Enola Holmes
0
7

'Enola Holmes'

Lo Mejor
  • Millie Bobby Brown
  • El personaje de Enola
  • Visionado ligero, divertido y emocionante
  • Muy buen reparto
Lo Peor
  • Quizá algunos echen de menos una mayor complejidad
  • Esta versión de Sherlock Holmes puede no convencer a todos

Esta crítica no contiene spoilers de ‘Enola Holmes’.

Cuando era poco más que una niña, comencé a disfrutar de las aventuras de Sherlock Holmes. Y antes de eso, ya disfrutaba de las de otros detectives, como el Inspector Gadget o Basil, el ratón súperdetective. Me gustaba el misterio y el carácter retador de todas esas historias, en las que podías adelantarte a los acontecimientos o, al menos, tratar de hacerlo. Me encantaba resolver enigmas y casos. Y sentirme tan poderosa e inteligente como esos protagonistas. Qué bien me habría venido en ese momento saber de la existencia de Enola Holmes.

Para la fecha en la que Nancy Springer publicó el primer libro juvenil en el que dio vida a esta rebelde e inteligente adolescente yo ya tenía 13 años. Podría haber sido un buen momento para conocerla, para bucear entre las páginas y conocer sus aventuras, pero no escuché hablar de este personaje hasta hace relativamente poco tiempo. Y crecí entre aventuras de detectives con escasos referentes femeninos.

Por eso, ‘Enola Holmes’, película de Netflix basada en esa primera novela de Springer, es una película que debería ser celebrada. Porque supone la introducción definitiva de este personaje en el imaginario juvenil, un pequeño paso más que las niñas y adolescentes de hoy en día encontrarán como un salto gigante. El largometraje, protagonizado por una maravillosa y carismática Millie Bobby Brown, supone la presentación del personaje y de sus capacidades. Una presentación que se produce a través de un misterio ligero, pero entretenido, y doble. La madre de Enola, Eudoria (Helena Bonham Carter), ha desaparecido. Y la joven decide recurrir a la ayuda de sus dos hermanos, Mycroft (Sam Claflin) y Sherlock (Henry Cavill), para tratar de encontrarla y retomar la vida feliz y peculiar que llevaba con ella. Pero, tras un primer encuentro algo catastrófico, la protagonista comprende que debe emprender su propio camino.

A partir de ahí, acompañamos a Enola en una aventura que supondrá su primer contacto con el mundo real. Y nuestro primer contacto con esa joven erudita, notablemente segura de sí misma y con unas capacidades de las que ni siquiera ella misma es consciente. La intensidad del carácter de la joven, así como las cualidades anteriormente mencionadas, podrían haber hecho del personaje un auténtico desastre. Una erudita insoportable más. Sin embargo, gracias a un equilibrio sorprendentemente bien conseguido y a la interpretación de Millie Bobby Brown, Enola es tan encantadora como inspiradora. Tanto que, después de ver la película, sólo puedo pensar en acompañarla en muchos misterios más.

Emocionante y divertida


Enola Holmes
Foto: ROBERT VIGLASKI /LEGENDARY ©2020

Es importante recordar que ‘Enola Holmes’ está basada en un libro juvenil y, por tanto, pensada para un público amplio, también familiar. De ahí que los diferentes misterios y enigmas que encontramos en la cinta no sean enormemente complejos. Pero no confundamos esto con lo predecible o lo sencillo. El espectador no va a toparse aquí con casos del nivel de ‘Sherlock’, serie de la BBC protagonizada por Benedict Cumberbatch, pero su cerebro tampoco se va a aburrir. Los dos misterios que se entrecruzan en la película son lo suficientemente emocionantes como para mantener nuestra atención. Algo en lo que, de nuevo, contribuye el trabajo de Millie Bobby Brown. Sin duda, su interpretación es lo mejor de esta adaptación, que pide a gritos una continuación. Por lo necesaria que es a nivel de referentes, pero también porque el personaje de Enola tiene aún mucho que contar y mucho que mostrar.

La película es ligera, es entretenida, divertida y emocionante. Y creo que esto es exactamente lo que su director, Harry Bradbeer, y su guionista, Jack Thorne, querían. Construir un producto de entretenimiento, con cierta intriga y mucho encanto, que ofreciera al público dos horas de diversión y de disfrute. Un objetivo que, después de haber pasado dos horas entre carcajadas, enigmas y algún que otro momento especialmente emocional, he visto más que cumplido.

Quizá, la mayor pega que se le pueda poner a este largometraje se encuentre curiosamente en Sherlock Holmes. Henry Cavill hace un buen trabajo, entregándonos a un Sherlock bastante auténtico en sus secuencias de deducción. Pero aquí el problema lo encontramos en la base. Esta versión del personaje es mucho más emocional de lo que cabría esperar, sobre todo para quienes hayan conocido otras versiones. Aquí vemos a un Sherlock bastante humano y bastante sentimental, lo cual puede chocar con la concepción previa que tengamos del detective. Algo que podemos evitar si, antes del visionado, dejamos a un lado concepciones previas y expectativas directamente unidas a proyectos anteriores. Si lo hacemos así, encontraremos en realidad a un Sherlock inteligente y encantador a partes iguales.

Enola


Enola Holmes
Foto: LEGENDARY ©2020

El universo de Sherlock Holmes ha encontrado a su Shuri. No he podido evitar este símil con Marvel, por las semejanzas evidentes entre estos dos personajes. Pero también por el impacto que ya ha tenido el segundo y el que podría tener Enola Holmes. En ella, no sólo encontramos a la heroína femenina protagonista que tanto sigue faltando, sino también un personaje a la altura de su hermano mayor. Evidentemente, necesita un mayor desarrollo para confirmar esta última afirmación, pero lo que vemos en esta película sienta un claro precedente.

Es inteligente, es humana, es intuitiva y sabe implicarse en aquello que merece la pena. Y en estas dos horas de visionado parece mostrarnos que es, o podría ser, una evolución del propio Sherlock. Una especie de versión mejorada, que cuenta con la inteligencia y la preparación de su hermano, pero que le gana en empatía. Una característica que bien podría ser su talón de Aquiles, pero que juega a su favor. Y que la convierte en una detective implacable, pero también en un personaje digno de análisis y merecedor de una mayor evolución.

Millie Bobby Brown ha sabido captar todo esto y dotar a Enola de alma y de carisma. Rompiendo constantemente la cuarta pared, la joven actriz firma aquí su confirmación definitiva: es mucho más que un fenómeno concreto y pasajero. Sabe lo que hace y cómo tiene que hacerlo para meterse al público en el bolsillo. Y aquí lo consigue desde su primera escena, en la que ya podemos observar ese encanto especial que forma parte tanto de su personaje como de ella misma.



Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Batman Day: todo lo que necesitas saber para celebrarlo

Previous article

Crítica: #Luimelia 2×06, de los finales que son el comienzo de todo

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine