Los profesores de Saint-Denis
0
6.6

Los profesores de Saint-Denis

Lo mejor
  • La realidad con la que está retratada esta vida escolar
  • Los personajes de los que se sirven, bien construidos y con interpretaciones notables
  • Las reflexiones y las conclusiones que nos deja, el camino en general por el que avanza
Lo peor
  • Al espectador menos dado a los ritmos pausados tal vez le resulte poco emocionante

De la mano de Mehdi Idir y Grand Corps Malade (ambos directores de ‘Patients’, 2016), con sus propios recuerdos y con otros momentos construidos, nos adentramos en la realidad de un complejo instituto de barrio en este ‘Los profesores de Saint-Denis‘, que en su versión original fue simplemente “la vida escolar”. Y esto es lo que es: la vida escolar.

Con el personaje de Samia (Zita Hanrot) descubrimos esta vida escolar desde la perspectiva de los educadores; la jefa de estudios, los profesores y el equipo de vigilantes del instituto. Sobre todo a través del personaje de Yanis (Liam Pierron), lo hacemos desde la óptica de los alumnos. Y asistiendo a una sucesión de días corrientes en este instituto de las afueras de París, comprendemos las dificultades a las que se enfrentan unos y otros en el ámbito de la educación.

La fortaleza de esta película reside en la naturalidad y el realismo con los que se forman estas imágenes rutinarias, que abordan muchas y diferentes realidades. Realidades de adolescentes, realidades conflictivas, en algunos casos delictivas, en otros sinceramente esperanzadoras. Observamos cómo los profesores también tienen que aprender según qué cosas mientras enseñan a los alumnos, y lo difícil que es no solo educar: también ayudar y estimular a esos jóvenes que, en muchísimos casos, son incapaces de tomar conciencia de que deben construir un futuro. Es una de esas películas de siempre que confronta la educación del colegio con las realidades de las calles más desafortunadas, que ponen frente a frente el empeño de educadores apasionados como Samia con alumnos desconfiados, tempranamente desencantados con la vida, como Yanis.

Los profesores de Saint-Denis (1)

Las reflexiones de ‘Los profesores de Saint-Denis’

Con un ambiente de clase real, con el día a día como hilo conductor, sin más fin que el propio camino que realizamos en la película, se advierte en ‘Los profesores de Saint-Denis’ mucha ternura, mucho mimo y también mucho respeto por lo que sus directores quieren abordar. Y el resultado es bueno: es una película de visionado sencillo, por la belleza de las imágenes y la honestidad que hay en todas ellas, que apuesta por la complejidad sólo en su fondo. Es, por momentos, divertidas; a ratos emocional y con todas sus escenas conectadas entre sí. Incluso cuando las dos realidades se separan, cuando las vidas de unos y otros abandonan el instituto, encontramos entre los dos mundos una conexión que sobre todo se materializa a través de los personajes mencionados: Samia y Yanis.

Y seguimos reflexionando. Sobre la violencia en las aulas, sobre los malos educadores, porque también hay, sobre la influencia de la familia, para bien y para mal. Sobre la seguridad de que dependemos de nosotros mismos para ser un tipo de persona u otro, pero también sobre lo mucho que, cuando somos jóvenes, las influencias de los demás pueden conformar nuestra personalidad, formar nuestras aspiraciones y hacer fuerte el tipo de resignación que vemos en ‘Los profesores de Saint-Denis’, tanto para bien como para mal. Con respecto a lo primero, la relación de Yanis con su hermana pequeña, a quien coge la manita como si se negara a soltar su propia inocencia y bondad, me hizo pensar mucho en todo esto.

Los profesores de Saint-Denis (2)

También vemos en ‘Los profesores de Saint-Denis’ lo que hemos venido viendo a lo largo de los años en este tipo de películas de instituto: la complicidad que se forma entre algunos alumnos y algunos profesores, que conectan y se ayudan mutuamente, y se sirven como ancla en determinados momentos en los que el mundo -muy complicado en la adolescencia, muy complicado cuando quieres educar y no te dejan- parece querer arrastrarte.

Para concluir

Y todo esto plasmado siempre, siempre, siempre con mucho realismo, con mucho buen gusto y con una apuesta muy clara por la humanidad de sus intérpretes. ‘Los profesores de Saint-Denis’ se estrena este viernes 17 de abril en la sala virtual de A Contracorriente Films. Gustará a quienes gusten de las películas ambientadas en el mundo de la educación, pero también a un espectro más amplio de público. Es lo que sucede con las buenas películas.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘Mentiras’ 1×01: la nueva y prometedora serie de Atresmedia

Previous article

‘Years and Years’, como mirarse en un espejo

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine