MiércolesRecomendación Del Día

‘Cartas a Julieta’, para vivir un verano en la Toscana

0

Mi recomendación de hoy es ‘Cartas a Julieta‘ (2010). Podéis llamarlo, si queréis, un placer culpable. No soy muy propensa a usar este término, porque no suelo sentirme culpable por algo que disfruto; esa es una de las razones por las que he visto la Saga Crepúsculo un centenar de veces, por ejemplo. No me siento ni un poco mal. Y no me siento ni un poco mal por estar aquí, en estos momentos, hablando de esta película cursi, pelín fantasiosa y quizá algo chapada a la antigua. ‘Cartas a Julieta’ tiene defectos que advierto sin esforzarme, y de nuevo sin sentirme culpable, pero, qué queréis que os diga, me gusta verla.

Tengo, además, buenos recuerdos relacionados con ella. Una tarde de verano, hace tiempo, en el sofá del pueblo (donde mejor se está), viéndola con mi hermana. Otra tarde de invierno, lloviendo fuera, viéndola sola, con los ojos entrecerrados y esa satisfacción que uno siente al comprender que no pasa nada si cae en el sueño. Que seguirá escuchando lo que está en pantalla aunque sea en la distancia. Y que conoce tan bien lo que está viendo que no va a perderse nada, que despertará y podrá retomar la historia como si siempre hubiera estado ahí. Conozco bien ‘Cartas a Julieta’. La he visto varias veces. He estado en Verona, varias veces también, y he escrito a Julieta. Me falta el verano en la Toscana, región italiana (¿la más bonita?) que también he visitado en varias ocasiones, pero nunca como nuestra protagonista. Nunca con esa aventura entre manos.

En fin, ‘Cartas a Julieta’ tiene varios de los elementos cinematográficos que más me gustan. Un escenario de ensueño, un viaje de autodescubrimiento, un misterio enterrado en el pasado y la sensación de que todo lo que está sucediendo determinará no solo el presente de los personajes, también su futuro. Lo dicho: no siento ninguna culpa.


Cartas a Julieta

¿De qué va ‘Cartas a Julieta’?

Sophie (Amanda Seyfried) y Víctor (Gael García Bernal) emprenden un viaje a Italia; lo que en principio iban a ser unas vacaciones, termina convirtiéndose en un viaje de negocios, más o menos, para Víctor, que está completamente involucrado con su trabajo: está cerca de abrir un restaurante por el que está apostándolo todo. Así que Sophie decide explorar por sí sola el país. Empieza por Verona, donde descubre que existe todo un entramado de mujeres que se dedica a responder cartas que escriben a Julieta. La Julieta de William Shakespeare, la Julieta que es un icono romántico.

Entonces es Sophie quien se involucra, descubriendo una carta escrita por una tal Claire (Vanessa Redgrave), que trata de localizar a un tal Lorenzo, un hombre con el que vivió un apasionado romance en su juventud, en Italia. Sophie, que de alguna manera se siente reflejada en esta pérdida y en este deseo de encontrar, emprenderá entonces un viaje por la Toscana para encontrar al antiguo amor de Claire.

Y el verano en la Toscana, el verano mejor. Un verano en Italia, en general, un gran verano. Sus paisajes, sus gentes, sus costumbres, sus colores, sus sabores, sus olores… Todo esto está, un poquito, en ‘Cartas a Julieta’, por eso es una buena película para los amantes del país que quieran sentirse cerca de éste en momentos en los que no pueden visitarlo. Dirigida por Gary Winick, con un guion de José Rivera y Tim Sullivan, es una película sencilla, estéticamente muy bonita y con mucha luz. La fotografía corrió a cargo de Marco Pontecorvo.

Además, como digo, es también un viaje que nos lanza un par de mensajes, de esos que son vitales, de esos que pueden cambiarnos y que generalmente no llegamos a aplicar, pero que al menos (a veces) no se olvidan. Empatizamos con Sophie, la búsqueda de Claire se convierte en nuestra búsqueda y disfrutamos de ‘Cartas a Julieta’ con la tranquilidad de quien está disfrutando de algo sencillo de ver, sin más pretensiones. Por eso me gusta. Ver ‘Cartas a Julieta’ significa relajarme. Y creo que este verano necesitamos mucho de eso.


Cartas a Julieta (2010)

¿A quién puede gustarle?

Se la recomiendo a todas las personas que se hayan visto en alguna de mis anteriores palabras. Ni siquiera necesitan estar de acuerdo con todo, pero si se sienten cercanos a algunas afirmaciones, ‘Cartas a Julieta’ puede proporcionarles una tarde de paz y descanso. Una tarde en la que no se quiera pensar en otra cosa que no sean los viñedos de la Toscana, los amores de la juventud y las segundas oportunidades que nos concede la vida. ¿Nos lo concede? Hay que buscarlo, supongo. Pelearlo. No abandonarlo. Como Claire, o como Sophie.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Marc Márquez sufre un nuevo revés y otras noticias

Previous article

Cali y El Dandee presenta ‘Locura Remix’ junto a Sebastián Yatra, Dalex y Justin Quiles

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up