Han vuelto y son más “Chicas del Cable” que nunca. La serie de Netflix llega a la temporada final en su mejor momento de forma.  La primera mitad de la quinta temporada muestra una serie más madura y más intensa, en la que la Guerra Civil está en su pleno apogeo y nada está
dicho. La serie se vuelve más oscura y dura pero a la vez se enternece.

Las “Chicas del cable” regresan con un salto temporal de siete años que no se hace extraño pero sobre todo con la baja de Ángeles (Maggie Civantos) que no obstante no se echa en falta. Esto es debido a la aparición de Denisse Peña (“El Internado”) que interpreta a Sofía, la
hija de Ángeles con la que tendrá una estrecha relación Lidia (Blanca Suárez).

Un cambio generacional

La trama principal agradece este salto temporal, dejando olvidadas esas tramas sinsentido y que estaban estancadas sin mayor recorrido. Inicialmente parecía que los personajes eran los mismos pero con el paso del tiempo y la guerra las tramas son más intensas y duras. Los personajes pese a mostrar algunos de sus rasgos propios de la personalidad que nos tenían acostumbrados ya no son los mismos.

La historia en “Las Chicas del Cable” juega un papel esencial y recupera ese protagonismo que parecía estar olvidado. La Guerra Civil es la protagonista y el mundo que representa es un más en la trama. A diferencia de lo sucedido en las temporadas anteriores, en la nueva temporada vemos como el contexto histórico guía al personaje y no al contrario. Ahora algunas de las tramas tienen sentido, mientras que en el pasado se veía forzado y poco verosímil.

Unas secundarias muy primarias

Todo el peso de la trama lo lleva como viene siendo habitual Blanca Suárez. Sin embargo, no termina de encajar con la historia que intentan explicar. Se le ve muy impostada en ese papel de madre sufridora pero no transmite. Sin embargo, son los secundarios los que brillan con luz propia transmitiendo una veracidad de esas que te rompen.

Carlota (Ana Fernández) y Óscar (Ana Polvorosa) siguen en su propia trama pero esta es cada vez más dura. La destrucción de la concepción de ser humano que tiene de si mismo y la aceptación de un cambio en una sociedad arcaica que por desgracia no dista tanto de la actual cuando todavía se siguen cuestionando esas situaciones.

De la nobleza a la madurez

Con la primera entrega de la quinta temporada de “Las Chicas del Cable” Netflix muestra una vez más que es capaz de tirar la casa por la ventana y las recreaciones históricas son su fuerte. Los personajes no se quedan atrás gracias a unos guiones cada vez más cargados de sentimientos y emociones.

Las protagonistas dejan esa niñez o adolescencia prematura y lo hacen con un cambio de registro de esos que hacen historia y calan en líneas generales en el público. Ya no son niñas y el único cable que les une es el de la amistad pero sobre todo, el de una lucha por el empoderamiento de la mujer que sobrecoge y permite que la sociedad siga evolucionando aunque parezca estar estancada.

Descubriendo Londres con James Bond

Previous article

¿Cuáles son los próximos proyectos de los ganadores de los Oscar?

Next article

You may also like

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *