Críticas (Series)DestacadosSeries

Capítulo 37 de ‘Estoy Vivo’: luces, cámaras y… ¡acción!

0

Cuidado, este artículo puede contener spoilers. 

A veces la calma llega después de la tormenta y es una buena señal, la prueba de que lo peor ha pasado, de que el infierno ha terminado. Es lo que ocurre, por ejemplo, después del paso de un huracán. Toca enfrentarse a las consecuencias del mismo, pero sabiendo que has salvado la vida. Sin embargo, la experiencia seriéfila también me dice que hay otras ocasiones en las que la calma es un mal presagio, la antesala del estallido que ha estado fraguándose capítulo a capítulo. Y, por mucho que intente negármelo a mí misma, creo que eso es exactamente lo que está ocurriendo en ‘Estoy Vivo’

La tercera temporada de la serie de Televisión Española continúa confirmándose como la más atrevida y casi la más ambiciosa. Los misterios no dejan de dar paso a enigmas más grandes y que ni siquiera nos habíamos planteado. Como espectadores, hemos llegado a un punto en el que casi no distinguimos lo real de lo ficticio, lo posible de lo imposible. Ni siquiera somos capaces de señalar con el dedo al verdadero enemigo, que parece cambiar de bando por momentos. Más que nunca, puede pasar de todo. Incluso lo peor

Después de ver el episodio 37, no puedo evitar decantarme por esto último. La verdad está empezando a salir a la superficie, el secreto de Andrés y compañía cada vez es compartido por más personas y el gran nudo se está deshaciendo poco a poco. La familia se está reuniendo, con pequeños avances, pero lo está haciendo. La felicidad, con obstáculos como la detención de Laura o la situación de Susana, parece estar mucho más cerca de lo que estaba en la temporada pasada. Y aunque todo podría terminar bien, quizá sería un final demasiado de cuento, casi imposible de encajar en una serie como ‘Estoy Vivo’. 

Todo preparado para el acto final

Independientemente del cierre que se dé a esta tercera temporada, con un capítulo como este último, queda claro que ya se está preparando el final, se está situando al espectador para que afronte la recta final de la entrega. No es un episodio de transición, ni mucho menos, pero en parte sí aúna ese sentimiento. Pese a que en él pasan muchas cosas, algunas de ellas muy esperadas, en todo momento tenemos la sensación de que se nos está dando un respiro antes de la batalla final y de lo que esta puede conllevar. 

Con elegancia y gusto, los guionistas han colocado ya a todos los personajes en ese lugar o ese camino que buscaban individualmente al comienzo de la temporada. Nadie está perdido entre identidades, nadie está enfrentado. La familia, que incluye a los amigos, unida luchando para solucionar la gran trama. Por momentos, se nos antojaba imposible encontrarnos en este punto. En los primeros compases de la temporada se abrieron tantas tramas y subtramas que veíamos improbable que se resolvieran de manera satisfactoria. Pero ‘Estoy Vivo’ no defrauda, y en esta ocasión todo se ha reconducido de forma inteligente y coherente, dejando los últimos episodios para el problema principal: aliens, la Pasarela invadida y el embarazo de Susana. 

Ese será el acto final. Nuestro particular Equipo A tendrá que corregir la situación de la Pasarela, descubrirnos el verdadero objetivo de las luciérnagas y devolverlas al lugar al que pertenecen y, sobre todo, salvar a Susana y lograr que su hija nazca sana y protegida. Todo ello con Asuntos Internos -y perdidos- detrás. Sí, estamos ante su misión más complicada y el tono nostálgico que está bañando estos últimos capítulos me invita a pensar que va a terminar con alguna que otra desgracia. 

Sin perder el sello

Con una trama principal tan ambiciosa, en la que el misterio y la acción tienen tanta presencia, era fácil que ‘Estoy Vivo’ hubiera perdido parte de su esencia. De hecho, era lo más sencillo y lo que probablemente muchos temían. Pero, y me repito, esta serie nunca defrauda. 

Daniel Écija y su equipo se han cuidado de que esto que señalo no ocurriera. Sin sacrificar nunca la tensión que acompaña a la trama y a las subtramas principales, la comedia y el drama han continuado teniendo un importante papel. Este último episodio es una prueba más de ello. Aunque de principio a fin nos mantiene alerta, sujetos al borde del sofá, viajamos por esta tensión entre lágrimas de emoción y de risa. Y esto es algo que ha ido ocurriendo en todos y cada uno de los episodios de la temporada. 

Esta combinación de géneros, que al principio parecía una utopía y que este equipo ha conseguido de manera más que satisfactoria, es ahora toda una tendencia y la marca personal de una serie que, acabe pronto o no, ya ha hecho historia en nuestra televisión. 

'Estoy Vivo'

8.5

Lo Mejor
  • La verdad sale a la luz
  • Los reencuentros
  • La esencia, la mezcla de géneros, sigue presente
Lo Peor
  • La sospecha de que todo va a estallar por los aires
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

‘Camino a la Navidad’: Películas que tienes que ver estas fechas

Previous article

Una noche de película con Hans Zimmer

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up