Críticas (Series)DestacadosSeries

‘El Ministerio del Tiempo’ 4×07: un reality, un doble y la pareja mejor avenida

0

Esta artículo puede contener spoilers de la cuarta temporada de ‘El Ministerio del Tiempo’. 

En el mundo de los realities hemos visto de todo. Pero ¿un reality en la corte de Fernando VII? ¿En pleno siglo XIX? Eso sólo puede llegar de la mano de ‘El Ministerio del Tiempo’. En el penúltimo capítulo de la cuarta temporada, hemos viajado hasta 1832 de la mano de Pacino y Alonso. Los agentes han tenido que salvar en esta ocasión al Rey Felón, quien debía morir un año más tarde para asegurar a su hija Isabel como sucesora. Una misión para la que han contado con la inestimable ayuda de Juanjo Cucalón, un actor en horas bajas que se ha visto envuelto en una aventura que no imaginaba. Y que, como los espectadores sí imaginábamos, ha terminado causando problemas a la curiosa pareja de agentes que forman Alonso y Pacino. 

Todo ello mientras desde el Ministerio observaban atentamente los acontecimientos, presas de ese morbo que se apodera de nosotros cuando nos enfrentamos a un reality show. Y sin tener pista alguna de Lola y de un Julián que, de repente, se ha alejado de sus compañeros y mantiene un extraño comportamiento. A Salvador Martí y compañía les crecen los enanos. Las cosas se complican de cara al último episodio, en el que, presumiblemente, los que caeremos presas de la tensión seremos nosotros. Los ministéricos. 

El tono divertido y distendido de este penúltimo capítulo nos invita a pensarlo. El humor ha sido la tónica en esta ocasión, aunque no han faltado la crítica social y el homenaje, en este caso al pueblo español aplastado por Fernando VII. Con las pequeñas pinceladas de intriga que han llegado de la mano de la trama de Julián, tan solo bocetada, anticipamos el Big Bang que estamos a punto de vivir. Un viaje al futuro, una desaparición, la muerte de un bebé y una investigación policial que amenaza con acabar -una vez más- con nuestro querido Ministerio del Tiempo. 

Un cuadro de pareja

El Ministerio del Tiempo
Foto: RTVE / David Herranz

Hace tiempo que aceptamos que todo lo que nos llegue de la mano de Pacino y Alonso, como pareja de acción, es inmejorable. Aunque ambos son dos polos opuestos, los personajes interpretados por Hugo Silva y Nacho Fresneda se entienden, tanto a nivel profesional como personal. De esto último hemos tenido una muestra en este capítulo, en el que han aprovechado para hablar sin escudos de la pérdida. Puede que haya quien continúe sorprendiéndose con estos toques humanos e introspectivos, pero qué bien le ha sentado a la serie la madurez de sus personajes

Esta combinación perfecta del ying y el yang, representados por Pacino y Alonso, ha vuelto a funcionar como un reloj suizo. En este episodio, en el que el ya notamos esa angustia que se instala en los espectadores cuando se acerca el final, nos han arrancado carcajadas, sonrisas tiernas y alguna que otra lágrima. Nos han divertido y nos han emocionado. Y han vuelto a demostrar que, aunque son los agentes de campo más desastrosos del Ministerio, son los mejores. (Bueno, todos lo son).

Capítulo protagonizado por Pacino y Alonso, capítulo que tiene garantizado el éxito. Y si se introduce de por medio un reality, un falso rey y referencias constantes a la ficción española y a la vida del actor… El resultado es inmejorable. Puede que hayamos echado de menos una unión con las tramas que ya habían arrancado, como la desaparición de Lola o la misteriosa visita del espía pelirrojo. Pero el visionado del episodio ha sido un disfrute absoluto

Final y caos

El Ministerio del Tiempo
Foto: RTVE / David Herranz

Ya no hay remedio. Nosotros no podemos jugar con el tiempo. La cuenta atrás ha comenzado. Y la cuarta temporada de ‘El Ministerio del Tiempo’ se nos ha escapado entre los dedos. Ocho capítulos (siete emitidos hasta ahora), dan para mucho. Pero si hablamos de esta serie, es inevitable que se nos queden cortos. Especialmente cuando todos han rozado la perfección, ofreciéndonos cada semana una nueva vuelta de tuerca y apostando por la unión de géneros y por dar protagonismo a todos y cada uno de sus personajes. 

Se acerca el final y, gracias a las pinceladas de las acciones de Julián que hemos podido ver, ya sabemos que será caótico. Apoteósico. Explosivo. Y esperemos que no definitivo. Una vez más, parece que el Ministerio y su secreto volverán a estar en peligro, en esta ocasión por las consecuencias de la desaparición de Julián. Por ahora, no se ha desvelado quién está detrás de su secuestro. Pero sabiendo que está en el futuro… ¿Es posible que la mujer casi anciana que hemos visto en el avance sea Lola? ¿Y el bebé?

Además de mostrar una notable evolución, en esta cuarta temporada ‘El Ministerio del Tiempo’ se ha confirmado como la serie reina en lo que a cliffhangers se refiere. Y, ahora que nos acercamos al final, no iba a ser menos. Siete días de espera, entre ganas y miedo, nos separan del que podría ser el adiós definitivo. Aunque, por muchos puntos y aparte que encontremos, si hay algo que ha quedado claro en todo este tiempo es el que Ministerio nunca cierra del todo sus puertas. 

'El Ministerio del Tiempo'

7.8

Lo Mejor
  • Alonso + Pacino
  • Humor y juegos de referencias
  • Lo que anticipa al final
Lo Peor
  • Se echa de menos la conexión con tramas abiertas
Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Beatriz Robles: “Quería que ‘Come seguro comiendo de todo’ fuera una guía práctica de consulta ágil y rápida”

Previous article

‘La sociedad literaria y el pastel de piel de patata’, y el poder del cine

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up