Críticas (Series)DestacadosSeries

Crítica: la cuarta temporada de ‘La casa de papel’ sigue funcionando, pero se excede

0

Por fin. Lo que todos estábamos esperando, y no sólo para salvar la cuarentena, sino para salvar nuestra existencia seriéfila. Este viernes 3 de abril se estrena en Netflix la cuarta temporada de ‘La casa de papel’, la serie más exitosa de nuestra ficción y uno de los fenómenos mundiales más grandes de los últimos años. Una cuarta entrega en la que, en teoría, se resolverá la tensa situación en la que se encuentra la banda del Profesor: encerrados en el Banco de España, con bajas y un plan que hace aguas a cada paso que dan. Lejos queda su atraco a la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre, en el que todo parecía estar controlado. Ahora su hábitat natural es el caos

En Mew Magazine ya hemos podido ver los primeros cinco episodios de esta cuarta temporada, en la que la acción regresa con la misma fuerza y acompañada de la tensión que caracterizó el final de la tercera. Recogemos la trama en un punto muy delicado: Nairobi ha sido disparada a traición, Lisboa detenida tras fingir su ejecución y la banda completamente dividida. Las diferencias entre los miembros de la misma, que sobre todo se vieron reflejadas en la anterior entrega, tendrán ahora un papel protagonista. Y es que cuando las cosas se complican y la tensión aumenta hasta límites insospechados, las discrepancias y las heridas abiertas se vuelven más notables. 

Con un plan mucho menos sólido, una banda mucho menos unida, un Profesor mucho menos centrado y una policía mucho más preparada, los Dalís tendrán ocho capítulos para ingeniárselas y salir con vida del Banco de España. Todo ello sin que los rehenes se descontrolen y sin olvidar el oro que están fundiendo y que es básico, tal y como señalan en numerosas ocasiones, para que el plan funcione y puedan regresar a la libertad sanos y salvos. Un reto que en ocasiones parece que les viene grande, en parte porque no cuentan con la misma motivación que les empujaba en su primer golpe y en parte porque ahora los sentimientos son mucho más fuertes y difíciles de acallar. Y ya lo dijo el propio Profesor en su día, cuando hay una implicación emocional, todo se puede ir al traste

'La casa de papel'

Continúa siendo adictiva

Por si tenías alguna duda, ‘La casa de papel’ sigue contando con ese componente adictivo que impide al espectador levantarse del sofá y despegarse de la televisión. Teniéndola ahora en Netflix, no sé cómo un día fuimos capaces de esperar una semana entera para ver el siguiente episodio y salir de dudas. Me parece una tarea digna de admiración. Sobre todo por esa tensión que baña en todo momento la serie, incluso en los instantes en los que nos aislamos y olvidamos el atraco, para centrarnos en las relaciones de los protagonistas. 

Esta tensión de la que hablo es más elevada que nunca en la cuarta temporada. Al contrario de lo que ocurría en la tercera, en la que tuvimos un planteamiento calmado, aquí ya entramos en un punto crítico de la acción. No tenemos tiempo de aclimatación. En la serie no ha pasado ni un solo segundo desde el final de la tercera entrega, y el espectador tiene que entrar de lleno en lo que está ocurriendo desde el primer minuto. En este caso, una tarea cuanto menos sencilla, que nos es facilitada por Álex Pina y compañía, maestros en el arte de la televisión y de la narración de historias. Tanto el creador como los directores habituales han vuelto a dejar intacta la esencia de la serie, pero en esta ocasión llevando todo lo demás al límite, en pos de esa emoción y de esa tensión que caracterizan la ficción desde sus comienzos. 

