Marcelino, el mejor payaso del mundo
0
6.8

'Marcelino, el mejor payaso del mundo'

Lo Mejor
  • El descubrimiento de la figura
  • Reflejo fiel de la vida del artista
  • Regreso del cine mudo más clásico
Lo Peor
  • Me hubiera gustado ver más del Marcelino real

Marcelino Orbés. Para mí, hasta hace poco más de unas horas, un total y absoluto desconocido. Para el mundo, a principios del siglo XX, el mejor payaso de todo el globo. Una figura ante la que se rindieron reyes y grandes artistas, como Charles Chaplin. Así como dos de las ciudades más exigentes de nuestro planeta: Nueva York y Londres. ‘Marcelino, el mejor payaso del mundo’, docudrama dirigido por Germán Roda, nos invita a viajar al pasado y a conocer a ese aragonés que conquistó todo lo que se propuso gracias a su humor. A actuaciones con las que, tan solo con sus gestos y sus ocurrencias, sin necesidad de voz o artificios, hizo reír a millones de personas.

En esta docuficción, guionizada por el propio Germán Roda junto a Miguel Ángel Lamata, Pepe Viyuela es el encargado de dar vida a Marcelino. De llevarnos a los momentos más importantes de su vida, personal y profesional. Para que conozcamos así su figura y el complejo camino que tuvo que recorrer. ‘Marcelino, el mejor payaso del mundo’ combina fragmentos ficcionados, en los que vemos al payaso actuar, enamorarse y caer, con testimonios del propio Pepe Viyuela, de otros clowns y de expertos en la carrera del aragonés. Construyendo así una producción completa, amena y que no sólo nos descubre a la figura del payaso con acierto, sino que nos conecta con su historia a través de la empatía y la emoción.

Cuidando todos y cada uno de los detalles, tirando de la estética y el formato del cine mudo que nunca conquistó a Marcelino y apoyándose en los datos imprescindibles para conocer al payaso, Germán Roda lo rescata y pone en valor su talento, su trabajo y su infierno. Recordándonos, sin entrar en sentimentalismos que habrían empañado el docudrama, que detrás del glamour del artista hay más oscuridad que luz.

Para todos


Marcelino, el mejor payaso del mundo

Además de un relato cuidado, sensible y con un gusto y un respeto exquisitos, en ‘Marcelino, el mejor payaso del mundo’ he encontrado una historia para todos. Un camino que sorprenderá a esa mayoría que, como yo, nunca había escuchado hablar de las hazañas del jaqués que conquistó el mundo. Y que también generará una reflexión en pequeños y mayores. Con este docudrama, viajamos al camerino, a ese lugar que los clowns, los payasos y tantos otros artistas esconden entre bromas, carcajadas y mucho maquillaje. Al alma que se muestra al público como un arcoíris, pero que poco a poco se va oscureciendo. Por lo ingrato de la vida y por la complejidad que reside en aceptar el éxito y lo que viene después de él.

También he encontrado un homenaje bello y cargado de verdad. Y esto último es algo que aplaudo con firmeza. Me gusta que, desde una óptica respetuosa pero objetiva, se nos haya mostrado a todos los Marcelinos. Al que a veces se pasaba de la raya, al que estaba dominado por su ego, al coqueto, al divertido, al humano… Me gusta saber que, pese a que el docudrama puede ser entendido como un buen homenaje, no ha caído en ensalzar la figura y ocultar aquello que pudiera generar polémica o rechazo. Siento que Roda nos entrega un largometraje redondo y, de nuevo, muy cuidado, y nos dice: “aquí tienes a Marcelino. Conócele, reflexiona y saca tus propias conclusiones”.

Y hablando de nuevo de reflexiones, recalco el acierto de ‘Marcelino, el mejor payaso del mundo’ a la hora de retratar fielmente la vida del artista. Un retrato en el que es fácil encontrar otros rostros, junto con el del clown. Y en el que asistimos a esa subida estratosférica que no todos son capaces de procesar, así como a la consiguiente bajada. En la mirada de Marcelino, al que Pepe Viyuela encarna de manera notable, encontramos las luces y las sombras. Y también ese instante en el que la ilusión se pierde por completo y da paso a la desesperación. Hasta que llega al callejón sin salida en el que acaban tantos y tantos talentos, víctimas de la ingratitud de la sociedad, de su propio ego o del paso del tiempo.

‘Marcelino, el mejor payaso del mundo’, de visionado interesante y revelador en muchos sentidos, se estrena este viernes 10 de julio en cines.

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Crítica: ‘Normal People’ es íntima, preciosa y real

Previous article

Rozalén nos sorprende con una cumbia llamada ‘Que no, que no’

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine