verdadera identidad de Márquez. Ahora que ha abierto los ojos o que, mejor dicho, se los han abierto, ha llegado el momento de que Márquez le revele la verdad. Y así ha ocurrido. 

Tras 32 capítulos fingiendo ser quien no es, tratando de volver a enamorar a Laura y luchando contra su necesidad de contar la verdad, Márquez ha podido quitarse esa ‘careta’ y se ha presentado ante ella como quien verdaderamente es: Andrés. Ahora sí, un reencuentro verdadero cargado de emoción, de lágrimas y de una sensación de victoria y de esperanza que traspasa la pantalla. 

'Estoy Vivo'

Más tensión

Pero en ‘Estoy Vivo’, la felicidad dura poco. Mientras se producen momentos mágicos como ese auténtico reencuentro entre Laura y Andrés, la araña sigue tejiendo su red. La luciérnaga ha tomado control total de David, Iago ha comenzado a desarrollar unos extraños síntomas tras caer en la piscina de éste y un narcotraficante al que no conocíamos ha entrado en la escena. Este último parece haber reconocido a Verónica, espetándole que debía estar muerta y abriendo la puerta a una serie de sospechas que lo pueden complicar todo. 

De hecho, en los últimos compases del episodio vemos cómo Verónica -o Laura- es secuestrada, imaginamos que por la banda de este narcotraficante. Una nueva subtramas abierta que hará que el Equipo A tenga que dividirse y atender a varios frentes (¡como si no tuvieran suficiente con uno!). Cuando todo parecía que se encarrilaba, cuando el nudo se estaba deshaciendo, un nuevo revés. Lo que ya parece la constante en la vida de estos personajes y en ‘Estoy Vivo’. 

'Estoy Vivo'

9

Lo Mejor
  • El más cómico de la temporada
  • Esperado reencuentro Laura-Andrés
  • Equipo A
Lo Peor
  • Más sufrimiento
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

¿Por qué el tráiler de ‘The Witcher’ es todo lo que necesitábamos?

Previous article

Lo que no se ve detrás de la locura de ‘Ventajas de viajar en tren’

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up