MiércolesRecomendación Del Día

‘Captain Fantastic’, algo único en la humanidad

0

La sinopsis de ‘Captain Fantastic‘ (2016) puede ser algo así: Ben Cash (Viggo Mortensen) es un entregado padre que ha educado a sus seis hijos en un bosque del noroeste de Estados Unidos. Aislados de una sociedad en la que no cree y enseñándoles a ser mejores, a vivir mejor, a vivir más con menos. A ser, no a tener. A raíz de un acontecimiento que rompe la rutina de sus días, se ve obligado a abandonar su hogar, junto a sus hijos. Se encamina entonces a esa civilización a la que renunció hace mucho tiempo.

Su sinopsis puede ser esa, pero la única manera de entender de verdad esta película es verla.

Encabezando todas las listas

He dejado atrás la inocente época en la que necesitaba tener ordenados a mis intérpretes predilectos, una lista con los directores en torno a los cuales giraba mi mundo y una disputa descarnada entre diferentes títulos de películas que se hicieran con el premio de “mi favorita”. La he dejado atrás, y aun así no puedo evitar pensar, cada vez que veo ‘Captain Fantastic’, que es mi película favorita.

Pocas películas pueden presumir de ser tan entretenidas, estimulantes e interesantes (perdón, Capitán, porque estoy usando esta palabra precisamente en este texto). Está dirigida y escrita por Matt Ross y protagonizada por Viggo Mortensen. Este actor, por cierto, se resiste a dejar marchar mi inocente época de las listas y me obliga a decir que si elaborase una con mis intérpretes predilectos, estaría en los primeros puestos.

Estaría seguramente en el primero, y en ‘Captain Fantastic’ está todo lo bien que puede esperarse de un actor que coge un personaje cualquiera y lo hace suyo. Tiene un primer plano de treinta segundos, hacia el final de la película, que justifica por sí solo todos los galardones a los que estuvo nominado aquellos meses antes y después del estreno. De una naturalidad y una sensibilidad conmovedora, casi palpable, pero dotándole al personaje de la arrogancia y los defectos que habían de ser visibles, Viggo puede haber firmado aquí el papel de su vida -¿o ese fue ‘Promesas del este’? ¿’Una historia de violencia’? ¿La última, ‘Green Book’? A lo mejor el papel de su vida todavía no ha llegado.

Sale solo decir que esta película no hubiera sido, sin él, lo que consiguió ser, pero es que además estuvo tremendamente bien acompañado. Contó en una ocasión, en ‘Late Motiv’, además, que le preocupaba que los más jóvenes no pudieran estar a la altura del guion. Dónde iban a encontrar a niños tan niños y al mismo tiempo tan adultos. Bueno, lo hicieron. Y el resultado es de una calidad interpretativa tremenda, desde el primero al último.


Captain Fantastic (2016)

Algunas consideraciones generales

‘Captain Fantastic’ comienza con el día a día de esta peculiar familia encabezada por Ben Cash (Viggo). Es tan diferente lo que muestran, y lo vuelven tan fascinante con el pulso de la narración, que es muy difícil apartar los ojos de la pantalla. Tanto si entiendes lo que estás viendo como si desde el principio sabes que no vas a posicionarte a favor de ese modo de vida, no puedes dejar de observarlos haciendo sus meditaciones, sus entrenamientos o montando un concierto improvisado a la luz de las estrellas y al calor del fuego.

Ayuda mucho, desde luego, que sea sensorialmente una gozada. Las respiraciones de los animales, el sonido del agua corriendo, las pisadas sobre las hojas, el crepitar de este fuego… Los detalles audiovisuales nos transportan de inmediato a ese remoto bosque del noroeste de Estados Unidos que tan lejos nos pilla a la mayoría de los espectadores. Visualmente es una preciosidad, y la banda sonora no deja de acompañar en todo momento. De hecho, no he vuelto a escuchar ‘Sweet Child O’Mine’ (que, siguiendo con las listas, siempre ha sido una de mis canciones) de la misma manera.

‘Captain Fantastic’, si uno es capaz de verla dejándose llevar sin análisis de por medio, resulta muy espontánea, por momentos casi un documental sin ensayos o rodajes programados de por medio. La misma naturalidad de la que hablaba antes con Viggo se siente en la dirección, que sabe bien cómo ganarse al público con unos acertados y emocionales primeros planos, y con unas tomas muy bellas de gran significado. Todo acompaña al guion, directo y sencillo pero trascendental. Es el tipo de guion que tiene que tener una película así, con ese evidente deseo de trascender, de hacernos pensar y discutir hasta con nosotros mismos, y al mismo tiempo con la naturalidad de quien pasa su vida diciendo, fundamentalmente, cosas insignificantes. Pero importantes porque, en fin, es la vida. Y es también una comedia, género del que nunca abusa pero que tampoco olvida.

Hay quien opina que deberían pasar esta película por todos los institutos y universidades del mundo; yo creo que estaría bien que se pasara por todas las casas. Porque es una película familiar, que tiene infinidad de excentricidades sin llegar a resultar excéntrica, de la que puede disfrutar una familia al completo al tiempo que reflexiona, que para eso está ese excelente guion. Un excelente guion que nos pone de frente contra una verdad muy absoluta: no estamos haciendo excesivamente bien las cosas. Hay muchas cosas en nuestro entorno que están rematadamente mal.


Captain Fantastic (2016)

La educación

Captain Fantastic lo sabe, evita que sus hijos lo descubran y los prepara para ser mejores. No tanto mejores que el resto (aunque un poco sí), más bien mejores que la sociedad. Les educa con el objetivo de que lleguen a convertirse en personas con pensamiento crítico, independientes, comprometidas, con muchos conocimientos y con ganas de superarse a sí mismas. Y esto que quede bien claro: no puedo estar más de acuerdo con su manera de entender la enseñanza.

La educación, junto con la familia y la manera en que nos relacionamos con nuestro entorno, que puede llegar a hacernos sentir muy mal cuando somos diferentes, son los tres temas en torno a los que gira, mientras pone en entredicho los pilares de las sociedades modernas. Es decir: la educación, la religión y el capitalismo, siempre el capitalismo. Y se moja. Es cierto que en la mayoría de los casos no profundiza en exceso en el mensaje que lanza, pero tampoco navega por la superficie con cuidado de no agitar las aguas. Las agita. Una de las cosas que más me gusta es que busca tener un efecto en el espectador pero no se esfuerza por aleccionarlo, y no creo que hubiera sido difícil contando con todos los elementos con los que cuenta a su favor.

Captain Fantastic (2016)

Honestidad

Pero el modelo de vida de Captain Fantastic, por mucho que nuestro protagonista así lo crea, no es perfecto. Incluso una persona como yo, que se acerca bastante a casi todas las ideas que propone, entiende sus fallas y sus defectos. Porque ‘Captain Fantastic’ no los esconde, ni tampoco se posiciona. Los muestra y punto. Lo muestra todo.

Esa vida tiene aspectos tremendamente positivos, pero, y aquí está uno de los grandes conflictos de la cinta, esos niños tan preparados para todo no están en realidad preparados para nada. Al menos, no para el mundo que hemos construido entre todos. Son niños tiernos, buenos, inteligentes y comprometidos, pero que no conocen el mundo. Tal vez por eso son todo lo anterior. Lo vemos especialmente en el mayor de ellos, Bo, que se hace mayor sintiendo que no sabe nada que no haya leído previamente en un libro. No ha tenido experiencias, no ha vivido. Su padre no le ha permitido vivir. ¿Su padre no le ha permitido vivir?

Esta pregunta, como la gran mayoría de las preguntas planteadas, debe responderla el espectador. ‘Captain Fantastic’ se limita a darnos un contenido y narrarnos una historia, en nuestras manos está juzgarla si es que quisiéramos hacerlo. Lo bonito está ahí, nos lo enseña, pero también están presentes unos errores que ni justifica ni dulcifica. Los presenta tal como son. Toda la película está construida de esta manera, sin un juicio de por medio. Creo que esto es importantísimo, y es también una de las razones por las que es tan sencilla de ver.

Compleja en su fondo, sencilla y agradable en sus formas. Entretenida, estimulante e interesante, con unas interpretaciones redondas. Sí, supongo que después de todo esta es mi película favorita.

« Lo que hemos creado Ben y yo quizá sea único en la humanidad. Hemos creado un paraíso de la República de Platón. Nuestros hijos serán reyes filósofos »
Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Sam Fischer y Camilo lanzan una nueva versión de ‘This City’

Previous article

María Negro: “la sostenibilidad es una herramienta de autoconocimiento que te permite conectar contigo misma”

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up