Críticas (Series)DestacadosSeries

Crítica: ‘Julie and the Phantoms’ es amable y tierna (y mejora tras su arranque)

0

Esta crítica no contiene spoilers de ‘Julie and the Phantoms’.

En medio del caos que nos rodea y de la nube de noticias negativas que surge cada día, apetece un contenido amable. Una de esas historias que, aunque tópicas y típicas, siguen invitándonos a soñar, también en los tiempos más oscuros. Una historia fantástica, pero humana, y en la que no falten deseos, anhelos y la persecución de un sueño que tantas veces nos ha enamorado. Kenny Ortega se mueve como pez en el agua dentro de este ámbito, y lo ha vuelto a demostrar con ‘Julie and the Phantoms’, serie que se estrena en Netflix este mismo 10 de septiembre.

Basada en la serie homónima de Nickelodeon Brasil, a través de sus 9 episodios tenemos la oportunidad de conocer a Julie, una joven adolescente que no consigue procesar la muerte de su madre. Con ella lo compartía todo, especialmente su pasión por la música, que ahora parece haber desaparecido. Desde que sufrió la pérdida, nuestra protagonista no ha conseguido volver a cantar, a componer o a tocar el piano. Y es que, con el fallecimiento de su madre, también parece haber perdido su conexión con ella. Hasta que, cuando menos lo espera, se topa en su garaje con tres fantasmas que cambian su vida. Alex, Reggie y Luke solían ensayar en ese garaje 25 años atrás, cuando comenzaban a despuntar en la música y vivían sus mejores años. Unos años que fueron truncados de manera absurda, pero que, en cierta manera, pueden recuperar ahora.

Una premisa que, reconozco, no llamó mi atención en un primer contacto. Como tampoco lo hicieron los dos capítulos iniciales de la serie. Probablemente porque presentan un tono demasiado infantil y todo ocurre de forma algo forzada, dos características que se van diluyendo conforme avanzamos en el visionado. Con el paso de los capítulos, he encontrado lo que venía buscando y lo que prometía la firma de Kenny Ortega: grandes números musicales, el encanto de la persecución de un sueño y una historia amable, tierna y con alma.

Algo de paciencia


Julie and the phantoms
Foto: EIKE SCHROTER/NETFLIX © 2020

Con esto, queda claro que toca ser algo pacientes. Es más que probable que tu flechazo con ‘Julie and the Phantoms’ no sea inmediato. Pero la serie no sólo va ganando en consistencia según van pasando los capítulos, sino que también toca tramas algo más profundas y entran en juego la tensión y el misterio. Pese a la presencia de lo paranormal, no esperes encontrar terror. Pero sí ese toque de intriga que fácilmente nos puede recordar a películas como ‘La mansión encantada’. Y cuya presencia va creciendo también de cara a los últimos compases de la temporada.

Con esto y con todo, es básico tener en cuenta que esta es, tal y como se podía esperar, una serie adolescente. Una serie que trata la pérdida, las despedidas y la ausencia de estas, los asuntos pendientes, la importancia de luchar por nuestros sueños y lo complicado que puede resultar ser fiel a uno mismo. Pero que lo hace desde una óptica amable, que puede resultar en ocasiones demasiado liviana, incluso algo infantil. Algo que también se aprecia en las tramas románticas, que tienen su encanto, pero dependiendo del espectador pueden quedarse algo cortas. Netflix tiene claro el público al que quiere dirigirse con esta ficción y, pensando, en él creo que puede ser más que satisfactoria.

Para el resto del público, para espectadores con más trayectoria y más maduros, ‘Julie and the Phantoms’ puede ser simplemente una vía de escape. Un visionado comodón, de esos que no requieren una atención exagerada y que terminan haciéndose contigo sin que te des cuenta. Una fuente de entretenimiento en la que destacan, como ya he señalado y repetiré hasta la saciedad, los números musicales. Con especial atención a Julie y sus fantasmas.

Podría funcionar


Julie and the phantoms
Foto: KAILEY SCHWERMAN/NETFLIX © 2020

Ya en el primer episodio, en cuanto escuché y vi a los chicos de Sunset Curve, un pensamiento se instaló en mi mente. “Esta banda podría haber funcionado”. De hecho, podría funcionar ahora mismo. Porque suenan bien y porque tienen ese carisma necesario para conectar con el público, para enamorar a quien escucha y ve y convertirse en una especie de imán, en algo casi adictivo. Una serie de características que están presentes en ellos, pero que se multiplican cuando se unen a Julie. En un panorama musical como el actual, es complicado saber cuál sería su hueco. Pero después de estos nueve capítulos, lo que tengo claro es que no me importaría volver a escucharles. Más de una vez.

Ahí parte de la culpa la tienen las canciones, por supuesto. Y, seguramente, la visión de Kenny Ortega. Pero sería injusto dejar fuera de la ecuación a Madison Reyes, Charlie Gillespie, Owen Joyner y Jeremy Shada. Ellos son los responsables directos del carisma de sus personajes y de la química que se respira en cada actuación. Con una mención especial para la debutante Reyes, que va ganando también en consistencia y en emoción conforme avanzamos en el visionado. Si bien es cierto que, en un primer contacto, no parece existir esa conexión de la que hablamos, sólo se necesita una primera actuación para que encontremos la magia de la banda. Y, por supuesto, de la serie.

‘Julie and the Phantoms’ se resguarda en tópicos conocidos y a veces está acompañada por un tono algo infantil, pero tiene encanto. Tiene personalidad. Y tiene ese lado humano, que apela directamente a los sueños y a los sentimientos del espectador, y que termina haciéndose con él. Perfecta para una tarde gris o en la que la incertidumbre llame a la puerta. Para desconectar y para disfrutar. Y, por supuesto, también para iniciarse en esto de las series. El público más joven también merece su hueco, y Netflix se lo está dando.



'Julie and the Phantoms'

6

Lo Mejor
  • Números musicales, sobre todo de Julie y los fantasmas
  • La propia banda sonora
  • Química entre los protagonistas
Lo Peor
  • Su tono, demasiado infantil, puede alejar a parte del público
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Reseña de ‘El bosque de los cuatro vientos’, de María Oruña

Previous article

‘Ahora te toca ser feliz’, de Curro Cañete: el libro perfecto para mejorar tu vida

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up