Críticas (Series)DestacadosSeries

Crítica: ‘Los favoritos de Midas’ es intrigante y magnética, hasta cierto punto

1

Esta crítica no contiene spoilers de ‘Los favoritos de Midas’.

Escribo estas líneas con un sabor agridulce. Y es que, tirando de honestidad, tenía muchas ganas de que ‘Los favoritos de Midas’ siguiera la senda de algunas de las series españolas que se han estrenado en estos últimos meses. Algo que en el primer episodio creí intuir y que se mantuvo medianamente en el segundo, pero que se fue disipando conforme avancé en el visionado. No me gustaría que se malinterpretase. No creo que esta sea una mala serie, pero sí es cierto que no ha llegado a alcanzar mis expectativas. Se ha quedado a medio gas o, mejor dicho, se ha perdido entre tramas que no han llegado a interesarme tanto como el misterio central o el descontento social que lo enmarca.

‘Los favoritos de Midas’, serie basada en el relato de Jack London, que se estrena este 13 de noviembre en Netflix, nos presenta a Víctor Genovés (Luis Tosar), empresario que acaba de recibir una inesperada herencia que le ha situado en lo más alto del grupo de comunicación Malvar. Desde su posición privilegiada, parece mantener intactos unos ideales que, generalmente, no vemos correspondidos con las clases más poderosas. Y que se ven comprometidos por un misterioso chantaje llevado a cabo por una, si cabe, más misteriosa organización. Víctor comienza a recibir una serie de comunicaciones, firmadas por Los favoritos de Midas, en las que le reclaman 50 millones de euros. Si no los paga, cada 5 días morirá una persona aleatoria, desconocida para él.

Este dilema inicial que se le plantea al protagonista, y que se mantiene a lo largo de los seis episodios que conforman la serie, es lo mejor de la misma. Porque no es un chantaje al uso, en el que amenazan a quien quieres para sacar de ti lo que necesitan. Sino que se trata de un chantaje que apela a la responsabilidad social, a la empatía y a esos valores que, en el caso de Víctor Genovés, parecen tan férreos como el rascacielos en el que trabaja. Un dilema que se traslada también al espectador, apelando así a sus propios valores, y que genera una serie de preguntas personales de difícil respuesta.

Junto a él, aparecen las consecuencias, otro de los puntos fuertes de la ficción de Mateo Gil. Esas preguntas de difícil respuesta se van metiendo paulatinamente en la piel del protagonista, que no tarda en cuestionarse todo aquello en lo que siempre había creído. Y cuya vida se va desmoronando al mismo ritmo que el chantaje de la misteriosa organización avanza, firme y sin ningún tipo de concesión. Como siempre suele ocurrir, esta bajada a los infiernos funciona. Principalmente porque es sólida, sobre todo a través de la interpretación de un Luis Tosar que, él sí, cumple con las expectativas.

Lo que sí


Los favoritos de Midas
Foto: Netflix

La premisa y el arranque de la trama de extorsión son un sí rotundo, como también lo es el trabajo de Luis Tosar. En general, el trabajo de un reparto acertado y entregado, con mención especial a Willy Toledo. También es un sí la ambientación de la historia, esa recreación de un Madrid actual en el que el descontento general ha desembocado en violentos disturbios. Aunque parezca sacado de una serie distópica, y en parte lo es, lo sentimos mucho más cerca de lo que habríamos sentido un Madrid idílico y modernista. Ese fondo social, al que probablemente habría dado un mayor espacio, es el mejor marco para la trama principal de ‘Los favoritos de Midas’. Y añade un plus de dificultad al dilema del que hablaba.

También es un sí, desde mi punto de vista, la representación del mundo de los negocios y, sobre todo, de la burbuja en la que viven los más poderosos. La perversión que existe en esos ambientes, la constante competición tóxica y las luchas en las que todo vale, están en la serie. Generalmente, aparecen con pequeñas pinceladas. Pero, sin desvelar demasiado, hay algunos pasajes en los que las pinceladas se convierten en una obra impresionista en todo su esplendor. De nuevo, las conclusiones nos corresponden a nosotros. Pero en esta ocasión son mucho más claras.

Cerrando este repaso de aciertos, la tensión y la creación del misterio. La primera, está bien conseguida, sobre todo en los primeros y en los últimos compases de la serie. Y la segunda es magnífica. Tan solo con una primera carta, con detalles que parecen pequeños, se consigue otorgar de un carácter místico a esa extraña organización. Algo que se mantiene, pero que, como ocurre con el propio misterio, se va difuminando en la parte central de la historia.

Lo que no


Los favoritos de Midas
Foto: Netflix

En el lado opuesto, encuentro muchas de las pequeñas tramas que van surgiendo en torno a Víctor Genovés y a ese chantaje. No sé si es porque no he encontrado la química que esperaba o porque me ha resultado atropellada y demasiado intensa. Pero su relación con la periodista Mónica Báez (Marta Belmonte) me ha sacado por momentos de la historia. Y nunca ha llegado a despertar un interés real en mí. Al principio, esa profesional valiente e íntegra llamó mi atención, pero acabó perdida entre un mar de dudas, contradicciones y sentimientos a flor de piel. Entiendo que la intensidad de esta relación responde a la posición en la que se encuentran ambos personajes, especialmente Víctor, pero para mí no termina de funcionar.

Tampoco lo hace demasiado la trama policial, que parece anclada en un tiempo arcaico. Me gusta el trabajo de Willy Toledo y también el camino que recorre su personaje. Pero de nuevo vuelvo a sentir que no se desarrolla con la profundidad o la calma con la que debería hacerlo. Además, conforme avanza la investigación y conforme avanza la extorsión, el misterio se va perdiendo, se va haciendo mundano. Y la tensión también se disipa, quizá porque por momentos es sepultada por otras tramas adyacentes.

Todo esto, junto a un guion que no siempre es acertado, es lo que provoca que ‘Los favoritos de Midas’ no alcance el nivel que esperaba. Me ha faltado un mantenimiento del suspense más firme. De la misma manera que me ha sobrado romance y me han sobrado relaciones que, sospecho, serían más trabajadas en una posible segunda entrega. Ah, y esto supongo que habla más de mí como periodista que como espectadora. A mí sí me hubiera gustado saber quién está detrás de la organización o, al menos, haber buceado un poco más dentro de ella.

'Los favoritos de Midas'

6.5

Lo Mejor
  • Su premisa y la intriga inicial
  • Fondo social y dilemas
  • Reparto, especialmente Luis Tosar y Willy Toledo
Lo Peor
  • La tensión se disipa conforme avanza la serie
  • Hay tramas que no interesan demasiado y que son demasiado intensas
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Extremoduro anuncia las nuevas fecha de su gira de despedida

Previous article

Crítica de ‘Bajo el silencio’: un intento fallido

Next article

1 Comment

  1. Una autentica porqueria de serie, mal escrita, mal interepretada, llena de clichés y de ideas robadas y mal ubicadas. Si netflix me intenta colocar un par de basuras más así, me borro de la plataforma y me quedo con HBO y Amazon.
    La serie es pésima. Aburrida y pesada. Tosar tan encasillado como siempre, Toledo un desastre, no en vano llevaba 10 años sin trabajar. por algo será. Una cascara vacia

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up