Críticas (Series)Series

Crítica de ‘Little Birds’: una serie insípida sobre el deseo y el poder

0

Esta crítica no contiene spoilers de ‘Little Birds’. Realizada tras ver los tres primeros episodios.

Será el próximo domingo 14 de febrero cuando ‘Little Birds‘ aterrice en Starzplay, una de las plataformas más atractivas cuando se trata del mundo de las series. En los últimos meses ha estrenado series tan atractivas como ‘Des‘, ‘High Fidelity‘, adaptando un clásico, o la aclamada ‘Normal People‘, una belleza de ficción que sigue cosechando nominaciones en los premios más importantes a nivel internacional. ‘Little Birds’, sin embargo, no termina de funcionar como sus predecesoras. Sí hay que reconocerle el mérito de haber apostado desde el principio por un tono y una estética diferente, con la intención de adaptar los relatos de Anaïs Nin, que parecen relatos sugerentes y evocadores. Y en ‘Little Birds’ se intuyen ambos atributos, pero no explota ni uno ni otro.

La historia de ‘Little Birds’

Tánger, 1955. La principal protagonista de esta ficción es Lucy Savage (Juno Temple), una americana de clase alta que llega a Tánger para casarse con Hugo Cavendish-Smyth (Hugh Skinner), también americano, también de clase alta. Aunque Hugo es, aparentemente, el marido perfecto, Lucy no termina de encontrar en él la aventura, el apoyo y el amor que andaba buscando. Y la joven lo busca. Está viviendo su despertar sexual, quiere ser amada y deseada. Tánger se presenta como un lugar idóneo para que esto suceda, pues hay un exotismo y una sensualidad en sus calles, en sus gentes, por las que Lucy se ve arrastrada de inmediato. Pero también hay guerras internadas, conflictos e intereses políticos, pues Tánger seguía todavía bajo la dependencia de Francia.

Lucy explora el lugar, disfruta de las fiestas y de su propia juventud, se muestra dispuesta a conocer a todas las personas con las que se cruza en su camino y, mientras, se va descubriendo a sí misma. Lo que ella ama, lo que ella desea.


Little Birds
Hugh Skinner y Juno Temple

Lo que he visto en esta ficción

‘Little Birds’ no es una serie común, corriente. Tiene un tono muy peculiar, y el brillo en sus imágenes, los colores, los planos, nos transporta a un mundo casi onírico. ‘Little Birds’ tiene las formas propias que adoptaría cualquier otra serie para relatar un sueño. Según tengo entendido, esto es precisamente lo que se pretendía conseguir, en parte por el exotismo que se trata de recrear y en parte por los mismos deseos de la protagonista. Esto, claro, puede abrumar al espectador, sobre todo porque no viene acompañado de mucho más.

La historia está compuesta por piezas que por sí solas pueden interesar. Una joven con ganas de vivir, de experimentar, de vivir al margen de las normas sociales impuestas. Los juegos de poder y de egos, la coacción o el rebelarse. El despertar sexual, la sexualidad en sí. Aunque, en cualquier caso, basándome como se basa en una serie de relatos eróticos, en ningún caso resulta, como digo, suficientemente sugerente en este sentido.

Creo que ‘Little Birds’ tiene una buena base, pero no tiene fuerza. No encuentra la fuerza en ninguno de sus elementos. Ni sus intérpretes aportan demasiado a sus personajes, ni tampoco el guion consigue que quiera permanecer atenta a sus resoluciones o sus conflictos. Las imágenes, como digo, pueden abrumar. Y la historia, en fin, no es nada que no hayamos visto con anterioridad.


Little Birds (2021)
Juno Temple en ‘Little Birds’

¿A quién puede gustar?

Tengo que decir, en defensa de ‘Little Birds’, que me encuentro personalmente en un momento en que no me interesan demasiado las historias de los ricos. Ya sabéis: esas mansiones imponentes, esos vestidos preciosas, joyas, máscaras, pretensiones, imposibilidad de hablar claro, porque en las historias de ricos nunca nadie habla claro. Me cuesta conectar con estas propuestas, y puede que ‘Little Birds’ retrate también los conflictos de la clase baja de Tánger, pero siempre supeditados (como en la vida real, claro) a los deseos y los problemas de los ricos. Y no en plan moraleja.

Así que, bueno, tenéis mansiones, vestidos, joyas, máscaras y una buena dosis de ego, y quien se sienta atraído por todo esto puede llegar a disfrutarla. En cualquier caso, va más allá de que no haya sido para mí: creo que, en general, resultará insípida a casi cualquier espectador.

Se estrena el próximo 14 de febrero en Starzplay.

Little Birds

5

Lo mejor
  • El ambiente y tono onírico funciona bastante bien en algunas escenas
Lo peor
  • Ni los personajes, ni el guion, ni la misma tiene historia tienen fuerza suficiente para encandilar
  • No sugiere ni estimula todo lo que, se supone, debería sugerir y estimular
Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

Paula Usero y Carol Rovira nueva portada de febrero

Previous article

Crítica de ‘Small Axe: Education’: por los niños

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up