María Negro
DestacadosEntrevistasEntrevistas (Literatura)Literatura

María Negro: “la sostenibilidad es una herramienta de autoconocimiento que te permite conectar contigo misma”

0

Después de disfrutar de ‘Cambia el mundo‘, de María Negro, lo que más me apetecía era charlar con su autora sobre esta obra y sobre su propio camino. Me apetecía escucharla, incluso aunque durante toda la lectura hubiese tenido una sensación suficientemente cercana. Porque ‘Cambia el mundo’ es muy cercano, y quería que fueran sobre todo sus propias palabras las que animaran a su lectura. ‘Cambia el mundo‘ es un libro para todos, y para quien todavía no lo vea claro… En fin, sólo tiene que descubrir cómo habla su autora.

El libro realmente no es la típica guía práctica de vida sostenible o de sostenibilidad: yo he querido ir mucho más allá

Cambia el mundo. 10 pasos hacia una vida sostenible

MEW Magazine (MW): Para quien todavía no haya tenido oportunidad de leer ‘Cambia el mundo’, cuéntanos: ¿de qué hablas en esta obra?

María Negro: Es una guía práctica que recoge un método de diez pasos que se relacionan con las típicas esferas de nuestro día a día. Te hace analizar de una manera muy práctica y entretenida qué puedes hacer tú en tu día a día. Qué pasos puedes dar, qué pequeños gestos puedes dar… Analizando desde qué comes, qué prendas te pones, qué residuos generas, qué prendas y cosméticos utilizas, de qué manera te mueves, etc. El libro va dirigido tanto a personas que están empezando, que no saben ni por dónde empezar, que quieren ser más sostenibles y no saben cómo; lo típico de “empiezo por el plástico”, pero se pierden. Y también a personas que ya están en ese camino y quieren darle una vuelta de tuerca. Para mí ha sido el mayor reto a la hora de escribir el libro: dar respuesta a estos dos.

El libro realmente no es la típica guía práctica de vida sostenible o de sostenibilidad: yo he querido ir mucho más allá. Y aparte de darte el A, B y C de lo que tienes que hacer en tu día a día para llevar una vida sostenible, que eso está reflejado… Además a través de contenido, hay mucha investigación, datos e información. Por mi parte ha habido mucho trabajo, pero a la hora de consumirlo, creo, y por lo que me están diciendo, es muy fácil de leer. Para que tú entiendas qué pasa a nivel de medio ambiente, y desde tu esfera individual qué puedes hacer para contribuir a este cambio global a través de los pasos individuales.

Entonces, a través de ejercicios, de recursos, de test prácticos… Al final de cada capítulo hay un apartado de recursos con el que puedes seguir indagando en lecturas, libros… Y, sobre todo, lo que he intentado es que después de leer este libro tú entiendas lo que es la palabra sostenibilidad, que es una palabra a veces muy abstracta. No llegamos a entender qué es la sostenibilidad, cómo podemos contribuir a mejorar el planeta. ¿A través del plástico sólo? ¿Se queda sólo en eso? Porque tampoco tiene sentido que yo simplemente reduzca en el día a día y luego me vuelva loca comprando ropa por Internet. O sea, que la gente se lleve como una concepción global de lo que es la palabra sostenibilidad.

De hecho, yo siempre lo explico, aunque en el libro creo que no lo explico expresamente, pero para mí la palabra sostenibilidad significa vivir alineado con lo que tú crees y sientes y piensas. Para mí, la sostenibilidad es una herramienta también de autoconocimiento que te permite conectar más contigo misma. Te hace ir a la esencia, te quita superficialidades, te hace conocer tus valores esenciales.

Y eso es lo que he tratado de exponer o de plasmar en el libro. Poner ejercicios o propuestas que también te inviten a un viaje introspectivo. Que te descubra cosas sobre ti misma. Qué cosas haces por inercia, qué hábitos de consumo estaban muy integrados y no te habías dado cuenta, por qué tienes pensamientos autodestructivos con tu cuerpo, por qué te criticas a ti misma. Eso, por ejemplo, lo hablo en el tema del baño. Todo ese tipo de cosas están reflejadas en el libro.

