0

‘The Exception’ es un thriller empresarial y feminista. Donde la mujer es el epicentro absoluto. Aunque lamentablemente caemos en ese error de mostrar lo que muchas voces siempre gritan…que las mujeres no saben ser amigas ni compañeras de trabajo. Que la competitividad suele ser excesiva. Y que, a la hora de señalar, no hay reparos de hacerlo aunque puedas errar. Así que nos encontramos en la tesitura de amar esta historia basada en cuatro mujeres pero con divergencias. Quizá la mano que mece la cuna podría haber tenido más reparo en algunos aspectos.

Estamos ante la adaptación de la exitosa novela homónima de Christian Jungersen. Y que presenta un reparto de lujo encabezado por Sidse Babett Knudsen.

Dicen que los bebés, cuando alcanzan los dos años en adelante, comienzan a tener ciertos berrinches de los cuales hay que intentar sacarlos cuanto antes. Porque, muchas veces, ocurre de forma espontánea sin ningún tipo de motivo y, si entran en bucle, el arrebato puede durar de forma excesiva. Pues algo así vemos en la película. Dos amigas que entran en bucle. En una obsesión. De forma excesiva y sin medir lo que están haciendo. Y no hay nadie alrededor que sea consciente de esa caída mortal.

Iben, Malene, Anne-Lise y Camilla trabajan unidas en una ONG sin ánimo de lucro de Copenhague. Está especializada en genocidios y crímenes contra la humanidad. Y, de pronto, de forma inesperada, Iben y Malene reciben amenazas de muerte. El primero de quién sospechan es un criminal de guerra serbio a quien recientemente delataron públicamente. En la construcción de un libro hablando sobre el mal. Sobre cómo puede surgir dentro de cada uno de nosotros. De forma inesperada. Y de sus consecuencias. Pero lo que parece una simple anécdota se convierte en una locura. Porque todos sus temores son enfocados a una de sus compañeras. Anne-Lise.



Una carrera a contrarreloj

A partir de ese momento, comenzamos una carrera a contrarreloj sobre el mal y sus efectos secundarios. Y empezamos a abordar a cada una de estas cuatro mujeres. Nos vemos arrastrados hasta sus miedos y sus incertidumbres. Esas inseguridades que solo consiguen generar dudas y más dudas. Golpeados por la dureza de un pasado que siempre nos puede hundir y no dejarnos levantar cabeza.

Iben y Malene entrarán en un juego atroz. Un lugar donde la objetividad queda aparcada y prejuzgar queda por encima de todas las cosas. Perdiendo el control de forma absoluta. Veremos a Iben luchando contra sus demonios y un pasado que no puede olvidar. Del cual tampoco puede huir. Un pasado que la tortura noche y día. Llegando a perder la orientación. Mientras que, por el otro lado, Malene demostrará que su ego es más poderoso que cualquier otra característica propia. Realizará un viajes sin sentido y cargado de cinismo.

Anne-Lise y Camilla serán esos personajes necesarios para dar rienda suelta a una obsesión. Son esos sujetos que temen a hablar. Por ello caminan con cautela, como en silencio. Intentando no ser demasiado evidentes. Jugando a un ir y venir que las coloca en un lugar innecesario. Pidiendo permiso a cada paso. Y entrarán en un juego desde el cual nada volverá a ser igual.

¿Qué es el mal?

Habrá fragmentos aislados explicándonos el concepto. Y al ser humano. Qué nos lleva a tomar decisiones que no tienen marcha atrás. En qué momento saltamos la línea. Quiénes son capaces de volver y quiénes se quedarán allí para siempre. Por qué nos resulta tan atractiva la violencia, golpear, asesinar…perder la ética y la poética.

Iben y Malene serán el reflejo de cada uno de dichos ejemplos. Y demuestran que los conocimientos no nos libran del pecado.

The Exception

7.5

Iben, Malene, Anne-Lise y Camilla trabajan unidas en una ONG sin ánimo de lucro de Copenhague que está especializada en genocidios y crímenes contra la humanidad. Cuando Iben y Malene reciben amenazas de muerte, el primero de quién sospechan es un criminal de guerra serbio a quien recientemente delataron públicamente.

LO MEJOR
  • Sidse Babett Knudsen, está increíble.
  • El hilo conductor es un juego perfecto e inesperado.
LO PEOR
  • En ocasiones hay escenas un tanto predecible.
  • La banda sonora no está a la altura.

Reseña de ‘La Otra Isla’, de Silvia Herreros de Tejada

Previous article

En esta ocasión, ‘Atrápame si puedes’

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Actualidad