Resistencia
0
6.5

Resistencia

Lo Mejor
  • La historia y la evolución de Marcel
  • Jesse Eisenberg, sobre todo cuando actúa dentro del personaje
  • Estética
Lo Peor
  • Demasiado emocional en algunos pasajes

Esta crítica no contiene spoilers de ‘Resistencia’.

Escribo estas líneas desde la perspectiva de una persona que no sabía de la existencia de Marcel Marceau hasta hace unos días. También desde la perspectiva de una espectadora que, aun sabiendo que iba a sumergirse en la vida de este mimo, no quiso saber más antes del visionado. Así, entré en ‘Resistencia’ sabiendo que me encontraría un biopic de esta figura del mundo de la interpretación, pero sin conocer absolutamente nada de su vida. El desconocimiento era tal que ni siquiera sabía que viajaría hasta la II Guerra Mundial y que me encontraría con una serie de personas que fueron fundamentales a la hora de salvar las vidas de decenas de niños judíos. Pensándolo bien, el título ya me lo estaba contando, pero no me juzgues. A veces, mi obsesión por llegar virgen a las películas me ciega demasiado.

Finalmente, lo que encontré fue un recorrido emocional y emocionante por la vida de Marcel Marceau. Y también un retrato emocional y emocionante de esa resistencia que, con acciones grandes y acciones pequeñas, luchaba contra el odio y el terror que invadieron Europa a mediados del pasado siglo. Es un retrato tópico, como ocurre con muchas de las historias que nos trasladan al conflicto, pero esto no daña demasiado a la historia. Es cierto que, por lo tópico, no sorprende, pero el impacto emocional sigue intacto. En parte porque nos habla de una de las mayores tragedias que ha vivido el ser humano moderno. Y en parte porque nos muestra todo lo bueno que puede surgir del horror.

El de ‘Resistencia’ es un visionado ligero, pese a la crudeza de lo que encontramos en pantalla. Un visionado encantador en algunos de sus pasajes y enormemente emocionante en otros. También es un bello homenaje a la figura de Marcel Marceau, cuya evolución es de lo mejor que he encontrado en la película. Y un retrato más de una época que hemos revisitado de mil maneras diferentes, pero que sigue albergando historias que merecen ser contadas.

Marcel y el gran cambio


Resistencia
Foto: Movistar+

La historia de ‘Resistencia’, dirigida y guionizada por Jonathan Jakubowicz, se puede entender de muchas y muy diversas maneras. Dependerá, como siempre, de cómo nos acerquemos a ella. Así, puede que veamos en el camino de Marcel un camino que nos habla de redención y de cómo somos debajo de todas las capas superficiales. De nuestra esencia y de lo que se impone cuando nos encontramos en situaciones extremas. Cuando conocemos a Marcel es un joven egocéntrico que solo piensa en su carrera como intérprete. También es un actor que se gusta mucho a sí mismo, consciente del talento que posee, hasta el punto de situarse por encima del común de los mortales. Una persona que genera crispación en quienes le rodean y que, generalmente, solo piensa en sí mismo.

Sin embargo, en cuanto observa la tragedia y mira a los ojos a los niños huérfanos, todos esos muros se derrumban. Y aparece el verdadero Marcel. Este cambio, como el que vive la oruga al convertirse en mariposa, es lo mejor de la película. Por lo que implica, pero también por cómo aparece representado. Prácticamente de inmediato, la figura egocéntrica que conocimos se convierte en una figura encantadora, amable, generosa y empática. Se convierte en una especie de héroe llano, cuya principal arma es su valentía, además de la empatía que le empuja a tomar unas decisiones frente a otras.

El personaje de Marcel es un diamante a nivel de trama, pero también a nivel interpretativo. Y Jesse Eisenberg encaja con él como si ambos fueran dos piezas de un mismo puzzle. El estadounidense nos ofrece una interpretación notable en la mayor parte de la cinta, pero brilla cuando brilla el mimo. Cuando actúa dentro de la actuación y lo hace de una manera física sacada de otro tiempo. Es ahí cuando, como espectadora, no he podido evitar quedarme embobada mirando a la pantalla, como una niña más delante de un espectáculo mágico. Eisenberg siempre me gusta, y supongo que eso influye, pero su faceta de mimo me ha entusiasmado.

¿Dónde falla?


Resistencia
Foto: Movistar+

‘Resistencia’ parte de una buena historia, desarrollada en un entorno bello y bien reflejado e interpretada por un buen reparto. Pero en sus dos horas de duración hay algo que falla. Su alto nivel emocional en algunos de sus pasajes. Cuando se apuesta por explotar los sentimientos, es complicado encontrar el equilibrio. Y aquí, aunque a veces parece que se halla, hay momentos en los que la carga emocional es demasiado alta. Esto puede desconectar a una importante parte del público y también puede sobrepasar a otra parte. Y, además, juega en contra de la profundidad de la historia, que queda bañada en ocasiones de un sentimentalismo que no le hace bien.

A nivel personal, esta alta dosis emocional no me ha resultado incómoda, ni me ha desconectado. Si bien es cierto que he encontrado ahí una pérdida de profundidad, no ha provocado que el visionado me resulte menos satisfactorio. ‘Resistencia’ no es de lo mejor que he visto en 2020, pero tampoco podría decir mucho más negativo de ella. Es, simplemente, una película bella y cruda, que cumple su misión durante sus dos horas de duración y que, probablemente, después no tarde en caer en el olvido.

‘Resistencia’ se estrena el próximo 27 de noviembre en Movistar+.

Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Crítica de ‘Des’: crímenes atroces, grupos vulnerables y un brillante David Tennant

Previous article

Crítica de ‘Hillbilly, una elegía rural’: muchas malas decisiones

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine