MartesRecomendación Del Día

‘Del amor y otras pandemias’: un contagio odioso y romántico

0

El coronavirus ha dado para mucho. Ahora, ha saltado a la literatura de la mano de Myriam M. Lejardi y su obra ‘Del amor y otras pandemias’. Se trata de un new adult publicado por RBA en su nuevo sello juvenil, Sin Límites; es una historia de romance del estilo slow burn (es decir, que se fragua a fuego lento) y con el tópico literario enemies to lovers (personas que se odian y acaban, finalmente, por emparejarse).

La premisa se define por un argumento sencillo, sin complicaciones. Lara y David han de convivir juntos, bajo el mismo techo, por el decreto de estado de alarma. Se odian, sí, no cabe duda; ella no lo aguanta, y él a Lara tampoco. Odia su pelo rubio, estilo Draco Malfoy; odia que sea tan ordenado y presumido. Pero David también odia que Lara se haya ido a vivir con ella y que, además, se ponga a leer sus libros. ¿Cómo de mal puede acabar una situación que empieza así? Gritos, reproches, odio… pero, sí, la frase que muchas veces habrás escuchado, esa que dice «del amor al odio hay solo un paso» tiene razón, pero en este caso, al contrario. ¡Lara y David están hechos de puro sentimiento!



Contemporáneo y divertido

‘Del amor y otras pandemias’ gusta al lector por lo bien extrapolado que está a nuestra cotidianidad. El estado de alarma es el pretexto perfecto para desarrollar los encuentros de estos dos personajes principales, sobre todo a través de situaciones estrafalarias y que invitan a la carcajada fácil. Con esta novela, Myriam M. Lejardi demuestra su tono desenfadado y su pasión por los chistes malísimos; sabe provocar la carcajada sin ningún problema, y eso es uno de los grandes logros de la novela.

El ritmo de ‘Del amor y otras pandemias’ es trepidante; el lector se nutre de las palabras a un ritmo frenético, leyendo un capítulo tras otro para descubrir adónde va a parar la relación de amor-odio entre Lara y David. Pero eso no significa que la novela se desarrolle con rapidez, no; lo que sucede en este new adult cuenta con un ritmo aceptable, ideal para que resulte creíble al espectador. El enamoramiento se cuece a fuego lento y acaba por seducir al lector por cómo los personajes se ven transformados y, con ello, humanizados de un modo asombroso.

Esta novela de Myriam M. Lejardi tiene un buen gancho. En sus doscientas páginas, sucede de todo. Y con mucho humor, con un tono directo y desternillante. De lo absurdo a lo esperpéntico, las escenas se desarrollan con mucha ironía y sarcasmo, pero es aquello que las individualiza y acaban por gustar. No cabe duda de que ‘Del amor y otras pandemias’ es una novela que el lector, aunque no esté familiarizado con el género, disfruta sí o sí.

Personajes redondos y humanos

David y Lara son los personajes principales de ‘Del amor y otras pandemias’. En el comienzo, se sienten estereotipos; el chico guapo frente a la chica intelectual. El enfado es inminente, igual que lo es el enamoramiento. Sí, la premisa puede resultar muy conocida, pero el toque Lejardi es aquello que la distingue del resto y que acaba por enamorar.

Por un lado, David es un chico ya de por sí difícil. Tiene un carácter complicado, y resulta muy aniñado. Eso bajo su hermetismo, por supuesto. Conforme el lector lo conoce y se adentra en sus pensamientos, este acaba por humanizarse de un modo espectacular y acaba por establecerse una gran cercanía con el lector. Su evolución es uno de los aspectos más notables de la obra; se deja atrás ese David testarudo, para focalizarse en un individuo romántico, lleno de sentimiento y rozando la madurez. Eso sí, resta decir que su evolución está llena de vaivenes, y por eso gusta tanto: la transformación entre lo centrado con lo insoportable es un juego del que el lector forma parte y, más aún, disfruta.

Por su parte, Lara es un encanto de chica, aunque también tiene sus momentos. Ya desde el primer momento se ven sus buenas intenciones y su humildad, y por eso convence al espectador; su desarrollo, aunque no es tan evidente como el de David, gusta al lector. Es un personaje también dibujado en un tono humorístico, incluso satírico, y atrapa indudablemente porque el lector es capaz de sentirse identificado por lo real que resulta. No cabe duda que Myriam M. Lejardi tiene una indudable capacidad para crear unos personajes redondos y, ante todo, humanos. Están llenos de matices que van del humor al drama, y por eso acaban por satisfacer.

Además, ‘Del amor y otras pandemias’ está escrito con un tono sencillo, de lectura muy ligera, y lleno de referencias actuales, así como de múltiples pasajes en los que resulta imposible no carcajearse. Sí, son momentos de vergüenza ajena en los que se empatiza con el personaje; el lector, en ocasiones, se olvida de que está leyendo una novela, porque lo que consigue Myriam M. Lejardi es plasmar, de modo muy acertado, la realidad. Y siempre con un estilo cargado de humor, pero que no resulta ni monótono ni fatigante; el lector quiere más, por supuesto, y también esas escenas de reflexiones internas que acaban por desarrollar todavía más al espectador y que sirven de descanso emocional en este viaje literario tan marcado por el humor.


Ilustraciones de Yolanda Paños

‘Del amor y otras pandemias’, una apuesta segura

Aunque salió a la venta en octubre, ¡ve a por él! Es el regalo perfecto para estas fechas que se acercan, aunque también para cualquier otro momento del año. ‘Del amor y otras pandemias’ tiene todos los elementos para convertirse en una lectura adictiva e indispensable: un romance que se cuece a fuego muy lento, una relación amor-odio bien tratada y llena de salseo, un tono desenfadado y cargado de humor que invita a la risa fácil, un romance arrollador y sentimental y una edición con múltiples ilustraciones, de Yolanda Paños, que son una adhesión que embellece aún más el texto.

Myriam M. Lejardi se convierte en una narradora a la que seguir de cerca. Si todos sus libros de aquí en adelante son como ‘Del amor y otras pandemias’, que siga escribiendo. ¡Que me ponga cien! No me cansaré jamás de este estilo de libros, tan ligeros entre lecturas más densas. Myriam M. Lejardi es la maestra del humor, y tenéis que darle una oportunidad. ‘Del amor y otras pandemias’, su segunda novela, lleva un arduo trabajo, pero ella ha sabido muy bien desarrollarlo y, sobre todo, enamorar al lector en tiempos de incertidumbre marcados por la COVID-19.

Sergio Guillén

Crítica de ‘El desorden que dejas’, de Carlos Montero: intriga y suspense en un thriller sorprendente

Previous article

Rescatando ‘Outlander’ – 1×08: a ambos lados

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up