Críticas (Series)DestacadosSeries

Crítica de ‘El descubrimiento de las brujas’: todo bien

0

Esta crítica de ‘El descubrimiento de las brujas’ no contiene spoilers.

La figura de las brujas nunca ha dejado de estar de moda. Tampoco la de los vampiros. En ‘El descubrimiento de las brujas’, completamos además una figura mucho más difusa, la de otras criaturas inclasificables, cercanas a la maldad, que aquí arrastran enfermedades mentales y problemas de adaptación en la sociedad. Todos estos seres sobrenaturales están al borde de la extinción. Esta es la base de la ficción que adapta la trilogía literaria de Deborah Harkness.

La primera temporada de ‘El descubrimiento de las brujas’ se estrenó allá por 2018, convenciendo a los seguidores de la obra literaria y atrapando a otros espectadores que coincidieron en lo atractivo de la propuesta. Este viernes 1 de enero de 2021 llega a Movistar+. Se estrena al completo, para que podamos disfrutar de ella mientras esperamos la llegada de la segunda entrega. La tendremos con nosotros el próximo jueves 28 de enero.

¿De qué va ‘El descubrimiento de las brujas’?

Diana Bishop (Teresa Palmer) es una joven historiadora que busca su lugar en Oxford. Quiere completar un gran trabajo de investigación sobre la alquimia, y todos los pasos que ha dado hasta el momento le han llevado a ser tenida en consideración para futuros puestos de importancia. Diana Bishop tiene talento. También tiene magia. Como toda su familia, es una bruja. Al contrario que su familia, sin embargo, ha decidido renunciar a sus poderes, vivir una vida corriente y hacerse un camino al margen de las facilidades que ofrece su carácter mágico. Diana Bishop quiere ser humana y nada más.

Pero no lo es. Por eso, mientras continúa con su trabajo de investigación es capaz de invocar un manuscrito perdido en el tiempo: el conocido como Ashmole 782. Aunque son muchos los libros conocidos y analizados del alquimista inglés, éste en particular siempre ha estado perdido. Brujas, vampiros y otros seres sobrenaturales lo han buscado durante siglos, pues se piensa que encierra las claves de su origen y su existencia. En un momento en que las diferentes criaturas pierden poder y se acercan a la extinción, es de vital importancia dar con este manuscrito que Diana invoca, solo para volver a perder. Porque no está interesada en nada de lo que sucede en torno a él.

Pero entonces aparece Matthew Clairmont (Mathhew Goode), un tranquilo vampiro que habita en Oxford tratando de conocer y resolver todos los conflictos de su especie. Matthew entiende, en seguida, el poder de Diana, y también le advierte de que irán tras ella numerosas criaturas, buscando ese manuscrito que él también desea. Cuando Diana se ve abordada por personas en las que no confía, se encuentra a sí misma confiando en un enemigo histórico: un vampiro. Matthew.


Teresa Palmer en El descubrimiento de las brujas
Teresa Palmer en ‘El descubrimiento de las brujas’

Desde el principio, ‘El descubrimiento de las brujas’ es una serie visualmente agradable de ver. Por las imágenes, por el color, por la luz, por las calles de Oxford, su universidad y su biblioteca. También por cómo nos presentan a Diana; su ropa, su pelo, su manera de moverse, sus paseos en bicicleta. Incluso, al principio, en pinceladas, Matthew. Su elegancia, sus ojos azules, su serenidad. Así que ‘El descubrimiento de las brujas’ inspira sensaciones con las que se sentirán muy a gusto las personas amantes de la literatura más tradicional; la literatura romántica, la literatura de misterios relacionados con otros libros, la literatura de tardes de café, manta y sofá. Eso inspira esta ficción con sus imágenes. Si solemos inclinarnos ante ellas, entonces además de ser agradables serán estimulantes.

Sobre la historia

No sé si está todo escrito cuando se trata de brujas y vampiros. Sé que he leído mucho, y he visto mucho, y de vez en cuando sigo topándome con libros o ficciones que, sin ser excesivamente originales ni suponer una ruptura o una renovación con respecto a lo anterior, me gustan. ‘El descubrimiento de las brujas’ es un ejemplo.

La historia sigue varios de los patrones más clásicos: guerras entre criaturas, un amor imposible, magia negra, una forma de vida relacionada con la antigua nobleza, incluso una protagonista que no quería estar donde está, pero a la que no le queda otra. No es sorprendente, pero no todo necesita acarrear sorpresa para gustar. Sobre todo, no lo necesita cuando es una ficción bien desarrollada y argumentada. Los conflictos tienen una explicación, del mismo modo que los personajes que los originan tienen sus porqués. Empatizar con unos u otros es cosa de cada uno.


Matthew Goode y Teresa Palmer en 'El descubrimiento de las brujas'
Matthew Goode y Teresa Palmer en ‘El descubrimiento de las brujas’

Esta primera temporada tiene ocho episodios. No todos son igual de buenos, ni igual de entretenidos, ni tampoco igual de emocionantes, pero todos contribuyen al desarrollo de la historia de tal modo que cuando llegamos al final entendamos que vamos a dejar atrás una etapa completa para dar un salto hasta la siguiente. El conjunto, esta primera temporada de ‘El descubrimiento de las brujas’, es bueno. Como he resumido en el titular que precede a estas líneas: todo bien. No es algo simplista, es un hecho. Todo está bien. Salvo en el caso de algunas escenas (la mayoría, relacionadas con la tensión sexual de los dos protagonistas, otras muchas también con Diana explorando su poder), no encontramos ningún momento brillante, pero tampoco nada molesto. Bien.

‘El descubrimiento de las brujas’ se ve con facilidad, es un buen entretenimiento y además recupera un asunto que muchas personas, como yo misma, no queremos dejar ir nunca: todo lo relacionado con esos seres sobrenaturales que siguen fascinándonos.

¿Para quién es ‘El descubrimiento de las brujas’?

Es una ficción de fantasía histórica bastante serena. No hay en ella excesos ni escenas que puedan poner en un aprieto el compromiso del espectador de creerse lo que está viendo en pantalla, y se desarrolla en las ciudades que conocemos, así que, al final, ‘El descubrimiento de las brujas’ puede ser una serie para cualquiera. Para cualquiera que quiera viajar por Oxford, Venecia o algunos rincones de Francia entre criaturas mágicas y adultas que tienen la mirada puesta en su propia supervivencia. En un conflicto con la historia, con su inclusión en la sociedad, su convivencia con otros seres diferentes y sus propios deseos. Gustará más, de mejor manera, a quien sienta inclinación por todo esto, pero puede gustar a cualquiera.


Matthew Goode y Teresa Palmer en 'El descubrimiento de las brujas'

La primera temporada de ‘El descubrimiento de las brujas’ está disponible en Movistar+ desde el viernes 1 de enero de 2021.

El descubrimiento de las brujas - T1

7

Lo mejor
  • Es una serie de fantasía que reúne los mejores elementos relacionados con las brujas y los vampiros de siempre
  • Especialmente Matthew Goode, los protagonistas resultan hipnóticos
  • El conflicto del que parte, todo lo relacionado con el Ashmole 782 y la investigación que nace a partir de esto es emocionante y estimulante, sobre todo para quien sea propenso a estos temas
  • Visualmente es muy bonita
Lo peor
  • Al ser una serie de muchos personajes, algunos no gustarán y algunas tramas tampoco interesarán, lo que hace que algunos capítulos resulten más pesados que otros
Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

‘Dickinson’, para un arranque de año poético

Previous article

Para cerrar el año ‘Como Dios’

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up