Entonces: aparte de esos diez consejos o de esos diez pasos hacia una vida sostenible, va mucho mas allá. Y te vas a encontrar conceptos como el feminismo o temas de crecimiento personal, el autoconocimiento… Porque son herramientas potentes para que hagas esos ejercicios mas profundos de reflexión que te lleven y te inviten un poco a adentrarte en este camino hacia una vida más sostenible.

Es como que todo de repente empezó a encajar, y fue una búsqueda que no ha parado hasta hoy. Es como un camino que ya una vez que empiezas no tiene vuelta atrás

MW: Y este modo de vida del que hablas, que al final es a partir del cual surge el libro, ¿cómo y por qué nació en ti de una manera más contundente?

María Negro: Yo creo que como cualquier cambio social, pro ejemplo lo comparo con el feminismo, no hay un día en el que digas: hoy soy feminista, u hoy de repente me he despertado así. Es como un cúmulo de cosas que se van relacionando con un interés que ya estaba en ti. En el libro lo cuento: ya desde pequeña tenia cierto interés, me gustaba la naturaleza, en el colegio y en la universidad participaba en proyectos relacionados con temas de sostenibilidad o con proyectos sociales.

Y lo que sí que me hizo darme cuenta de ese interés personal fue que luego también se fue relacionando con mi trabajo. Yo estudié comunicación, empecé a trabajar, descubrí personas que tenían sus proyectos de emprendimiento social, o marcas sostenibles, entonces ya es algo que como que de repente empezó a confluir.

Y entonces dije: quiero dedicarme a ayudar a esas personas. Quiero que mi trabajo contribuya a visibilizar este tipo de proyectos, aportar mi granito de arena también a través de mi trabajo. Y evidentemente eso me hizo empezar a formarme más en sostenibilidad. En a ver cómo podía darle yo una vuelta en mi día a día, en cómo me movía, en qué empresas estaba consumiendo… Porque para mí el dinero es un voto, y si estoy trabajando con este tipo de empresas luego no voy a ir a una empresa que no esté alineada con mis valores, ni para trabajar ni para consumir.

Entonces es como que todo de repente empezó a encajar, y fue una búsqueda que no ha parado hasta hoy. Es como un camino que ya una vez que empiezas no tiene vuelta atrás. Empiezas cada vez a intentar profundizar y mejorar.

Vivir acorde a tus valores, a lo que piensas y sientes, y lo que es importante para ti, es algo que empodera mucho, que motiva mucho y que te libera.

MW: Has mencionado unos cuantos, pero vamos a hacer un repaso general para que el potencial lector lo tenga claro. ¿Cuántos ámbitos de la vida abordas en el libro?

María Negro: Son diez. El primero de todos, que me parece un buen comienzo… Realmente el libro está estructurado para que lo puedas empezar por el capítulo o por esa esfera de la vida que sea mas importante para ti. No hay que seguir un orden cronológico mas allá de que yo siempre digo que el primero y el ultimo son como un buen inicio y un buen final. El resto se pueden leer en función de lo que para ti sea más importante. Por, ejemplo si para mí es más importante la alimentación, puedo empezar por ahí. Yo creo que cada persona tiene como sus intereses. Si yo, por ejemplo, soy madre, evidentemente me interesará más indagar más en esos valores o en esa educación que quiero dar a mis hijos, y si por ejemplo me encanta la moda pues empiezo por el capítulo del armario.

El primer capítulo hace referencia a simplificar nuestra vida y ganar en felicidad. Digo que es un buen inicio porque mezclo un montón de conceptos. Cómo puedes, en tu casa, darte cuenta de si tienes demasiadas cosas. De si estás demasiado aferrado a lo material, de dónde viene esa necesidad de tener tantas pertenencias, del apego a lo material, de reafirmarnos a través del consumo, de las compras… Y hablo de corrientes como el minimalismo o el orden, de cómo podemos empezar a cultivar más la esfera del ser que la del tener, y por qué hasta ahora nos han convencido tanto de que nuestra identidad esta más relacionada con lo que tenemos que con lo que somos. Eso fue el inicio, para darte cuenta un poco de con qué podemos empezar, y partir de ahí pasar a otras esferas.

El capítulo 2 va al tema de los residuos, del cubo de la basura. También es un buen capitulo para empezar porque evidentemente generamos muchísimos residuos. Es un buen capítulo para darnos cuenta de cuántos residuos estamos generando y de qué tipo; para darnos cuenta de cómo podemos empezar a evitarlos, ahora que además es el julio sin plástico… De cómo podemos empezar a evitar todo lo desechable, y fomentar esas alternativas reutilizables.

El capítulo 3 hace referencia a la alimentación. Todo el tema de qué impacto medioambiental tiene lo que comemos y lo que hay en nuestro plato. Si estamos comiendo alimentos que vienen de la otra parte del mundo, o no estamos tomando alimentos de temporada, si son ecológicos o no, si estamos consumiendo demasiado carne, qué pasa con la proteína animal y el consumo de carne, por qué consumimos demasiada carne y qué podríamos hacer para minimizar nuestro impacto medioambiental a partir de lo que comemos.

El capítulo 4 entra en el terreno del armario: qué tipo de prendas tenemos en el armario, si tenemos demasiadas, de dónde vienen, qué tejidos son sostenibles y cuáles no… Empezar a tener en cuenta nuestro consumo. Y esto lo relaciono con el siguiente capítulo, que es el del consumo responsable. Hay un capítulo dedicado al consumo, pero en todo el libro está muy reflejado porque realmente vivir de manera más sostenible es consumir de manera más responsable aplicado a todo. Si me dan un regalo promocional que no necesito, rechazarlo es consumir de manera responsable, porque estoy diciendo que no a algo que no necesito, pero que evidentemente ha tenido un impacto medioambiental para estar ahí; han necesito unos recursos. Que sea gratis para mí no significa que no haya tenido un coste medioambiental para el planeta.

Todos estos conceptos están muy presentes, y también se trata el tema de la reutilización, de cómo alargar la vida de las cosas que tenemos, el concepto de segunda mano, por qué es importante reutilizar, reparar, la obsolescencia programada, por qué pasa eso, de dónde viene… Aquí hablo también un poco de los lobbys, de las grandes empresas, de cómo juegan con ese tiempo, y cómo las instituciones tendrían que poner leyes que aceleraran este cambio a todos los niveles.

El capítulo 7 es uno de mis favoritos porque es el del baño. Lo primero que digo para tener un baño sostenible es que analicemos la mirada que tenemos hacia nosotras mismas: por qué necesitamos tantos cosméticos, de dónde viene esa supuesta necesidad de un montón de productos de belleza e higiene personal que siendo mujer va como ligado a nosotras… Es como: vamos a utilizar tropecientas cremas, maquillaje, todo tipo de productos que parecen indispensables para vivir. De lo primero que hablo es de dónde viene todo eso; del machismo, del patriarcado, de cómo la industria de la belleza al final va deformando nuestro reflejo y la imagen que tenemos de nosotras mismas en un espejo, y cómo al final vamos viendo como tenemos un filtro negativo de nuestro cuerpo y de nosotras mismas que nos hace ver esos productos como una supuesta solución.

Parece indispensable para vivir, pero cuando empiezas a conocerte más, a aceptarte, a trabajar la autoestima, te vas liberando de una carga. De hecho, uno de los principales beneficios que he experimentado llevando una vida más sostenible, es que es un proceso muy enriquecedor, muy empoderador y muy liberador. Es como si te quitaras una mochila pesada de necesidades, de prejuicios, de consumo, de tiempo, de esfuerzo.

Mucha gente dice ser más sostenible es más caro, pero no. Si comparas un producto sostenible, una camiseta de algodón orgánico, con otra de fast fashion, pues sí cuesta más, pero no es que cueste mas, es que el valor de la primera es mayor, entonces evidentemente tiene que costar más, porque va a durar mas, los materiales son más resistentes, se fabrica de manera justa… Y cuando apuestas por tener menos cosas de más calidad, te quitas de mucha compra impulsiva, empiezas a alimentarte mejor, intercambias más con tus amigos… Realmente te das cuenta de que simplificas tu vida, y todo eso también es un ahorro de tiempo, de esfuerzo, de ruido mental, y también económico. Vivir acorde a tus valores, a lo que piensas y sientes, y lo que es importante para ti, es algo que empodera mucho, que motiva mucho y que te libera.

El capítulo 8 hace referencia a cómo podemos ser más eficientes y ahorrar recursos en casa, desde cómo nos movemos, si es sostenible… Ahora, claro, no lo podemos hacer, pero antes era: ay, mira, he visto una oferta para irme a pasar un día a Mallorca, o un fin de semana. ¿Esto es sostenible, estar viajando tanto en avión? ¿Qué huella tiene eso?

El capitulo 9 es cómo ser un poco más sostenible en esas situaciones más especiales, que no podemos controlar tanto en nuestro día a día. De repente, te cambia la vida y eres madre. O vas fuera de casa, y cómo, si quiero hacer un picnic o un cumpleaños, puedo ser más sostenible… Todo este tipo de situaciones que también, luego, nos descontrolan mucho y no sabemos ni cómo acometarlas.

Y el capítulo 10, que es uno de los más importantes. Si ya hemos hecho un recorrido por esas diez esferas, desde los residuos, la comida, la ropa, el armario… Es como: ahora que ya he puesto mi granito de arena en mi metro cuadrado, en mi casa, en qué puedo hacer yo, es como cambiar un poco la perspectiva de yo soy un individuo, pero también formo parte de un todo. Entonces qué campos de actuación tengo para motivar a otras personas; por ejemplo, si yo soy emprendedor, qué puedo hacer través de mi trabajo para contribuir a este cambio global de conciencia. Si me he leído este libro y me ha hecho cambiar ciertas cosas, puedo compartirlo con mi hermana, con mi pareja, con mis amigos…

Si, por ejemplo, soy consumidora, qué campos de actuación tengo para hacerle ver a una empresa que no estoy de acuerdo por cómo envasa tanto plástico desechable, por ejemplo. ¿Puedo escribirle en Twitter, puedo unirme a una iniciativa que ya esté, como ‘Desnuda la fruta’, para ejercer presión? Esos campos de actuación a nivel de instituciones, como consumidora, como ciudadana, como emprendedora, etc.

También lo dejo patente con las personas que son influencers, que tienen sus blogs. Que entiendan que, se dediquen a lo que se dediquen, tienen una responsabilidad de trasladar sus valores a la gente, porque hay mucha gente escuchándoles. Si van a hablar de moda, quizá no está mal que se planteen hablar de la moda sostenible. El ser consciente de qué soy yo y qué estoy generando o promoviendo con mi trabajo.

MW: Y a lo largo del libro abordas prácticas muy interesantes; por ejemplo, yo nunca me había planteado el “un año sin compras”, pero claro que es algo que se puede llevar a cabo. O apostar por una dieta vegana, que también explicas muy bien. Sobre estas prácticas quiero saber, casi a modo de curiosidad, ¿qué práctica ha tenido un mayor impacto en tu vida? Quizá por lo que suponía no acogerte a ella.

María Negro: Varias. Por ejemplo, el tema de los residuos, de no generar residuos… Me hizo mucho abrir los ojos. Porque se nos presenta el reciclaje como una solución a todos los problemas, que parece que porque reciclemos mucho ya está todo hecho, y luego indagando… En el libro explico cuánto se recicla a nivel mundial: es un porcentaje pequeñísimo. Lo que te queda, la conclusión, es: lo que tenemos que hacer es intentar que en el cubo de la basura haya lo mínimo posible. Y que lo que haya se convierta en un recurso útil.

El tema de los residuos me hizo ver que hay que empezar a cambiar esa concepción que tenemos. Responsabilizarnos de la basura, esa es la reflexión. Porque la echamos a un cubo pero no desaparece, simplemente cambia de lugar, y nuestra basura es nuestra. Es nuestra responsabilidad cambiar y empezar a tomar responsabilidad, desde esa perspectiva de poder de: si yo he generado esto, también esta en mi mano cambiarlo y reducirlo.

El tema de la alimentación también fue importante porque empiezas a ver documentales, a estudiar y te das cuenta de que es insostenible que tantas millones de personas que somos en el planeta podamos comer tanta carne. No es viable, y ya no me meto en el terreno ético. Te lo planteas y dices es que… También hay que pensar, y ahora que se habla mucho de este tema por el racismo, en esos privilegios.

El poder elegir y tener otra opción disponible que también podría ser buena nutricionalmente, que te sirve para alimentarte y es mucho más beneficiosa para ti y para el medio ambiente, ya es un privilegio que por lo menos tenemos que hacer esa conciencia de reflexión, de ser consciente de por qué, de qué impacto tiene esto y por lo menos no ir por inercia y decir: no, si no pasa nada, ya esta ahí en el supermercado. Hacer todo el mundo ese ejercicio.

Todo lo que hacemos es nuestra responsabilidad, desde cómo consumimos a cómo comemos. Tenemos que ser conscientes de lo que hay detrás de nuestros compartimientos y no no querer ver, que yo creo que hay muchas veces que no queremos ver.

Que la gente entienda que no es tan importante tu circunstancia personal sino que en el libro encuentres los recursos y la información necesaria para empezar a actuar, desde tus circunstancias personales, desde tu momento vital, desde lo que sea

MW: Claro, porque al final no ver todas estas cosas puede ser más cómodo en el sentido de: no me hago preguntas, vivo más cómodo, pero en el fondo sabes que algo está mal. Si tú das el paso hacia cambiar algo que sabes que está mal, aunque puede ser un camino agotador, el destino final es mejor, más beneficioso, que la situación en la que nos encontramos antes de dar ese paso, incluso aunque ahora nos sintamos más cómodos.

María Negro: Claro, claro que sí. Es que realmente cualquier proceso de cambio, y siempre cambiamos a mejor, requiere ciertas incomodidades, ciertas preguntas que te hacen replantearte quién eres, qué es lo importante para ti, cuáles son tus valores… Puedes ser incoherente contigo mismo, decir: esto era importante para mí, y estoy haciendo esto otro y no me doy ni cuenta.

En ese ejercicio está el crecimiento. Si nos estancamos en el vivo en mi día a día, tampoco me hago preguntas, me conformo, vivo en esa vida edulcorada en la que simplemente sobrevivo… Esto es algo que he trabajado mucho y que he querido que quede muy patente, y muy impregnado, que es que desde la página uno tú ya sientas esa motivación. O sea, que el libro sea como esa patada en el culo que necesitas a veces para empezar a actuar. Para decir: vale, esto no es difícil, esto no me va a hacer sentir mal.

Es de las primeras cosas que explico: basta de etiquetas, no hay juicios con nosotros mismos, esto no es una competición, nadie nos va a dar una medalla por ser más sostenibles. Se trata de empezar a actuar. De empezar a hacer esos pequeños gestos que podemos empezar a hacer en nuestro día a día, y que nos van a traer mucha satisfacción, que nos van a hacer ser más felices, si tenemos una familia trasladarles esos valores a nuestros hijos… Una serie de cosas que realmente te empoderan, porque sientes que puedes marcar la diferencia.

Es que se subestima mucho el poder de los pequeños gestos o de los pequeños pasos, pero para mí esa frase resume mi filosofía de ver la sostenibilidad: pequeños gestos, grandes cambios. A la larga, podremos ver esos cambios. Lo que empezó intentando quitarte ciertos residuos, plásticos desechables, llevando tus propias bolsas… Si lo comparas con el día uno, después de haber estado dos años haciéndolo, lo mismo te das cuenta de que ya no generas ningún tipo de plástico. Y si un día te han dado una pajita en un bar, tampoco nos vamos a fustigar; hay muchas cosas que ya están dentro del sistema, y que tendrían que cambiar desde el sistema.

En el libro también hablo de ese problema del sistema lineal con el circular: hay cosas que a nivel gubernamental e institucional que tendrían que cambiar y acelerarse, pero no nos puede servir de excusa de… “como las instituciones y el gobierno no lo hacen y no cambian, yo tampoco hago nada”. Pues no, porque sí que podemos hacer algo; podemos hacer mucho. Muchas veces, desde lo individual se cambian los sistemas.

