MiércolesRecomendación Del Día

‘La gran familia española’: para llorar, y para reír, y para disfrutar

0

Hoy es un buen día para ver ‘La gran familia española’.

Vengo hablando de mis películas comodín bastante tiempo, porque me parece un género cinematográfico imprescindible para cualquier cinéfilo. Porque hay veces, no muchas ni tampoco pocas, que no apetece ver nada, pero en realidad apetece ver algo, y ahí están esas películas que siempre están, valga la redundancia. Que se han quedado contigo, por la razón que sea, y a las que puedes recurrir siempre para empezar a verlas sin demasiada atención y terminar viéndolas con la tranquilidad de quien se las sabe y por tanto no debe estar tenso. Y con la emoción de quien vuelve a casa, porque el cine es casa. ‘La gran familia española’, para mí, es casa.

Está escrita y dirigida por Daniel Sánchez Arévalo, que es el director con el que más he conectado en los últimos años porque creo que tenemos una misma concepción de la emoción y de lo que importa en una historia. Y está protagonizada por Antonio de la Torre, de quien siempre querré verlo todo, Roberto Álamo, que es un crack muy grande y muy fuerte, Quim Gutiérrez, Verónica Echegui y un reparto todavía más grande, maravilloso, que sigue con Patrick Criado, Héctor Colomé, Miquel Fernández, Arancha Martí, Sandra Martín o Sandy Gilberte. Mención especial para Raúl Arévalo, que tiene un cameo muy de Raúl Arévalo en este género.

¿De qué va ‘La gran familia española’?

‘La gran familia española’ narra la historia de una familia peculiar. Nace con ‘Siete novias para siete hermanos’, la película de 1954, porque fue la película que unió a sus progenitores y que quisieron reproducir (¿nunca mejor dicho?). Así que se decidieron a tener siete hijos, pero se quedaron en cinco: Adán, Benjamín, Caleb, Daniel y Efraín.

El mismo día que España se disputa el título de campeón del mundo de fútbol, el mismo día que España se enfrenta a Holanda en aquel último partido en el mundial de Sudáfrica, Efraín decide casarse con su novia de toda la vida, para empezar su propia familia. Con la suya, la primera, un poco desestructurada y en una situación complicada. Sus padres se han divorciado y Caleb decidió marcharse hace años, lejos, huyendo de algo que no conocen; los hermanos que se quedaron a su lado no viven sus mejores días. Caleb vuelve para el día de la boda, que es el día del partido, y su padre se niega a que su madre esté invitada, y todos luchando contra sus problemas, sus conflictos y sus dudas. Y los nervios y la emoción son incontenibles.

Así, recordando uno de los días más felices en la vida de muchos de nosotros, uniendo imágenes de aquel inolvidable día con los propios acontecimientos que se suceden en la boda, Daniel Sánchez Arévalo nos cuenta una historia de amor incondicional, de amor eterno, de amor verdadero. Nos cuenta una historia de familia, de unión, de amistad. También una historia de cobardía, otra de valentía, y otras muchas de conformismo, de miedo, de dudas. Y de determinación, de confianza y de ese sentimiento que por suerte a veces nace en el ser humano y le hace decir: se acabó, voy a por todo.

La gran familia española

¿Por qué la recomiendo?

‘La gran familia española’ es una historia de emociones y de humanidad, que además tiene mucho más sentido del que imaginamos al principio. Las piezas se unen poco a poco, sientes que conoces a los personajes en apenas hora y media de duración y además te ríes. Así que sirve para todo un poco: para reflexionar, para llorar, para reír, para disfrutar, para emocionarse. Sirve para todo.

Me gusta recomendar esta película aun sabiendo que no va a gustarle a todo el mundo porque creo que esta cosa tan bonita y tan tierna y tan divertida merece una oportunidad. Y si te gusta, entonces seguramente se quede contigo como una película comodín que siempre apetece ver, lo que es una grandísima noticia para cualquier cinéfilo. Y si no te gusta, porque a lo mejor te parece demasiado intensa o demasiado emocional, no pasa nada. Seguro que también te ha dejado cosas buenas.

A lo mejor porque has recordado aquel día que ganamos un mundial, o a lo mejor porque has pensado que tú también has sido valiente en alguna ocasión, o porque has pensado que tú también tienes una familia que te respalda. O que no, pero tienes una pareja que lo hace. OTal vez unos amigos que valen oro. O, sabes qué, te tienes a ti mismo, que también es fantástico. Todo esto está en esta película.

Es sencilla, amable y divertida. Uno siempre puede recurrir a ella para ver con una sonrisa, en el sofá, sin buscar nada concreto. A mí me ha empezado a gustar más y más hasta convertirse, de verdad, en mi película favorita de la historia de este país que ganó aquel mundial. Y las hay mejores, desde luego, pero esta es mi favorita porque siempre me apetece volver a ella. Es mi casa cinéfila española.

Judith Torquemada
Periodista, taikista, marvelita y feminista. Escribo sobre cine, sobre libros y sobre viajes. También escribo historietas varias. Se me da bien hablar de Escocia, enamorarme de personajes ficticios y fantasear en general. Por Frodo. Y por Ned Stark.

La tercera temporada de ‘Comando Squad’ se estrena en Flooxer el 21 de julio

Previous article

El mundial de MotoGP vuelve a arrancar

Next article

Comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up