0
9

'El Hoyo'

Lo mejor
  • El guion
  • Iván Massagué
Lo peor
  • Que te la pierdas ahora que puedes verla en Netflix
  • Que no se llegue a entender del todo el final

Netflix acaba de estrenar la película española ‘El Hoyo’ así que ya no tienes excusa para no ver esta inesperada obra maestra.
‘El Hoyo’ podría ser perfectamente ese tipo de película que, con el tiempo, puede llegar a convertirse en toda una película de culto.

Lo mejor de ‘El Hoyo’ es no saber nada de ella hasta que no la ves. Porque parte de una premisa que te deja completamente indiferente, con una sinopsis de lo más ambigua que no solo no te dice nada, si no que podría hasta confundirte. La trama es sencilla, pero tratar de entender el mecanismo y el mensaje final del hoyo quizás no tanto. Pero una cosa está clara y es que hay que ver ‘El Hoyo’ porque es toda una experiencia cinematográfica.

Este thriller de ficción es el claro reflejo de lo que ocurre en nuestra sociedad: la desigualdad de oportunidades en la que el reparto de los bienes y de la riqueza queda en manos de los más ricos (los que están arriba en la escala social), frente a los más pobres (los que están en los pisos inferiores de esta escala). Por otro lado, la solidaridad, o más bien la falta de ella, juega también un papel muy importante en el desarrollo de ‘El Hoyo’, al igual que en el mundo real. Pero esto no es lo más importante.
‘El Hoyo’ está llena de mensajes y metáforas que te harán comerte la cabeza durante un buen rato, incluso cuando hayas terminado de verla.

Una sátira muy bien desarrollada desde el principio. Con un ritmo ágil, sin ninguna prisa por llevar al espectador a donde quiere. Porque por muy distópica que sea no es tan irreal ni increíble ya que plantea de alguna forma una crítica tanto política como social con la que cualquiera de nosotros puede llegar a empatizar. Es una película completamente sorprendente e inesperada gracias a un guion brillante e inteligente de David Desola y Pedro Rivero y a una gran dirección por parte de Galder Gaztelu-Urrutia. Todo en ella funciona como un reloj sin dejar ningún cabo suelto. ‘El hoyo’ es asombrosa e ingeniosa en todo momento y hasta un poco incómoda.

La fotografía de ‘El Hoyo’ que mezcla perfectamente los tonos fríos (azul y gris) con el cálido rojo hace que se cree una atmósfera un tanto aterradora que te atrapará por completo. Visual y estéticamente es una maravilla. Tú mismo serás parte del hoyo. Lo mismo ocurre con los sonidos, porque en ‘El Hoyo’ los diálogos no son siempre lo más importante. Cada gesto, acto, mirada y ruido cuentan en esta película. Por último, pero no por ello menos importante, cabe destacar el impresionante trabajo de un cautivador Iván Massagué.

Crítica de ‘Los asesinatos del Valhalla’: a medio gas

Previous article

Para días grises, ‘Colores’ de J Balvin

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

More in Cine