Críticas (Series)DestacadosSeries

Crítica de ‘Foodie Love’: amor cocinado a fuego lento

0

Amor y comida. Si el primero sale bien y el segundo es bueno, con ambos disfrutamos. Es una manera de cuidarnos, de querernos, de salir ganando. Son dos conceptos y dos realidades, una intangible y la otra tangible, que están estrechamente relacionadas. Incluso podemos hablar del amor por la comida. Seguro que conoces a alguien que dedica todo su dinero a ir a restaurantes de bien y a probar platos impronunciables a los que siempre saca una foto antes. Unos los llaman posturetas, otros foodies. Pero el caso es que aman a la comida. Supongo que para ellos, el sueño perfecto o la utopía es enamorarse comiendo. Es en este punto donde nos encontramos con ‘Foodie Love’

La serie original de Isabel Coixet se estrena este miércoles 4 de diciembre en HBO y ya cuenta con nominaciones a los Premios Feroz. Además de una curiosidad, esto confirma a los espectadores la sospecha de calidad y de serie delicatessen, por seguir con el símil, que ya tenían desde el anuncio de su producción. La presencia de la catalana y de los actores protagonistas, Laia Costa y Guillermo Pfening, también convenció en todo momento. No hacía falta verlos, sobre todo a la también catalana, pero en un sólo episodio la apuesta se convierte en una realidad firme. 

Hace unos días tuve la oportunidad y la suerte de disfrutar de los tres primeros capítulos de la serie, de darme un chapuzón en ese universo cargado de sabores, colores y olores que ha creado Coixet y al que ha dado forma de manera maestra. La historia de la pareja comienza a través de una app de citas para foodies y se va fraguando entre cafés, cócteles y platos de comida exótica que envuelven a la perfección ese nacimiento de un amor o de una conexión especial. Una combinación de dos mundos potentes, como son el amor y la gastronomía, y que están cerca de todos nosotros. Una unión de pasiones que casa a la perfección con la chispa y la fuerza de una Isabel Coixet que aterriza en la plataforma más pícara que nunca

Hambre y ganas de enamorarme

‘Foodie Love’ es auténtica, es real, es inteligente y chispeante, divertida y profunda, delicada y loca. Se podría decir que ‘Foodie Love’ está cerca de la vida de verdad, porque en ella se suelen encontrar todos estos adjetivos. Y en ella se dan momentos bochornosos como los que vive la pareja en sus primeros pasos, momentos bellos y significativos como los que experimentan en el instante de auge de su amor, y también momentos dolorosos. Por eso es fácil conectar con los protagonistas, sentir lo que ellos sienten y reflexionar acerca de lo que reflexionan. Porque con diferencias, por supuesto, en parte también somos ellos. 

Esta es una de las muchísimas virtudes de la serie, que con solo tres episodios ya se ha convertido en uno de mis títulos del año. Pero también lo es su frescura. Cada episodio es una cita y cada cita es diferente. Con capítulos cortos y con ritmo, cambiando de ambiente de uno a otro y conociendo en pequeñas raciones a los protagonistas, es fácil introducirse en la Barcelona de Coixet, que es la ciudad perfecta para desarrollar una serie como esta. Podría decir que ‘Foodie Love’ es fácil de ver, porque lo es, pero siento que esta expresión llega con una connotación negativa. Por eso prefiero decir que es fácil de disfrutar y que deja con apetito de muchas cosas. 

Lo primero que pensé al salir de la sala en la que vi estos primeros tres capítulos fue que tenía hambre, me apetecía ir a comer sushi o unas buenas gyozas, de las auténticas. Y después comprendí que también tenía ganas de enamorarme, de vivir ese proceso inicial que vemos al comienzo de la serie. Ir de un bar a otro, de un restaurante a otro, y conocer a alguien que me parezca tan fascinante como ocurre con los protagonistas de la serie. No sé si esa era la intención de Isabel Coixet, pero desde luego es de las mejores sensaciones que me ha dejado una ficción en los últimos meses. Supongo que el sector hostelero también lo apreciará. 

'Foodie Love'

A la altura de las expectativas

Cuando llega una nota de prensa confirmando la producción de una serie original de Isabel Coixet, protagonizada por Laia Costa y abrazada por HBO, todos nos hacemos a la idea de que lo que viene es grande. Generamos unas expectativas, principalmente por el bagaje de la directora, la actriz y la plataforma, que en esta ocasión estaban por las nubes. Un error, porque esto hace que lleguemos al visionado condicionados, esperando ver lo que habíamos construido en nuestra mente. 

Esta vez, ese error que es crear expectativas antes de tiempo, no ha pasado factura porque en ‘Foodie Love’ no falla nada. La historia en sí es buena, está bien contada y bien construida, presentada en un formato original, que se sale de lo que estamos acostumbrados. Un amor cocinado a fuego lento, en el que las prisas no entran a formar parte, y que conquista también poco a poco. Como también lo hacen los personajes, encantadores y enigmáticos, auténticos y cargados de una mística especial que genera en el espectador una mezcla entre conexión, empatía e intriga. 

Todo esto está bañado por una fotografía impecable, un guión magnífico y una banda sonora que funciona como el vino, siendo el maridaje perfecto para el resto de elementos. Un menú de estrella Michelin cocinado con gusto por una Isabel Coixet que ha dejado plasmado su sello en cada escena. 

'Foodie Love'

9.5

Lo Mejor
  • Historia buena, formato fresco
  • Guión brillante
  • Interpretaciones de 10
  • Banda sonora impecable
  • El espectador conecta rapidísimo
Lo Peor
  • No la he terminado, pero sospecho que se me quedará corta
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Libro vs. Película: ‘Legado en los huesos’

Previous article

Crítica de ‘La gran mentira’: sobre las formas y el fondo, y sobre ellos

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login/Sign up