EnredaDOS (Series)Series

‘Little Voice’ y los amores ciegos

0
Little Voice
Foto: Apple TV+

Este artículo contiene spoilers de la primera temporada de ‘Little Voice’.

Una mirada diferente en el día indicado y… ¡Boom! Flechazo. Sin saber muy bien cómo ni por qué, todo empieza a girar en torno a una persona que ni siquiera conoces. Es lo que le ocurre a la buena de Bess King. Una noche cualquiera, componiendo una canción más, aparece en su vida Ethan. Con su acento británico, sus ojos grandes y brillantes y su enorme sensibilidad. Y también con un humor y una capacidad para leer el alma de Bess que termina desarmándola. Desde el punto de vista del espectador, lo que resultaría raro es que la joven no hubiera caído presa de Cupido. Solo el primer encuentro ya se siente como parte de algo más grande, como una señal del destino.

Cuando el flechazo se ve complementado con un mayor conocimiento de la persona y con esas conexiones que se sienten mágicas, estamos completamente perdidos. Como lo estuvo Bess en cuanto supo un poco más de Ethan y conoció sus motivaciones. Escuchándole hablar, con emoción en la mirada y en la voz, la protagonista de ‘Little Voice’ encontró a su alma gemela. Una persona que la entiende, que comparte en cierta manera su persecución de un sueño y que la mira con otros ojos. Que, de repente, sabe ver en ella lo que ni ella misma es capaz de ver. En definitiva, el amor que siempre había esperado sin saberlo.

Pero pronto supo que esa señal del destino no era tan bonita como parecía. Una novia aparentemente perfecta, una relación demasiado larga y estable y la certeza de que, una vez más, el amor se escapa entre sus dedos. Seguro que esto también te suena. Seguro que en más de una ocasión tú también has sentido un flechazo como el de Bess y te has descubierto con el corazón completamente roto al saber que, detrás de esa conexión, había un obstáculo insalvable. Probablemente también optaras por no alejarte de esa persona que parece hecha para ti y por seguir luchando, aunque sea con pequeños pasos, por conseguir construir un futuro junto a ella. Y es que, este tipo de amores intensos, muchas veces son también amores ciegos, como hemos aprendido a través de ‘Little Voice’.

Ningún dolor importa más que el resto


Little Voice
Foto: Apple TV+

Nunca me había parado a pensarlo, lo prometo. Hasta que no vi a Bess rechazar a Ethan en los últimos compases de la primera temporada de ‘Little Voice’, no había sido capaz de ver el egoísmo que domina situaciones a las que estamos más que acostumbrados. Tuve que escuchar las palabras de Bess para abrir los ojos ante una realidad que siempre he tenido delante. ¿Por qué tenemos tan aceptado y asumido que se proteja a unos y no a otros? ¿Por qué, de repente, nos vale que se anteponga el bien de x por delante del de y? Seamos nosotros los unos o los otros.

A lo largo de los diferentes capítulos de la serie de Apple TV+, hemos presenciado la angustia de un Ethan que es consciente de que se está enamorando de Bess. Mientras su novia, a la que arrastró hasta Nueva York privándola de su propia vida, esperaba en casa ajena a sus sentimientos. Hemos sido testigos de cómo, de manera natural, pero no por ello menos angustiosa, protege a Lila e intenta incluso alejarse de la joven música. Hasta que no puede más y le promete que va a romper con todo para empezar una vida con ella. Una promesa que, como también estamos acostumbrados a ver, se prolonga y se demora. Por el miedo a herir a una persona a la que quiere y de la que también ha estado enamorado, aunque quede poco de ese sentimiento.

Es lógico, claro. No quiere hacer daño a su novia. Pero, ¿qué pasa con Bess? ¿Por qué, generalmente, nos olvidamos del daño que hacemos a quien espera? Incluso quien espera, nosotros o aquellos, también se olvida de ese daño. Y aguarda y aguarda. Mientras imagina una vida de besos, abrazos y recuerdos que en ese momento no son suyos. Y mientras, poco a poco, el corazón y el alma se van resquebrajando, hasta terminar convertidos en una enorme nube de polvo negro. Los amores ciegos, como el de los protagonistas de ‘Little Voice’, nos hacen valorar más la protección de unos que de otros.

Lo que nos perdemos


Little Voice
Foto: Apple TV+

En la serie de Apple TV+ abrimos los ojos y nos topamos con esa realidad ignorada mirándonos de frente. Pero, además, también tenemos la oportunidad de observar lo que nos perdemos por culpa de la ceguera del flechazo perfecto. Mientras Bess vive por y para volver a ver a Ethan, fantaseando con una vida que nunca ha sido suya, Samuel la recoge en cada caída, la apoya, la acompaña y se enamora profundamente de ella. También de sus facetas más oscuras e inestables, de las que la salva en silencio. Sin dejarla ni un solo segundo y abrazándola incluso cuando afirma odiar los abrazos que tanto necesita.

Como un amigo, porque nunca, en ningún momento, pretende ser más que eso. También sueña con ello, claro, pero él sí ha sabido ver la ceguera de Bess. Y también las miradas cómplices con Ethan y la tristeza en los ojos de la joven compositora cuando comprende que su amor se le escapa entre los dedos. Samuel es un daño colateral de esos flechazos que nos quitan el juicio y la vista, pero también es la prueba de que la vida no termina en ellos. El amor no siempre tiene que ir de la mano del dolor, la paciencia o el conformismo. También puede ser bello de principio a fin y puede hablarnos de comprensión, de apoyo, de escucha, de cariño, de sonrisas y de respeto en todos los sentidos.

Confieso que yo misma me enamoré del aire bohemio de Ethan, de su mirada observadora y analítica y de su sensibilidad artística. Claro, también de su acento y de su amplia sonrisa. Y que soñaba con que Bess y él acabaran besándose con el Puente de Brooklyn de fondo y un tango sonando en segundo plano. Pero era mi yo ciego y egoísta. Al que no le importa el dolor de unos y de otros, tan solo la fantasía de un amor tóxico más, que nos hemos acostumbrado a aceptar.



Rosa Suria
Periodista. Escribo y hablo continuamente de cine, series y música.

Así será ‘Elegidos para la gloria’, nueva serie de National Geographic y Disney+

Previous article

‘Spider-Man 3’: todo lo que esperamos de la película

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up