Críticas (Series)DestacadosSeries

‘Por qué matan las mujeres’: mujeres de armas tomar con un ojo en Wisteria Lane

0

Desde que acabó esa remesa de series míticas que nos acompañaron hasta el principio de la década de los 2010, las cadenas americanas han seguido intentando dar con sus sucesoras entre la vorágine que han traído consigo los servicios de VOD. ‘Por qué matan las mujeres’ es un claro ejemplo de ello, una sucesora natural de la CBS para ‘Mujeres Desesperadas’ creada por Marc Cherry, el mismo que nos descubrió los secretos de Wisteria Lane y que aterriza en HBO España el próximo 26 de junio.

‘Por qué matan las mujeres’ es una serie con un humor oscuro, mujeres de armas tomar y tres asesinatos. Bebiendo directamente de todo lo que hizo que ‘Mujeres Desesperadas’ triunfara, ‘Por qué matan las mujeres’ no consigue separarse del todo de la sombra de la mítica serie de la ABC.


'Por qué matan las mujeres' (2019)

Drama, enredos y más drama en tres historias diferentes que se desarrollan en una misma casa, en tres momentos en el tiempo y con protagonistas femeninas fuertes o que están aprendiendo a serlo. Con una estética conseguida y un reparto muy correcto, esta podría ser la digna sucesora de la serie de la que bebe, pero sin embargo le falta algo que la haga pasar de ser una serie entretenida y sin nada nuevo a convertirse en una imprescindible para el gran público.


LA ESTÉTICA

Las historias se desarrollan en 1963, 1984 y 2019, con tres estéticas y ambientaciones diferentes que nos presentan un mismo espacio vestido para cada ocasión. El trabajo de arte y vestuario de la serie es correcto para lo que se necesita, un viaje en el tiempo que reutiliza los mismos elementos de manera diferente y redefine los espacios con una decoración para cada ocasión.



La presentación de las tres historias en el piloto se hace precisamente a través de los cambios del exterior de la casa, de los coches, e indirectamente por la estética entendemos también cómo han cambiado las dinámicas en las relaciones que nos presenta con el paso de los años. Al no haber ningún cambio en la textura de la imagen o en el tratamiento del color para diferenciar las tres historias todo se homogeneiza, consiguiendo una cohesión visual que desdibuja la línea que separa los tres momentos temporales. Esto es un arma de doble filo, ya que aunque narrativamente sirve para plantear los conflictos narrativos como trasversales también puede llegar a confundir al espectador.


LA HISTORIA

Cada historia y cada momento temporal nos presenta a un reparto diferente y a una pareja con sus líos y problemas. Irremediablemente y como avanza el piloto, habrá tres asesinatos, pero queda por resolver las razones que llevarán a las mujeres a matar. No sabemos quiénes serán las víctimas ni los verdugos, y con eso precisamente juega la serie, pero lo hace a medio gas.

Las tramas se intuyen desde el principio y las relaciones y las características de los personajes dejan claro por dónde va a ir todo, por lo que sin haber visto el final todo se huele. No juega con los giros ni con la imprevisibilidad que tendría que proponer, quedándose en lo superficial.



El punto fuerte de la serie es que juega con los problemas de pareja en su contexto social, hablando del inicio del movimiento feminista y el adulterio en los 60, la sexualidad en los 80 y las relaciones diferentes del siglo XXI. Las historias son interesantes, pero vuelve a quedarse a medio camino sin aportar nada nuevo que no hayamos visto ya en otras series, por lo que se cae en una monotonía que sirve solo a un público concreto.


LOS PERSONAJES

Ginnifer Goodwin, Lucy Liu y Kirby Howell-Baptiste son respectivamente las mujeres que se meten en la piel de Beth Ann, Simone Grove y Taylor Harding en el 63, el 84 y en 2019. Una ama de casa tradicional e inocente a la que su marido engaña con otra, una mujer ostentosa y acomodada que descubre que su tercer marido es gay y una abogada bisexual con un matrimonio abierto que se convierte en un terceto cuando su amante se muda con su marido y con ella.

Los tres personajes son interesantes, pero solo se desarrolla su parte personal y su vida amorosa. Y lo entiendo, porque es una serie para eso en la que lo demás no tiene casi peso, pero es algo que se nota y les quita tridimensionalidad. Las tres actrices hacen un muy buen trabajo metiéndose en la piel de las protagonistas de esta historia. Cada una en un registro diferente más contenido y correcto, extravagante y desvergonzado o contundente y preocupado; las que más brillan son Lucy y Ginnifer sin duda.



En cuanto a los secundarios Alicia Coppola y Jack Devenport son lo mejor con diferencia interpretando respectivamente a la vecina de ascendencia italiana de Beth Ann en el 63 y al marido gay de Simone en el 89.


LA NARRACIÓN

El piloto presenta a los personajes en formato entrevista mirando a cámara que se olvida después del primer capítulo. Al más puro estilo ‘Mujeres Desesperada’, la serie toma la voz en off como conductora de la narración, pero en cada capítulo lo hace con un personaje diferente. El vecino que presencia los tres crímenes en tres etapas de su vida o el forense que hace las autopsias a los cadáveres son algunos de los que introducen los capítulos de la serie.

Con transiciones fluidas entre los momentos históricos, la serie se hace monótona, sin aprovechar más los giros o los pulsos dramáticos para cambiar de una historia a otra. Echo de menos tramas más complejas, más misterio, conocer más a los personajes.


“Murder Means Never Having to Say You’re Sorry” — Ep#101 — Pictured (l-r): Ginnifer Goodwin as Beth-Ann; Alicia Coppola as Sheila; of the CBS All Access series WHY WOMEN KILL. Photo Cr: Ali Goldstein/CBS ©2019 CBS Interactive, Inc. All Rights Reserved.

Todo lo que hacía que ‘Mujeres Desesperadas’ nos mantuviera sentados delante de la televisión no lo tiene ‘Por qué matan las mujeres’. El misterio de quién muere, quiénes asesinan y cómo sucede todo no es suficiente. No es como otras series o historias que al desarrollar los personajes te hace imposible pensar en lo que va a pasar, sino que por mucho que haya un giro al final no nos importa lo suficiente. Al planteamiento le falta complicar las situaciones, los personajes y ser más imprevisible.


TODO A MEDIAS

Jugar con la nostalgia mirando de reojo a Wisteria Lane es lo que hace que ‘Por qué matan las mujeres’ no sea más que una serie para llevar el hueco que dejó ‘Mujeres Desesperadas’ pero con una fórmula que no funciona de la misma forma. Entretenida más por personajes concretos que por tramas generales y con un concepto que podría haberse hecho mucho mejor, se queda con todo a medio gas.

No nos importan lo suficiente los personajes y las tramas no son lo suficientemente complejas e imprevisibles para que el final pueda sorprender. Es un podría haber sido que no es, un quiero y no puedo que se queda en un sin más.


'Por qué matan las mujeres'

5.5

  • Un reparto interesante y correcto
  • Juega con un único espacio que cambia en cada una de las épocas
  • No logra hacer que brillen los elementos que funcionaban en 'Mujeres Desesperadas'
  • Las tramas no aportan nada nuevo
  • Se queda todo a medias y el misterio de los asesinatos no consigue mantener el interés

HBO estrenará ‘Patria’ el 27 de septiembre

Previous article

Cristina Quesada lanza el videoclip de ‘Dancing Tonight’

Next article

Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Login/Sign up