En este sentido, tal y como podíamos esperar, la cuarta temporada de ‘La casa de papel’ es entretenida a más no poder. Tanto que creo que la mayoría de los espectadores apostarán por un segundo e incluso un tercer visionado. Y es que los capítulos, en los que no hay descanso y siempre está ocurriendo algo, saben a poco. Porque estamos hambrientos de la serie y los Dalís siempre nos abren aún más el apetito

'La casa de papel'

Mucho, a veces, es demasiado

Este juego de palabras puede parecer complejo, pero cuando veas la cuarta temporada de ‘La casa de papel’, probablemente lo entenderás. Como he señalado, en esta nueva entrega todo se lleva al límite, hasta el punto de que no hay respiro para el espectador. Y a nivel de emoción eso está bien. Es lo que hace que quieras ver un episodio detrás de otro, sin tomar un descanso. Pero cuando esa emoción baja y analizamos lo que estamos viendo, salen los fallos. Y nos damos cuenta de que a veces, mucho puede ser demasiado. 

No sin pesar, creo que en esta cuarta temporada la serie se excede, cruza límites en los que antes se movía con soltura, algo que la diferenciaba del resto. Ya en la tercera temporada vimos muestras de esto, pero aquí son mucho más claras y mucho más abundantes. En contraposición a lo que ocurría en los orígenes de la ficción, en los que veíamos que todo lo que sucedía, por imposible que pareciera, tenía una explicación, aquí hay momentos en los que la acción se atropella y salta al terreno de lo surrealista. No porque no la entendamos, sino porque definitivamente no puede ocurrir, al menos no en una serie como ‘La casa de papel’. Echo de menos escenas como la del desguace o la del payaso, en las que todo parecía sacado de una película de ciencia ficción, pero en las que también todo tenía una explicación, un cómo. 

Viendo estos primeros cinco episodios, que repito me han parecido brutalmente entretenidos, me he encontrado pensando en según que instantes que lo que tenía delante de mí era demasiado surrealista o demasiado forzado. Apruebo con nota la decisión de llevar la tensión al máximo, con el objetivo de reflejar la propia tensión que rodea a los personajes, pero creo que hay límites que una serie como esta, que llega con la promesa de una inteligencia que sorprende y se escapa, no puede cruzar

'La casa de papel'

La familia, siempre

Pero si hay algo que es oro y que sigue funcionando de una manera casi mágica, es la unión de la familia. Son los flashbacks que nos llevan a la boda de Berlín o a la época en la que la banda preparaba su primer golpe los que aportan algo de luz a una temporada en la que los protagonistas viven momentos oscuros. Son esas escenas casi bucólicas, en las que se mezclan bromas y confesiones, en las que el espectador no podrá evitar sonreír. Incluso lo hará dentro del Banco de España, en alguno de los poquísimos respiros de los que gozan los atracadores en esta cuarta entrega. Y es que lo que se ha construido entre los personajes de la serie es una de las mejores redes de relaciones que hemos visto en la televisión, sólo comparable con otras grandes familias, como las de ‘The Walking Dead’ o ‘Perdidos’. Un trabajo que también debemos a un reparto que vuelve a estar sublime y perfectamente equilibrado.

También funcionan con excelencia los nuevos personajes, que poco a poco van ganando más espacio. Me quedo, sin hacer spoilers, con la mayor presencia de Marsella, que se confirma como uno de los personajes más tiernos y divertidos de ‘La casa de papel’, con permiso del maravilloso Helsinki. Incluso Palermo, que sigue siendo una especie de ‘grano en el culo’ -perdón por la expresión, tenía que utilizarla- para la banda, tiene su encanto. No era fácil hacerse un hueco dentro de esta gran familia, pero los guionistas han sabido crearlo para ellos de forma inteligente y natural, como nosotros mismos creamos espacios en nuestras vidas para las personas que llegan a ellas sin avisar. 

Si salen vivos de esta, ¿sería mucho pedir que nos regalaran una temporada de paz, en la que todos fueran felices? 

'La casa de papel'

7

Lo Mejor
  • Tensión que mantiene al espectador atrapado
  • Relaciones entre los personajes
  • Flashbacks
  • Reparto en estado de gracia
Lo Peor
  • Lo espectacular pasa a ser surrealista
  • Demasiado precipitada
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

‘La casa de papel’: un repaso a lo que vimos en la familiar y emocionante temporada 3

Previous article

‘High School Musical: El Musical’ al más puro estilo Disney Channel

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up