Eso es lo que está pasando con las presiones de los consumidores, y de cómo las empresas toman nota y se dan cuenta de que ahora, encima con las redes sociales, tenemos mucho poder de decir: esto no nos está gustando, voy a dejar de consumirlo. Y el dinero es un voto muy potente, que muchas veces se nos olvida. Que no solo está en las urnas, sino también en qué consumimos. Y a partir de ahí ser conscientes, y dejar patente ese poder como consumidores.

Olvidémonos de mirar hacia fuera, y empecemos a mirar un poquito más hacia dentro.

MW: Estoy segura de que ahora mismo hay alguien pensando: yo es que no puedo, porque no puedo hacer esto o porque no puedo hacer lo otro, y precisamente lo que cuentas es que todo el mundo. Entonces, ya para terminar, quiero que me hagas un pequeño resumen de por qué este libro es para todo el mundo, y de por qué puede venir bien a todo tipo de persona, porque creo que es para todo tipo de persona.

María Negro: Exactamente. Me he esforzado mucho en ponerme en la piel de cualquier persona que lo iba a leer, aunque no fuera mi situación. Por ejemplo, no soy madre, pero he pensado mucho y he hablado con muchas personas que son madres, para que no suene a “esta persona me está contando esto y yo bastante tengo con sobrevivir con mi hijo y con haber dormido tres horas”.

Que la gente entienda que no es tan importante tu circunstancia personal sino que en el libro encuentres los recursos y la información necesaria para empezar a actuar, desde tus circunstancias personales, desde tu momento vital, desde lo que sea. Ahí vas a encontrar respuestas, porque tienes información, tienes ejercicios; si tienes familia te voy a recomendar películas infantiles para que puedas hablar con ellos de por qué es importante la sostenibilidad, cómo motivarlos, cómo empezar a actuar… lo importante de esto es encontrar la motivación.

Lo he escrito y pensado como si fuera un coach, que realmente te sientas acompañado, que sea un libro al que volver, que releer, que te vuelva a descubrir cosas nuevas. Que si no sabes cómo empezar, tengas como esa figura de un coach que te está marcando los pasos que tienes que seguir, el camino; si te caes te ayuda a levantarte, te motiva, te da palabras de aliento para seguir, y si te equivocas que te diga: oye, no pasa nada, sigue por aquí.

Lo importante es darte cuenta de que tienes poder, recuperar ese poder y motivarte a actuar, sea desde la perspectiva que sea. No nos podemos quedar con el “como no puedo conseguir el todo, hago el nada”. Olvidarnos de la meta, y entender que una vida sostenible es un camino: es más importante el paso a paso, y el seguir en el camino, que el llegar antes, llegar rápido o pensar en la meta final.

Yo también comparto mi experiencia, ciertos pensamientos o aprendizajes que he tenido en esa búsqueda, pero es que sigo en ese camino, sigo en esa búsqueda, y voy a seguir indagando y profundizando sobre ciertos temas porque no es una cosa que termina. Como tus circunstancias van evolucionando y cambiando en la vida, siempre hay algo que aprender y que revisar. Yo creo que es eso es lo bonito.

Y tener más compasión con nosotros mismos, porque de esto se trata: de que la sostenibilidad nos ayude a descubrir quiénes somos; nos descubra cosas sobre nosotros mismos, nos haga conectar con otras personas que están en esa misma búsqueda, nos traiga satisfacción personal, felicidad, aprendizaje, enriquecimiento… eso es lo importante. Y que cualquier pequeño gesto es poderoso. Por eso el libro se llama ‘Cambia el mundo’, porque para cambiar el mundo hay que empezar por el propio. Esa es la manera. Empezar con tus pequeñas gestos, y a través de los pasos individuales vendrá el cambio global. Olvidémonos de mirar hacia fuera, y empecemos a mirar un poquito más hacia dentro.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘Captain Fantastic’, algo único en la humanidad

Previous article

‘El Ministerio del Tiempo’: Lola Mendieta es el compromiso

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Destacados